placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Los 12 pilares de la competitividad aún tienen puntos débiles

Como una buena noticia para el país se tomaron los resultados del 'ranking' 2013 de competitividad del Foro Económico Mundial. Los 15 puestos de mejoría respecto al 2012 (se pasó de la posición 86 a la 71, entre 148 países evaluados) proyectan una mejor imagen para el país en el entorno internacional.

Sin embargo, una vez pasada la euforia, es necesario analizar puertas adentro lo que aún falta por trabajar, en los ámbitos público y privado, para que cada año el país siga mejorando en los 12 pilares que el organismo califica cada año.

Por ello, aunque hay avances, Daniel Legarda vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), considera que el Ecuador recién está alcanzando los niveles promedios de América Latina. Así por ejemplo, la vecina Colombia se ubica en el puesto 69, mientras que Perú en el 61.

Legarda señala que si bien el país ha mejorado en temas como vialidad, aumento de la matriculación escolar y superior, mejora del acceso a salud, entre otros, todavía hay temas pendientes. A diferencia de los avances en estos indicadores, la productividad laboral no ha mejorado al mismo ritmo. Cree, además, que se ha avanzado poco en verdaderos incentivos al sector productivo para aumentar la producción y el valor agregado de la oferta exportable así como en avanzar en el tema comercial. "El sector espera avanzar en el acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), es un tema que requiere una mayor atención", señala.

Santiago Peralta, de la firma de chocolates Pacari, explica que existía una percepción negativa de la competitividad del país, pero no solo externa sino también interna. "Creo que el ecuatoriano tenía una mala percepción de su propia capacidad de producir cosas y de hacerlas bien. Hoy creo que eso está cambiando y hay interés en generar industria local".

Otro elemento importante dentro del informe constituyen los temas que inciden al momento de hacer negocios. Según el informe, los puntos con una mayor alerta a los empresarios son los de la corrupción, la delincuencia y las normas laborales restrictivas. En el 2007, el principal tema de preocupación eran los golpes de Estado, corrupción y la inestabilidad política.

Pedro Alvarado, presidente de Ferromédica, cree que los problemas de corrupción están ligados a la falta transparencia en los procesos de contratación pública. "Pierdo opciones porque no doy coimas. Podría vender más pero prefiero hacer las cosas transparentes". Cree que el sistema de compras públicas debe reformarse para que el Instituto de Compras Públicas (Incop) no sea solo un sistema de compras sino que tenga la capacidad de suspender procesos cuando detecte corrupción.

Henry Kronfle, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, señala que los excesivos trámites también generan problemas de corrupción. "Mientras más rápido se migre a procesos electrónicos más se evitará este tipo de problemas".

Pese a ello, el estudio abordó el tema de corrupción desde un concepto más amplio que no solo incluye el área gubernamental sino también privada.

El entorno para la inversión deja dudas

El entorno institucional está determinado por el marco jurídico y administrativo de un país. Según el reporte, la calidad de las instituciones tiene una fuerte influencia sobre la competitividad y el crecimiento económico. El país se ubicó en el puesto 92 en esta categoría, un avance de 39 puestos frente al 2012. Este salto fue debido a una mejora en la protección a los derechos de propiedad (puesto 98), confianza en los políticos, carga de regulación gubernamental, desvío de fondos públicos, etc. Pero,según el informe, el principal reto del país es la protección a las inversiones, donde está en el puesto 116.

Daniel Legarda, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), señala que hay avances positivos como la renovación de algunas instituciones, implementación de las tecnologías de la información y algunos trámites en línea, pero señaló que aún faltan incentivos para el sector productivo.

Mejora vial redujo costos productivos

Una infraestructura amplia y eficiente es fundamental para la competitividady es determinante al momento de decidir el tipo de actividad para desarrollar enun país.

Henry Kronfle,titular del Comité Empresarial Ecuatoriano, señala que el paísha dado pasos importantes en ampliar la infraestructura vial, abrir nuevos aeropuertos y proveer energía de bajo costo. Con ello, el país escaló 11 puestos en este ítem. Esto, dice Kronfle, ha permitido ampliar inversiones,reducir los costos, etc.

Para Pablo Viteri, gerente de la exportadora y productora de flores Pacific Bouquet, pese a los problemas de vías de acceso al aeropuerto de Quito, en Tababela, la infraestructura permitió concentrar en un solo sitio las agencias de carga. "Antes estaban en diferentes puntos de la ciudad, se perdía tiempo y dinero. Cuando ya estén las vías de acceso al aeropuerto de Tababela habrán mayores beneficios".

Inflación, ahorro y deuda preocupan

Este año el país retrocedió siete lugares en el ranking y se ubicó en el puesto 44. Los principales retos que enfrenta el país dentro del entorno macroeconómico son los temas la inflación, la tasa de ahorro nacional que se redujo del 29% respecto del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2012 al 27% este año y un aumento de la deuda pública del 18% del PIB en el 2012 al 18,6% este año. Sin embargo,se redujo el déficit presupuestario.

Al sector empresarial le preocupa que la estabilidad económica dependa en buena medida del alto precio del petróleo. "Tenemos una economía sólida basada en factores exógenos y no en la producción local", asegura Henry Kronfle, del Comité Empresarial. El gerente de la florícola Pacific Bouquet, Pablo Viteri, cree que la dolarización ha contribuido a fortalecer la economía, aunque el país aún debe mejorar en lo comercial. "No tenemos tratados de comercio y eso nos resta competitividad".

El desafío es mejorar la calidad

En educación primaria y salud se miden la calidad así como la tasa de matriculación, la mortalidad infantil, etc. En este índice el país está en el puesto 54. Según el especialista en educación, Juan Pablo Bustamante, estudios académicos correlacionan directamente el aumento del PIB con los años de escolaridad. Por ejemplo, por cada dólar invertido en la escolaridad inicial de un niño el Estado recibirá USD 17 como retorno cuando este sea adulto.

Otros estudios hablan de que por cada año que se aumente en escolaridad la economía crece 1,6%. "La educación es determinante en el desarrollo humano y la productividad".

Aunque hay avances, acota que a futuro se debe garantizar no solo la asistencia a la escuela, sino que todos los niños progresen en la escuela según su edad. Otro reto, según Henry Kronfle, del Comité Empresarial, es acortar la brecha entre la educación pública y privada, y entre la urbana y la rural.

Aún falta mano de obra capacitada

Aunque el Ecuador mejoró en este índice que mide las tasas de matriculación en educación secundaria y superior, la calidad del nivel de educación, el acceso a la Internet y otros, los empresarios creen que hay retos pendientes.

Elpaís se ubicó en el puesto 71 en este segmento, lo que muestra un avance de 20 puestos frente al2012. Pero Pedro Alvarado, presidente de Ferromédica, firma que produce mobiliario médico, cree que existe un retroceso en cuanto a la mano de obra de calificada. "En el país no hay institutos y colegios técnicos que entrenen a la gente, hay una escasez tremenda de mano de obra calificada".

Además, cree que existe un divorcio entre las universidades, el gobierno y la empresa privada. El empresario considera que, si bien a futuro podría mejorar este aspecto debido a la fuerte inversión gubernamental en educación, se debe promover más inversión en especialidades en el campo tecnológico.

El país tiene un mercado poco eficiente

El parámetro busca evaluar el grado de competencia saludable de las economías y la productividad de los negocios. El parámetro mide la existencia de leyes antimonopolio, la tasa de impuestos, aranceles, carga en tasas aduaneras, etc. Aunque el país avanzó 23 puestos en este aspecto, aún está entre los países menos competitivos del listado al ubicarse en el puesto 106 de 148 países.

Para Daniel Legarda, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), la carga tributaria preocupa al sector empresarial y es un tema sobre el cual aún se debe trabajar para mejorar la competitividad.

Santiago Peralta, fundador de Pacari, que elabora productos industrializados con chocolate fino de aroma, en cambio, considera que el cobro de impuestos era una necesidad en el país para reducir la dependencia a los ingresos petroleros. "Los impuestos sirven para generar obra pública".

Difícil entorno para la contratación

Pese a los 24 puestos de mejoría (del 135 al 111) que el país dio en el ámbito laboral, aún continúa en el umbral del sótano del  escalafón mundial.

La razón es que las empresas ven todavía un entorno complicado en cuanto a materia laboral, especialmente en lo que respecta a la contratación. Para la especialista en manejo de Recursos Humanos, Beatriz Fabara, en el 2008, con la eliminación de la tercerización, el sector privado vio cortarse una herramienta sencilla para la contratación. "Desde ahí se han ido dando cambios y, de alguna manera, con la definición de nuevos esquemas de trabajo, el mercado laboral se ha flexibilizado. Pero todavía es insuficiente".

Otro aspecto que afecta es la escalada salarial. Si bien esto es un acierto desde el lado de la política pública, de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, desde el privado eso se percibe como un constante ajuste de los costos de producción.

La barrera sigue siendo lo bursátil

Al existir un pobre mercado de valores en el país, el desarrollo del mercado financiero tampoco puede mejorar en mayor medida. El salto del puesto 110 al 89 en este campo se ha sostenido principalmente por los avances en las instituciones financieras. "La banca privada nacional está fuerte y capaz de generar nuevos productos y servicios. Desde la crisis financiera de 1999, la tónica ha sido ser más eficientes. El problema es el mercado de valores incipiente, que no permite desarrollar nuevas ofertas y productos", explica el experto Juan Carlos Trejo.

Por ello, el actual Gobierno decidió darle un empujón a las actividades bursátiles y por ello mantiene en debate en la Asamblea una nueva Ley de Mercado de Valores. Esta permitirá a las pequeñas y medianas empresas fondearse a través de las bolsas de valores. Sin embargo, según Trejo, la posibilidad de que haya una bolsa pública no alienta al sector privado.

No hay desarrollo al interior del país

Llama la atención la caída de 10 puntos en materia tecnológica. Esto, porque  el desarrollo de las telecomunicaciones y el acceso de la población a las tecnologías de la información se ha impulsado en los últimos años.

Pero, según explica Pedro Alvarado, presidente ejecutivo de Ferromédica, firma que produce mobiliario médico, en el país ocurre un estancamiento en el tema tecnológico. "El empresario ecuatoriano no tiene el apoyo de las instituciones del Estado para desarrollar tecnología y ponerse a la altura del campo industrial de los vecinos, peor de los industrializados".

En esto coincide la pequeña empresaria textilera Raquel Quezada. Para ella, es complicado hallar maquinaria o tecnología de alto nivel, ecuatoriana, para poder disminuir costos de producción. "Acceder a tecnología de punto es una barrera para las pymes. Por ello, tenemos que buscar maquinaria de segunda y hasta tercera mano", señala Quezada.

Mucha importación, escaso control

En un año se avanzó muy poco en aumentar el tamaño del mercado. Si bien mejoró un puesto, no es significativo y la posición refleja el escaso avance en abrirse a otros mercados.

Para el exportador Tomás Reyes, el mercado local sigue inundado de productos importados, incluso con las restricciones establecidas por las autoridades. "Eso achica el mercado. En ciertas áreas es imposible competir en precios con productos con bajos costos de producción. Y aún hay contrabando y no se puede competir".

Mientras que el máster en Relaciones Internacionales Patricio Iriguren añade que no solo es el mercado inundado de productos de bajo costo, sino además la nula política comercial. "La falta de acuerdos comerciales - dice Iriguren- reduce el panorama para empresas exportadoras ecuatorianas. En el exterior no se puede competir a la par ya que países vecinos tienen preferencias. Esto también reduce el mercado".

La apatía a la inversión es un freno

Los 25 puestos que avanzó el país en este año da muestra de una mayor integración de los negocios ecuatorianos con el escenario mundial.
A pesar de que el Ecuador ha sido uno de los países que menor Inversión Extranjera Directa (IED) ha recibido en la región, la sofisticación de los negocios ha venido dada por una conectividad mayor y por los altos niveles de consumo, que crean clientes más exigentes. Así lo asegura el economista Andrés Romo, quien ve una falta de conexión entre las políticas públicas y la actividad empresarial.

"La mejora en este caso viene por el empuje del sector privado. Eso contrasta con un modelo económico que prioriza al Estado y que se ha protegido de la apertura a inversiones y empresas del exterior". Por ello, dice que si el Régimen captara más inversión extranjera, la sofisticación crecería.

El estado debe dar un mayor impulso

El sector privado, especialmente las pequeñas y medianas empresas, han sido el trampolín para que el Ecuador de un gran salto de 38 puestos dentro de esta categoría. Y, en el último año, el impacto de política para generar  emprendimiento y financiar proyectos innovadores, también impulsó esta considerable mejoría.

Pero conforme analiza el pequeño empresario Juan Ricardo Guerrón, todavía en el país se hace una separación profunda entre la gran empresa y las pequeñas y medianas firmas. "A nivel crediticio, por ejemplo, las dificultades para acceder a montos mayores obligan a las pymes a innovar, a crear. De tener mayores oportunidades, podríamos demostrar que sí podemos crear mayores y mejores cosas que nuestros competidores". Pero reconoce que la gran empresa también ha innovado para hacer cada vez mejores productos.