Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 1

20 empresas llevan puestas sus etiquetas en la ropa

La etiqueta de la ropa, en donde están los datos de los porcentajes de materiales (algodón, poliéster, seda…) y las instrucciones de lavado son una suerte de contrato de la prenda. Allí se estipula cómo lavarla, para que ese artículo tenga una vida útil más larga.

IMJ Etiquetas es una firma cuencana que fabrica estas marquillas. Actualmente tiene una cartera de 20 clientes corporativos y su facturación es de USD 4 000 al mes y mantiene una producción de unas 100 000 etiquetas en igual periodo.

La iniciativa surgió en el 2011, cuando los esposos Iván Égüez y Marcia Flores, junto a sus hijos Iván, Javier y Juan Miguel identificaron que las firmas de ropa cuencanas ordenaban las etiquetas a Quito. Viendo esa necesidad en el mercado, la familia Égüez Flores solicitó un crédito por USD 18 000 a la Cooperativa Juventud Ecuatoriana Progresista (JEP) y tomó USD 12 000 de sus ahorros.

Con los USD 30 000 importó desde Pekín (China) una máquina impresora de textiles, un horno de secado, una máquina reveladora y una cortadora. También arrendó un local de 25 m², en el suroriente de Cuenca, y contrató a tres empleados para la producción y ventas.

Javier Égüez cuenta que la facturación inicial bordeaba los USD 1 500 al mes por la producción de unas 30 000 etiquetas. Uno de sus primeros clientes fue, y es, la firma Rodeport que fabrica ropa deportiva, uniformes para centros educativos, entre otros productos textiles.

El gerente de Rodeport, Arturo Ramón, destaca la calidad de las etiquetas y dice que las entregas se realizan en los plazos previstos y reconoce la capacidad de adaptarse a las exigencias de los clientes.

“IMJ Etiquetas se ha posicionado en el mercado textil cuencano”. Esa es la opinión de Edwin Vázquez, gerente de Mercadeo e Imagen de la firma Vatex (Cuenca), quien dice que estas etiquetas tienen procesos establecidos y el personal es ágil con la atención y el servicio.

Además de estas marquillas para la ropa, IMJ incursiona, desde abril pasado, en la elaboración de pulseras bordadas para promocionar marcas y empresas.

Iván Égüez comenta que esta línea de negocio dará resultado, porque para las firmas es positivo que, mediante un accesorio, las personas se acerquen a las marcas o el nombre de la empresa.

Otro de sus clientes es la firma Areldi Jeans (centro de Cuenca). Una de las colaboradoras de área de producción, Lourdes Pachar, explica que están satisfechos con la calidad y el servicio de la firma.

Por ahora, la familia Égüez Flores trabaja en publicitar su marca a través de una página en Facebook, en la que expone sus productos y atiende la solicitud de clientes por esta vía. Su prioridad es atender al mercado cuencano con los seis empleados que tiene en la actualidad.

Para Iván Égüez, la capital azuaya es una urbe emprendedora, donde hay más de 40 empresas fabricantes de ropa, por lo que aún existe una oportunidad de duplicar su cartera de clientes.