redacción quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Ya van 24 años en el mundo de la limpieza

A principios de la década de 1980, Orlando Cortés se dedicaba a la distribución de productos de aseo como: papel higiénico, jabón, champú, entre otros.

Este colombiano, que llegó a Ecuador en 1968, trabajó en el área de ventas de algunas empresas en el país. Pero llegó el momento en el que quiso emprender su propio negocio y miró en el sector del aseo un nicho no explorado.

Sin embargo, a finales de la década de los 80 buscó que su negocio se ampliara. Quería pasar de ser distribuidor para convertirse en productor.

Por ello, en 1988 Cortés invirtió USD 2 500 para iniciar su proyecto. Este monto lo destinó a la compra de maquinaria y materia prima. Su planta de producción se instaló en Cumbayá (nororiente de Quito), junto a su vivienda.

Así nació Representaciones Continental. Su objetivo era ingresar con sus productos de limpieza al sector industrial, hotelero, colegios y más.

Cortés aprendió la elaboración de papel en un viaje que realizó a Chile en 1983. En esa ocasión visitó una planta de procesamiento en Santiago, y lo que le llamó la atención fue que con el papel se podía elaborar productos no perecibles que se utilizan todos los días.

Gracias a su experiencia en ventas, Cortés comenzó a abrirse en el mercado y a ganar clientes. El valor agregado de su servicio era la rapidez de entrega de sus pedidos. En el primer año la fábrica procesó una tonelada de papel.

A medida que creció el negocio, Representaciones Continental adquirió más maquinaria. A la par, su cartera de clientes también se incrementó.

En la década de los 90 se consolidó entre sus compradores y ya no solo produjo papel, sino otros ítems como jabón líquido.

En el 2003, la creciente demanda de sus productos hizo que Representaciones Continental requiriera una nueva planta. En un terreno de 200 m², ubicado en el sector de Carcelén Industrial (norte), con la ayuda de préstamos bancarios el negocio logró equipar las nuevas instalaciones con 12 máquinas, que actualmente procesan 200 toneladas de papel al año.

Ahora, la inversión total en la fábrica asciende a USD 700 000 y elabora 13 ítems diferentes de productos, como rollos de papel higiénico de diferentes medidas, toallas de manos, servilletas, limpiones multiusos y más. Su facturación promedio anual es de USD 600 000.

Desde hace cinco años ha incursionado en papel de la 'línea café' o ecológica y para el próximo año, Representaciones Continental prevé ingresar al consumidor masivo, por medio de su marca Special; su estrategia es introducir sus productos en tiendas, autoservicios...

También produce líneas para supermercados que comercializan sus marcas propias, como Supermaxi y Aki.

Raúl Quintana, jefe de Compras del Food Serviced de la Universidad San Francisco de Quito, cuenta que adquieren los productos de Representaciones Continental desde hace cinco años. Él comenta que una de las ventajas de comprar a esa firma es la puntualidad de la entrega de los ítems y la calidad del producto.

"Los artículos de aseo son indispensables, los utilizamos todos los días. Por ello, compramos a Representaciones Continental, por su calidad y su cumplimiento", añade Quintana.

Mientras que Cristina Neger, asistente de compras de Carseg, empresa encargada de rastreo satelital de vehículos, asegura que trabajan con Representaciones Continental desde el 2011. Neger afirma que en el mercado de los productos de aseo existe una amplia gama de ofertas, pero los artículos de Representaciones Continental ofrecen el beneficio de calidad sumado a precios reducidos. "Al mes compramos unos USD 700 en productos", agrega.

LA CIFRA:
USD 600 000 factura aproximadamente al año.