placeholder

Entre la Academia y el sector privado

Tradicionalmente se piensa que un PhD se dedica exclusivamente a la investigación y a la docencia universitaria. No obstante, también se encuentran PhD en el área empresarial.

Según el subsecretario general de Educación Superior, Enrique Santos, se trata de académicos que investigan a la empresa como una organización humana; las conductas de los individuos en el seno de ellas, los procesos microfinancieros en su contexto, etc.

Fernando Balseca, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar, menciona que el destino principal de los doctorandos es la docencia universitaria. Allí replican y generan conocimientos. Agrega que otro destino es la consultoría nacional e internacional. “Antes de tener muchos PhD se necesita construir una infraestructura para desarrollar investigaciones. Lo productivo es generar espacios para investigación”.

¿Es un PhD un buen profesor? Para Betty Espinosa, subdirectora académica de la Flacso, un PhD no es necesariamente un buen docente. “Un doctor está formado para investigar y las habilidades de docencia es algo que se desarrolla o no. Un profesional puede ser un buen maestro sin necesidad de tener un doctorado”.

Otro punto de vista lo da Gonzalo Mendieta, decano de Asuntos Académicos de la Universidad San Francisco de Quito. Según este catedrático, existen muy buenos profesionales que aprenden a investigar. “Y no hay que olvidar que alguien sin PhD también puede hacer investigación. Hay casos en el sector de la medicina, por ejemplo”.

OCHO VOCES SOBRE EL TRABAJO DE UN PHD

[[OBJECT]]

'La sociedad sí valora a un PhD'

María José Castillo. Doctorado en Economía Agrícola desde el 2008

El país está caminando a obtener una infraestructura adecuada para la investigación. Un PhD siempre debe tratar de conseguir fondos externos para sus proyectos (ya que los fondos locales suelen ser insuficientes).
La estrategia adecuada para hacer un PhD en el extranjero es conseguir una 'assistantship' en una universidad internacional. Aquello consiste en trabajos de ayudantía en clases o en investigaciones, colaborando con los docentes de aquellas instituciones. Así, el estudiante de doctorado recibe un pago mensual simbólico y los costos se reducen considerablemente.
La sociedad sí valora a un PhD. Como aún somos pocos en el país, somos vistos con respeto. Sin embargo, no todas las instituciones o empresas pueden pagarle un salario acorde al título.

'Este título abre muchas puertas'

Pablo Arosemena. Obtuvo su doctorado en Economía en el 2011

La investigación por la cual obtuve mi doctorado en Economía fue sobre la ilusión fiscal del 'petropopulismo'. El objetivo fue proponer una forma de manejar la economía del país, sin necesidad de la explotación petrolera.
Tras cinco años de estudio obtuve mi título el año anterior. El PhD es un activo permanente. Abre las puertas a muchos campos, principalmente académicos y empresariales. En este último, debido a que uno se convierte en consultor de gran valía.
También es destacable el prestigio y las oportunidades que abre un doctorado en la política y en las ONG.
El entrenamiento en cada campo investigativo permite aportar al crecimiento y desarrollo de la sociedad. El reto está en estudiar cómo un PhD puede transmitir sus conocimientos.

'Hace falta fondos para proyectos'

Sara Wong. PhD en Economía, de la University of California (UCLA)

Con respecto a mi especialización (economía), en el país hace falta fondos para desarrollar proyectos de investigación, bibliotecas y bibliotecarias especializadas. Además, acceso a bases bibliográficas y de datos, con investigaciones de última data; creación de redes de investigadores; fondos para viajes de investigación y conferencias, y para financiar publicaciones; más colegas con PhD en temas afines, etc.
Por otro lado, se pone en el tapete de discusión el que no basta tener un PhD para que se genere investigación. Tener un PhD es una condición necesaria más no suficiente. Si tomamos como parámetro de valoración el salario que se propone en el borrador del nuevo reglamento de escalafón para profesores universitarios, no veo que se valore el título del PhD.

No hay estructuras para investigar

Alberto Celi. Catedrático e investigador de la EPN

Estudie Física en la Escuela Politécnica Nacional (EPN) y realicé mi PhD en Física, en la Universidad Autónoma de Madrid, entre 1996 y el 2001. Fui becado por la Fundacyt y con el auspicio de la EPN.
Uno de los problemas que no están resueltos, a pesar de las buenas intenciones de las autoridades, es que faltan estructuras para absorber a los PhD que estudian en el extranjero y regresan al país. Así, los nuevos doctores no pueden seguir con su investigación y quedan dispersos.
Los fondos son escasos para una investigación seria, que deje huellas. Un investigador y su equipo necesitan materiales y sueldos. Una investigación para un proyecto requiere unos USD 100 000. Y en una investigación completa se habla de millones de dólares.

'Las condiciones de estudio son escasas'

Rafael Polo. Catedrático de la U. Central y de la Flacso

Estudié Sociología en la Universidad Central y una maestría en Letras en la Universidad Andina Simón Bolívar.
Hace seis años hice un doctorado en Ciencias Sociales en la Flacso. Hoy me dedico todo el tiempo a la docencia.
Me he negado a hacer asesoría política. No he trabajado en consultoría, porque no está ligado a la producción de conocimiento, sino a sostener razones para la construcción de un proyecto político o institucional.
Por el PhD se me han abierto redes de contacto con otros colegas, en el exterior, especialmente.
En el país no hay infraestructura para investigación; en Filosofía, por ejemplo, las condiciones son escasas, rudimentarias. Tampoco existen garantías en la investigación científica en el campo de las ciencias sociales.

'Uso equipos de última generación'

Juan Carlos Idrobo. Investigador en el Laboratorio de Oak Ridge

Obtuve un PhD en Física, en la Universidad de California en Davis (EE.UU.). Actualmente, trabajo como investigador de planta en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Tennessee, EE.UU.).
Mi principal área de investigación en este momento es el estudio de defectos en materiales bidimensionales, a nivel atómico. Para realizar mis investigaciones utilizo microscopios electrónicos de última generación que me permiten ver, literalmente, los átomos que forman el material; así como también, supercomputadoras que me permiten calcular las propiedades de los materiales en presencia de distintos defectos.
Sin un PhD, una persona dedicada a la investigación en ciencias difícilmente puede encontrar un trabajo bien remunerado, hablo de EE.UU.

'El posdoctorado en una opción'

Xavier Ordeñana. Obtendrá su PhD de Economía y Finanzas

A escala mundial, los graduados de un doctorado se involucran a un mercado muy competitivo por la ausencia de plazas de trabajo. El concepto de 'investigador' no ha sido comprendido en su totalidad, de allí que el tema -que ahora está en boga-, ocasione espacios de discusión en la opinión pública.
Estoy en la parte final de mis estudios del doctorado en Economía y Finanzas. Estoy presentando mi tesis de la investigación que ha tardado cinco años. Los dos primeros años se dedicaron a cursos para establecer las herramientas teóricas del trabajo.
Una de las opciones, si al terminar el PhD no me logro ubicar en una plaza dentro de la academia, es optar por un posdoctorado. Aquel rango de estudios es -principalmente- participar de un equipo de investigación.

'Un PhD se forma con 'ancianos''

William Loyola. Gestiona su PhD en Administración de Empresas

Mi inquietud por estudiar un doctorado se inició hace siete años. Junto a ocho aspirantes de Latinoamérica iniciamos el curso para obtener ese grado académico, en el que me encuentro esperando la fecha para sustentar mi trabajo. La investigación que he realizado se basa en el conocimiento de las organizaciones, el cómo se explota el conocimiento en las entidades.
Los profesores de un PhD son 'ancianos', que han dedicado varias décadas a los estudios. Mi director de investigaciones tiene 83 años de edad y son eminencias en la academia.
Una de las restricciones para quienes desarrollamos investigaciones relacionadas con los campo sociológicos, nos encontramos con las limitantes de ausencia y el libre acceso a la información de los diferentes datos e indicadores.