La planta de esta firma guayaquileña produce alrededor de 40 toneladas de productos al mes, entre jabones y otros productos para la limpieza en instituciones. Foto: Mario Faustos/ LÍDERES.

La planta de esta firma guayaquileña produce alrededor de 40 toneladas de productos al mes, entre jabones y otros productos para la limpieza en instituciones. Foto: Mario Faustos/ LÍDERES.

Washington Paspuel
redaccion@revistalideres.ec (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

2 000 ítems salen de esta planta

29 de noviembre de 2015 16:13

Transformarse de una pequeña empresa distribuidora de los productos de una marca internacional de cuidado personal, a una firma que ahora posee buena parte del mercado local de productos de limpieza institucional, no resultó nada fácil.

Silvia Buzetta está detrás de ese logro, como fundadora y propietaria de la compañía Acruxza, especializada en la elaboración y comercialización de una gama de productos para el aseo personal, productos químicos y suministros para la limpieza.

Un capital de unos 20 000 sucres le permitió a Buzetta, hace 22 años, iniciar la empresa, cuando todavía estudiaba Ciencias Químicas en la universidad.

En mayo de 1992 abrió la compañía, con el dinero que ahorró por la venta de productos de limpieza ‘puerta a puerta’. “Una amiga me presentó al gerente de Colgate, que por entonces había adquirido la Industria Jabonera Ecuatoriana. El gerente de Colgate me llamó y me dijo que tenía unos productos de la empresa recién adquirida y me pidió que los comercializara. Y así fue como salí al mercado”.

No fue fácil. En Guayaquil las ventas de esos productos no tuvieron la demanda esperada, y entonces Buzetta decidió comercializarlos en otros cantones, también ‘puerta a puerta’, viajando en su propio vehículo. Esa iniciativa le significó mejores ventas y le permitió ganar clientes.

Cuando la joven empresa comenzó a ampliar su presencia se lanzó a la elaboración de jabones. Para ello, recurrió a estudios y el asesoramiento de un experto jabonero italiano. Mientras tanto, el negocio de la venta de productos químicos y suministros para la limpieza institucional crecía.

La firma consiguió en el año 2000 un crédito bancario para la adquisición de una nueva maquinaria, para la fabricación tecnificada de jabones. “Me fui a Milán (Italia) a comprar una máquina, pero me enamoré de otra, de un modelo compacto muy eficiente, que solo nosotros en Acruxza la tenemos en Guayaquil”.

Ese equipo, que ocupa un reducido espacio en la amplia planta de la firma, en el noroeste de Guayaquil, produce hasta 160 unidades de jabón por minuto.

La planta elabora actualmente 40 toneladas al mes de productos para el aseo personal y la limpieza institucional. El 60% de la producción corresponde a la elaboración de una gama de jabones de marca blanca, que se fabrican para empresas hoteleras, de alimentos, o para instituciones públicas como hospitales del país.

Una parte de los 2 000 ítems que elabora la compañía se comercializan con las marcas de otras empresas, que según Kelvin Cobeña, jefe de Planta, confían en la capacidad instalada de la firma y en sus estándares de calidad. “Eso nos ha convertido en la tercera empresa jabonera del país”, menciona.

Ana Castro, administradora del Hotel Marcelius, en el norte de Guayaquil, adquiere desde hace tres años los jabones que elabora Acruxza. “Al huésped hay que ofrecerle calidad, incluso en pequeños detalles como los jabones”, menciona.

A finales del 2015, Acruxza lanzará una nueva línea de productos de limpieza dirigidos al hogar. Los productos bautizados como Doctor Hogar se promocionarán con la característica de ser biodegradables. Se trata de una gama de desinfectantes y de ambientales en ocho diferentes fragancias, cuyos envases también se elaboran con materiales considerados biodegradables.

La compañía no descarta exportar sus productos con marca propia, pero por el momento apuestan a generar mayor presencia en las perchas de las tiendas locales, para ello cuenta con una red nacional de comercialización.