placeholder
Aviones de la aerolínea de bajo costo Norwegian Air Shuttle, en el aeropuerto de Estocolmo. Las aerolíneas prevén recibir este año 1 850 aviones, según la IATA. Foto: Johan Nilsson / AFP

Aviones de la aerolínea de bajo costo Norwegian Air Shuttle, en el aeropuerto de Estocolmo. Las aerolíneas prevén recibir este año 1 850 aviones, según la IATA. Foto: Johan Nilsson / AFP

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional revisan cifras al alza

14 de junio de 2017 13:22

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) revisó al alza sus previsiones de rentabilidad de las aerolíneas en 2017 hasta USD 31 400 millones frente a los 29 800 millones de estimados inicialmente.

La organización prevé unos ingresos de USD 743 000 millones frente a los 736 000 millones pronosticados inicialmente y, además, espera que se supere, por primera vez, la barrera de 4 000 millones de pasajeros al cierre del presente ejercicio, anunció la semana pasada su director general y consejero delegado, Alexandre de Juniac.

El ejecutivo señaló, en la 73 asamblea de la IATA que se celebró en Cancún, México, que tanto la demanda de pasajeros como la de carga tienen un comportamiento “más fuerte de lo esperado” en línea con la evolución de la economía.

La IATA apunta a un incremento del 7,4% de la demanda de pasajeros, 2,3 puntos por encima de la previsión anterior para este año, y a que la carga total transportada alcance 58,2 millones de toneladas, 2,5 millones más de lo anticipado antes y 3,9 millones más que el año anterior.

No obstante, ha matizado que, mientras los ingresos están aumentando, las ganancias “se ven afectadas por el aumento de los costes de combustible, mano de obra y mantenimiento”, lo que lleva a una caída en la rentabilidad.

De esta forma, las previsiones apuntan a una ganancia neta de USD 7,69 por pasajero, lo que supone un descenso respecto a los 9,13 registrados en 2016 y los 10,08 del 2015.

El margen de beneficio neto medio está en 4,2%, por debajo de 4,9% logrado en 2016, ha añadido. Aunque los resultados de la industria muestran un comportamiento positivo en general este año, De Juniac ha explicado que existen “importantes variaciones regionales”, ya que mientras Norteamérica está generando la mitad de los beneficios previstos para 2017, se prevé que las aerolíneas africanas perderán unos USD 100 millones.

Se espera que los operadores de Europa -donde los recientes ataques terroristas muestran que la amenaza continúa, con posibles impactos negativos sobre la demanda- y Asia-Pacífico ganen USD 7 400 millones cada uno, las de Latinoamérica y Oriente Medio, 800 millones y 400 millones, respectivamente.

La otra cara de la moneda es el aumento en USD 44 000 millones de los costes de combustible, laborales y de mantenimiento hasta 687 000 millones.

En este sentido ha detallado que el combustible más barato permitió en 2016 una bajada del 8% en los costos unitarios de las aerolíneas, pero ese impacto está llegando a su fin, debido a la influencia de las coberturas de combustible y al alza de los precios al contado.

Se prevé que la factura total de combustible de la industria será este año de 129 000 millones de dólares, ligeramente por debajo del nivel de los 133 000 millones de 2016, y supondrá el 18,8% de sus costes totales.

La Asociación también ha revisado su estimación de beneficios para 2016, aunque en este caso a la baja, hasta USD 34 800 millones frente a los 35 600 millones pronosticados, tras señalar que la rentabilidad de la industria alcanzó un máximo histórico en el primer semestre del año pasado, pero, desde entonces, ha estado disminuyendo lentamente.

Según De Juniac, esto se debe a la presión que ejercen sobre los márgenes los costos unitarios, al aumentar más rápido que los ingresos unitarios, además de que las ganancias netas después de impuestos sufrieron un impacto de las pérdidas por cobertura de combustible.

Airbus está pesimista

El fabricante aeronáutico europeo Airbus espera una bajada en el volumen de pedidos en 2017, aunque no en la producción, situación que podría prolongarse uno o dos años más, según su director comercial, John Leahy.

En cuanto al modelo A-380, cuya producción se iba a reducir a una unidad al mes, Leahy no ha concretado a cuántas unidades asciende en la actualidad. “Procuro mantener la producción en un nivel de doce unidades al año”, dijo, aunque no descartó que podrían ser menos.
En su opinión, el A-380 es un avión que tiene futuro, teniendo en cuenta que el tráfico aéreo se duplica cada quince años.

La siguiente cita

Las aerolíneas prevén recibir este año 1 850 aviones, aproximadamente la mitad de los cuales reemplazarán aparatos más antiguos y menos eficientes, ampliando la flota comercial global en un 3,8%, hasta un total de 28 645 unidades.

La IATA espera que la tarifa media de ida y vuelta sea en 2017 de USD 353, lo que la sitúa un 64% por debajo de los niveles de 1996 después de ajustar la inflación.
La siguiente cita de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional será en Sídney, en junio de 2018.