placeholder
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El aficionado al patinaje para dedos tiene su pista propia

Las piruetas de Gerson Mayer inician con el descenso de su patineta por una rampa de cemento y termina en una plazoleta con escaleras de madera.

De allí, las destrezas del propietario de Chaos Fingershop incluyen un salto lateral con giro 360° y un derrape horizontal. Son sus dedos índice y medio los encargados de elevar y maniobrar su patineta que mide 10,1 milímetros de largo y 32 de ancho.

Él es un 'fingerboarder' desde hace tres años. Hoy, que tiene 18 años de edad, cuenta que vio en su pasatiempo una oportunidad de negocios.

"Necesitaba un ingreso para ayudar a mis padres", recuerda Mayer, quien emprendió en Chaos Fingershop, una tienda de artículos y elabora pistas para quienes practican el patinaje para dedos.

Con unos ingresos mensuales de USD 500 al mes, Mayer dice que al buscar un pasatiempo de moda encontró el 'fingerboarding' y con USD 20 construyó su primera rampa en madera de balsa.

En su tienda, ubicada en el sur de Guayaquil, ahora cuenta con un catálogo de 100 ítems de tablas, ejes de acero, llantas de goma, etc.

Ricardo Almeida, uno de sus clientes, cuenta que se dedica desde los 12 años a la patineta con dedos. Hoy, con 15 años de edad es considerado un 'rider' de respeto dentro de la naciente escena del patinaje para dedos en la urbe.

Almeida indica que sus padres han invertido unos USD 70 en la adquisición de patinetas para dedos.

Estas cuentan con sistemas de tracción a rulimán en sus ruedas y telas sintéticas que proporcionan adherencia para los dedos.

"Uno de mis trucos favoritos es hacer 'flippers' (volteretas) en la rampa de medio tubo", indica el joven.

Mayer ha realizado tres torneos para promocionar sus parques. Las medidas de ellos bordean los 2,4 x 1,2 metros cuadrados. Para darle un mejor acabado en la experiencia del jugador le añade réplicas miniaturas de parques y bancas de cemento.

Esteban Terán, otro de sus jóvenes clientes, lleva un año practicando el fingerboarding. Él porta su patineta en el bolsillo y dice que practica la destreza con sus dedos mientras revisa su Facebook o revisa sus tareas en el computador. Su tabla está valorada en los USD 30.

Tablas para dedos.

Los pesos. Las tablas de patinetas para dedos bordean los tres a cinco gramos. El peso determina la facilidad para realizar diversos trucos.

Los costos. Su primer parque se vendió por los USD 650 en febrero.

3 parques en madera que ha elaborado Mayer en su taller