placeholder
Los recorridos a los centros culturales y turísticos tsáchilas se realizan en bus tipo ranchera, que Equinoccial Touring incluyó en sus paquetes. Fotos :Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Los recorridos a los centros culturales y turísticos tsáchilas se realizan en bus tipo ranchera, que Equinoccial Touring incluyó en sus paquetes. Fotos :Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Esta agencia promueve el turismo local

24 de octubre de 2017 16:06

Cada mes, al menos cinco grupos de turistas visitan la comuna tsáchila Chigüilpe, ubicada en Santo Domingo.

La agencia de viajes Equinoccial Touring es la encargada de conseguir a turistas locales y nacionales para que conozcan las tradiciones y costumbres de la nacionalidad.

Cada recorrido se hace en una chiva para que el turista pueda observar los otros atractivos que tiene Santo Domingo como piletas y monumentos.

Édison Enríquez, socio de Equinoccial Touring, cuenta que la agencia nació hace cuatro años cuando él y su ahora socio, Byron Toctaguano, egresaron de la carrera de Administración Turística y Hotelera.

Él recuerda que buscaban un trabajo que les permitiera innovar y a la vez ejercer su profesión. Así que lo primero que hicieron fue analizar la realizad del turismo en la provincia de los tsáchilas.

Ese análisis arrojó que no había agencias que le apostaran por completo al turismo local con enfoque a la interculturalidad, ecología, deportes extremos y agroturismo. “Los paquetes turísticos que vendían las agencias eran internacionales o a otras ciudades, pero rara vez impulsaban el turismo local”, señaló.

Equinoccial Touring creó cuatro paquetes turísticos denominados Chiva Tours, que incluyen la visita a los tsáchilas, cascadas, deportes extremos, entre otros.

Este mes, la agencia firmó un convenio con el Municipio para hacer un paseo nocturno en chiva y recorrer los lugares emblemáticos de la ciudad. El tour dura dos horas y cuesta USD 4 para los adultos y los niños USD 2.

El paquete del Chiva Tours Aventura, en cambio, dura todo el día. El itinerario inicia con un recorrido hasta la parroquia rural La Manga del Cura, ubicada en El Carmen (Manabí).
En esa comunidad montuvia se pueden hacer deportes extremos y degustar de los platos típicos manabitas.

El paquete Chiva Tours Ranchera es en Santo Domingo e incluye en la mañana una visita a la comunidad tsáchila y en la tarde un recorrido por el Rancho San Guillermo, en el que se hace agroturismo. Ahí, se pueden observar animales de granja, visitar una planta de queso y utilizar las instalaciones del rancho como la piscina, entre otros.

Uno de los propósitos de la agencia es que los recorridos hacia las comunidades tsáchilas no solo sean recreativos, sino también culturales. Es decir, que el turista conozca cómo viven los tsáchilas, su entorno y sus tradiciones. “Esa es una forma de recuperar su identidad cultural”.

Enríquez señala que el costo de los paquetes varía entre USD 5 y USD 25. De ese monto, se cancela a los tsáchilas el valor que normalmente ellos cobran a los turistas por la entrada al centro cultural, la demostración de rituales, senderismo, bebidas y platos típicos, entre otros.
El jueves pasado, la agencia santodomingueña llevó a un grupo de 28 estudiantes al centro cultural tsáchila Mushily. El precio del paquete fue de USD 5,50 por persona. Mushily recibió USD 2,50.

Richard Calazacón, guía nativo de Mushily, afirmó que el trabajo con la agencia de viajes ha permitido que en menos de dos años, el centro cultural se conozca a nivel nacional. “No tenemos cifras exactas para definir cómo nos ha ido económicamente porque más allá del dinero, lo que buscamos es rescatar nuestra cultura”.

Además -agrega- el 80% del dinero que ingresa al proyecto se utiliza para el mantenimiento de las cabañas, instrumentos musicales y también en seguir implementando servicios como áreas de descanso para el turista.

Sonia Calazacón, guía de Mushily, señaló que debido al flujo de turistas que llevan las agencias a Chigüilpe (5 000 personas al año)se ha retomado la elaboración de artesanías nativas.

Manuel Calazacón, guía del museo etnográfico Tsáchila, afirmó que la alianza con Equinoccial Touring les ha servido para mejorar la atención al cliente.

Él detalla que las actividades que se realizan con los turistas locales son diferentes a las que deben ofrecerse a los turistas internacionales. “Un cliente feliz siempre nos recomienda y regresa; eso es lo que buscamos”.

Según Enríquez, los extranjeros prefieren recorrer los bosques tsáchilas y aprender a fondo la cultura indígena. Mientras que el turista local se distrae con la música, los juegos ancestrales y los rituales chamánicos.