placeholder
Los agricultores podrían usar base de datos para investigar plagas y prevenir impactos en la cosecha. Foto: Archivo

Los agricultores podrían usar base de datos para investigar plagas y prevenir impactos en la cosecha. Foto: Archivo/El Comercio

Agencia EFE
Isadora Camargo
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Adecuación de legislación dificulta uso de nuevas tecnologías en agricultura

19 de mayo de 2015 14:39

Los drones, sensores, aplicaciones de telefonía móvil y robots son algunas de las tendencias tecnológicas para el desarrollo agropecuario en la actualidad, pero la falta de una legislación específica dificulta su utilización apuntaron este martes (19 de mayo) especialistas del sector.

Considerado como uno de los mayores congresos de la agroindustria, el Rebelation Alltech, inaugurado el lunes y que terminará el jueves, 21 de mayo, en Lexignton, ciudad del estado de Kentucky (Estados Unidos), discute la innovación aplicada a la agricultura a partir de los cambios de los nuevos modelos de negocios.

El mayor desafío, expuesto por los primeros conferenciantes del evento, es la falta de leyes más "manejables" que permitan la utilización de herramientas, como las aeronaves no tripulados (drones), cuyo uso tiene restricciones en la mayoría de países.

Para David Hunt, socio fundador de la empresa Agrilarity, los drones deben ser definidos no como un dispositivo peligroso y sí como un "servicio de desarrollo aéreo de datos sobre cosechas", lo que contribuye a la expansión y optimización de los cultivos.

Hunt enfatiza que la reglamentación debe ser algo "amplio", que permita las inversiones de riesgo por parte de los llamados "agroemprendedores", aunque destacó los avances de las normas en algunos campos específicos.

"Cada día es más barato procesar datos y ponerlos en la nube. Hoy podemos estudiar el genoma de una planta cotidianamente gracias a la tecnología, lo que mejora la actuación de la agroindustria, reduciendo costos", apuntó.

El matrimonio entre la tecnología y la agricultura, pasando por sus normativas, es uno de los temas de mayor preocupación para los productores interesados en crear las llamadas "agritechs" -tecnologías agrícolas -, que van más allá de las polémicas discusiones sobre modificaciones genéticas (transgénicos).

Una de las novedades del congreso es el recién lanzado al mercado Rowbot, un robot de segunda generación que aplica dosis de fertilizantes en cultivos de maíz, sin necesidad del control humano para su labor.

Los sensores de análisis de fertilizante y calidad del suelo son otras de las ofertas tecnológicas para grandes plantíos, que permiten identificar problemas de superficies antes de tornar ese espacio en un determinado cultivo.

Según Pearse Lyons, presidente de Alltech, empresa de nutrición animal que organiza el congreso internacional desde hace 31 años, la innovación tecnológica, sumada a la investigación científica, ayudan a los agro-emprendedores a desarrollar sus negocios.

"Tenemos todas las tecnologías disponibles, tenemos que hacer algo para mejorar nuestro escenario. Cosas como remover el uso de pesticidas en plantaciones", destacó Lyons ante unos 3 000 empresarios del sector y productores familiares de diferentes países reunidos esta semana en Lexington.

Un ejemplo del uso de datos, expuesto por Lyons, es el control del cultivo de maíz, con resultados que redujeron el desperdicio de fertilizantes e insumos.

Con esa base de datos, el agricultor puede investigar plagas y prevenir impactos en la cosecha, como subrayó la empresa de nutrición e investigación agrícola Christiansen Family Farms.