placeholder
Bolívar Velasco. Redacción Santo Domingo / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El agro de Los Ríos se tecnificó en sus aulas

La Universidad Técnica Estatal de Quevedo (UTEQ) surgió de un proyecto pensado para tecnificar la riqueza agrícola y pecuaria de la provincia de Los Ríos.

Este territorio de clima tropical posee grandes extensiones de banano, palma africana, arroz, maíz, cacao y café.

De hecho, según el INEC, Los Ríos tiene la mayor superficie de labor agrícola del país después de Manabí, Guayas y Loja. Su extensión de sembradíos supera el 7,25%. Precisamente por esa abundancia que creció con los años, un grupo de visionarios profesionales consensuaron en la década del 70, que la provincia debía contar con un centro de estudios superiores. La aspiración tomó forma en 1976, cuando en Quevedo se creó una dependencia anexa a la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Luis Vargas Torres de Esmeraldas.

Las primeras carreras fueron las de Ingeniería Forestal y Zootécnica. La idea era que a través de estas, los hijos de los finqueros se formaran para incursionar en las técnicas de la zootecnia y sembrío de nuevas plantas. Ese concepto aún se mantiene. El exdiputado socialcristiano por Los Ríos, Antonio Andrade, recuerda que con la incorporación de más alumnos, otros jóvenes se interesaron por estudiar y eso permitió que la demanda aumente. Bajo este escenario, en 1984 las autoridades de la provincia dieron el salto para iniciar gestiones que dieron lugar a la apertura de la UTEQ.

Actualmente, la universidad cuenta con 34 carreras, seis facultades, 150 docentes y 10 000 estudiantes. El campus ocupa cinco hectáreas y también cuenta con dos fincas de 120 y 90 hectáreas en la vía a Mocache y Babahoyo.

En estos terrenos se realizan las tareas prácticas que los alumnos aprenden en las aulas. El área investigativa es una de las mayores fortalezas de la UTEQ y el referente que permitió la acreditación a la categoría B ante el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Educación Superior (Ceaaces), como lo cuenta el coordinador de Investigación y Desarrollo, Enrique Nieto.

La Coordinación de Investigación la integran 12 PhD y cinco Prometeos. Otros 32 docentes que se preparan en Cuba, España y México para obtener un doctorado, se sumarán a este equipo dentro de tres años. Según el rector, Roque Vivas, la preparación docente corresponde a un plan de mejoras de cara al nuevo proceso de acreditación. "Buscamos mejorar todos los indicadores, para subir a la categoría A".

Para lograr eso, la UTEQ inyectó más recursos para la investigación. De los USD 22 millones del presupuesto que maneja el centro de estudios, para la investigación se asignan USD 1 200 000.

Otro de los ejes en los que se trabaja es en el rediseño de la malla curricular. El objetivo es que las carreras vayan acorde con los parámetros exigidos por la Unesco. Por ejemplo, agrega Nieto, el perfil académico de la ingeniería ambiental que se maneja en Brasil, en el corto plazo será el mismo en la UTEQ.

Además, los sílabos docentes, el ejercicio de las prácticas preprofesionales y de laboratorio se fortalecieron por sugerencia del Ceaaces.

La UTEQ por dentro
Facultades. Funcionan seis: Ciencias de la Ingeniería, Ciencias Empresariales, Ciencias Agrarias, Ciencias Ambientales, Ciencias Pecuarias y Derecho.

Carreras anexas. La UTEQ cuenta con una escuela de conducción autorizada por la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), que actualmente cuenta con un cupo para 580 estudiantes.

Cursos periódicos. A través del Centro de Capacitación de la Empresa Pública de Desarrollo de la UTEQ se brindan cursos de inglés y mandarín a estudiantes de colegios y de la propia Universidad. Las clases las imparten docentes especializados en Estados Unidos.