placeholder
Actualmente existen cerca de 700 hectáreas sembradas de aguacate hass entre las provincias Santa Elena, Pichincha, Imbabura y Carchi, según datos de Corpoaguacate. Foto: Cortesía Corpoaguacate

Actualmente existen cerca de 700 hectáreas sembradas de aguacate hass entre las provincias Santa Elena, Pichincha, Imbabura y Carchi, según datos de Corpoaguacate. Foto: Cortesía Corpoaguacate

El aguacate hass busca más mercado

3 de enero de 2018 15:42

La producción de aguacate hass se potencia para cumplir dos metas: incrementar el rendimiento y exportar.

Hasta hace 12 años, la cosecha anual en la Sierra llegaba a 500 toneladas en 50 hectáreas.
Ahora la siembra alcanzó 430 hectáreas, cantidad a la que se suma la siembra en la Costa, que llega a las 250 hectáreas. Entre ambas regiones, la producción supera las 600 toneladas anuales.

En el 2017 se registraron cerca de 700 hectáreas de la variedad hass, que es la de exportación porque se conserva por más tiempo durante el envío. Este fruto es de color oscuro y superficie rugosa.

Corpoaguacate, el organismo que revisa la evolución de este fruto, considera que las cifras de siembra pueden duplicarse y hasta triplicarse para este año, porque el mercado internacional demanda más aguacate.

La organización, integrada por unas 25 fincas del todo el país, mantiene el interés en incentivar el cultivo de aguacate hass.

En el 2017, el país finalmente realizó una exportación consistente, ya que en años anteriores solo se habían hecho envíos de muestra de hasta tres toneladas .

Esta vez, se enviaron 50 toneladas de aguacate cosechado en la sierra (Pichincha, Imbabura y Carchi) y 600 toneladas de la Costa (Santa Elena). La primera carga salió con destino a España y se repartió en cajas de tres toneladas semanales; mientras que la segunda carga se dirigió a Holanda durante el primer semestre en 25 contenedores, vía marítima.

En el continente existen otros exportadores de aguacate como México, Chile, Perú y Colombia.

Este último, de acuerdo con el presidente de Corpoaguacate, Jorge Altuna, ha crecido en la última década hasta llegar a cerca de 14 000 hectáreas. Perú es el principal comercializador con más de 130 000 toneladas anuales que envía a la Unión Europea. Según la institución, la demanda mundial de aguacate asciende a 300 000 toneladas anuales.

“Nuestras ventas son pequeñas, no somos ni el 1% de nuestros vecinos en cuanto a producción. Y queremos impulsar esto porque las condiciones del país nos permiten cultivar todo el año”, afirma.

El aguacate es una fruta que no requiere mucha agua para su siembra. Se puede cultivar a una altura de 100 metros sobre el nivel del mar, como es la condición de la península, y hasta a 2 500 metros en los valles de la Sierra. Las condiciones del suelo que requiere son arenosas, una pluviosidad de 1 200 mm al año y temperaturas entre 14 y 25 grados centígrados.

La cosecha se da a partir del segundo o tercer año de sembrado y es en los primeros cinco años cuando los productores comienzan a percibir los ingresos. Las plantaciones duran hasta 25 años.

Actualmente los costos de producción por hectárea del aguacate oscilan entre USD 12 000 y
14 000, considerando factores como la planta, el mantenimiento, abono y pago de jornaleros. Por cada hectárea se requieren en promedio tres trabajadores: dos fijos y uno eventual para labores de limpieza, fumigación y poda.

En Ecuador no solo se produce la variedad hass. Altuna señala que también se da el aguacate tradicional, del cual existen 6 700 hectáreas cultivadas. Entre las dos variedades, en el país se cultivan unas 4 000 toneladas de aguacate.

Según Corpoaguacate, el consumo per cápita de esta variedad es de 500 gramos anuales. Una cifra baja si se compara con la de México, que está sobre los 8 kilos; Estados Unidos, que consume 3 kilos; o la Unión Europea, con 2.

Las perspectivas para este año son de crecimiento, augura Altuna. Trabaja con la Corporación Financiera Nacional y el Gobierno para un plan nacional de aguacate.

La idea es sembrar unas 3 000 hectáreas de aguacate hass, con miras a exportación. Pues actualmente casi toda la producción es de consumo local. Además, existen agroindustrias que comercializan productos derivados como aceite de aguacate, guacamole y pulpa de aguacate.
Según Altuna, la pulpa de aguacate también se exporta: en 2017 año partieron 40 toneladas a Asia.