placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Alessandro Azzi: ‘sería un error controlar a una cooperativa como si fuera banco’

La situación que atraviesa el sistema financiero europeo pone en apuros a los grandes, medianos y pequeños bancos. En ese último segmento hay preocupación por los errores que se puedan cometer en la aplicación de un nuevo proceso de supervisión. LÍDERES dialogó con uno de sus representantes, en el marco del IX Encuentro Ecuador-Italia, realizado en Quito y organizado por el Grupo Social FEPP, la Cooperativa Desarrollo de los Pueblos (Codesarrollo) y los Bancos de Crédito Cooperativo de Italia. Alessandro Azzi, Presidente de la Federación Italiana de la Banca de Crédito Cooperativo,  también se refiere a los aspectos que se deben tener en cuenta, en el caso del Ecuador, en donde está naciendo una nueva institucionalidad en el control de las entidades de la economía popular y solidaria.

¿Cuál es la experiencia italiana en el desarrollo del cooperativismo en el sistema financiero?

La historia del crédito cooperativo italiano comenzó a fines de 1800. En 1936 se hizo la Ley Bancaria que regulaba a los bancos en su concepción tradicional; en 1937 se hizo otra, que controló a las cajas de ahorro, a las cajas rurales y artesanales. Esta era una norma delimitada; por ejemplo, ponía que al menos el 80% de socios y de los fondos tenía que estar destinado exclusivamente a agricultores o artesanos. Con el tiempo, esas restricciones se volvieron inútiles. En 1993 se hizo una nueva Ley Bancaria, que unifica a los bancos y a las cajas rurales y artesanales que se transforman progresivamente en bancos de crédito cooperativo. La Ley prevé dos tipos de bancos, los que son sociedades de capital y los cooperativos, que son sociedades de personas. Cada persona tiene derecho a un voto independientemente del capital que tenga. Entre los bancos cooperativos hay dos tipos: los populares y los bancos de crédito cooperativo.

¿Cómo se aplica la vigilancia a los bancos de crédito cooperativo en Italia?

Estos bancos tienen un doble control: son vigilados por el Ministerio de Desarrollo Económico y por una división del banco central italiano.

¿Cuáles son los principales rangos que se aplican en la supervisión?

El Ministerio se interesa de que los socios sean socios, que participen; en fin, que haya una participación democrática. Mientras que la banca de Italia se preocupa por la sana y prudente gestión financiera del banco. En estos días hay un tema muy actual que es la constitución de la unidad bancaria europea. El Banco Central Europeo (BCE) asumirá diferentes responsabilidades que este momento están realizando los bancos de control nacionales, como en Italia, la Banca de Italia. Entonces, esta banca central europea tendrá un control sobre 6 000 bancos europeos.

¿Cómo afectará este nuevo marco jurídico europeo al desempeño de la banca cooperativa?

Es una situación delicada. Las legislaciones de emergencia que se dictan por los problemas del momento corren el riesgo de ahogar en parte el pluralismo y la democracia de cada país. En Europa hay un problema muy grave de debilidad de la política, que en parte puede ser superado con las gestiones que realice el BCE. La preocupación es que este proceso acelerado de unificación ponga en peligro la diferencia entre un banco y otro. Un sistema bancario moderno debe gozar de la presencia de grandes grupos bancarios, de grupos medianos y pequeñas entidades financieras. Estas entidades distintas tienen estatutos diferentes, objetivos, productos..., que se adaptan a las características de cada lugar y de cada cliente, quien tendrá la libertad de escoger a cuál de estas entidades se dirige. La homologación de los sujetos bancarios provocará una reducción, porque quedarán los grupos bancarios más grandes; en realidad, es un desastre para quienes tienen que relacionarse con los bancos. Si los actores bancarios son pocos y grandes, prácticamente entramos en un monopolio bancario frente al pluralismo de servicios que ahora se ofrecen. Queremos hacer sentir nuestra voz en Italia, primero, y luego en Fráncfort, donde está la sede del BCE, para que en este camino hacia la unificación del sistema bancario europeo, no se olviden las diferencias que existen y que tienen una razón de ser. No se puede poner a un banco pequeño a cumplir las mismas reglas que un banco multinacional.

¿Cuándo entran en vigencias estas nuevas normas de control bancario en la UE?

Para enero del 2013, los bancos que este momento tienen dificultades ya deberán estar sujetos a este nuevos sistema de control. En julio del 2013, entrarán bajo este control, los bancos que tienen presencia más allá de los límites que tiene una nación y desde el 1 de enero del 2014, todos los bancos. Por eso, estas leyes emergentes generan preocupaciones.

De la experiencia de la banca cooperativa de Italia, ¿cuáles son las mejores recomendaciones para que -en el caso del Ecuador, en donde está naciendo una nueva institucionalidad- se tomen en cuenta para evitar riesgos en el futuro?

Sea en Europa, en Sudamérica y particularmente en Ecuador, la participación popular en la gestión de las finanzas es la que permite un enriquecimiento, no solo económico, sino también cultural y social.

¿Qué errores debe evitar la autoridad de control para no afectar a la banca de cooperativas?

Los bancos cooperativos no necesitan facilidades especiales, pero necesitan que se apliquen normas con proporcionalidad en relación con su real consistencia. Porque, normas planteadas pensando en algunos, que normalmente son los grandes bancos, y después estas se bajan para que todos las asuman, no contribuyen a la equidad en la gestión de estas entidades. Por eso, es importante que quienes hacen las leyes y luego las aplican, tomen en cuenta las diferencias, las proporciones, que se aplican a cada realidad.

Eso en cuanto a la aplicación de la Ley. Y, desde las pequeñas cooperativas -en el caso del Ecuador- ¿qué recomendaciones deberían tener en cuenta frente a una nuevo proceso de control?

La gestión financiera no debe ser un a tarea exclusiva de profesionales de alto nivel; en lo posible, debe haber una participación de la población. Pero no podemos enfrentar la gestión de los recursos de esas entidades financieras, que generalmente son pequeños, sin que haya una profesionalidad capaz de garantizar que la gestión esté bien hecha. Por lo tanto, quienes aspiran a ser dirigentes de las entidades financieras locales, deben poder acceder a actividades de formación profesional, para aprender cosas indispensables.

¿Esa es una limitación de las cooperativas?

En los bancos pequeños, ciertamente favorecen las relaciones entre las personas, pero tienen problemas cuando se habla de economía de escala, pierden competitividad y por lo tanto se ve la necesidad de constituir redes, de hacer sistemas, donde se unan sujetos diferentes y que entre todos sean más fuertes.

ACERCA DE ALESSANDRO AZZI

El desempeño profesional en el sistema financiero

  • Formación profesional. Abogado, Univ. Parma.
  • La experiencia. Hasta el 2010 fue Vicepresidente de la Asociación Bancaria Italiana.
  • La representación. Actualmente representa a los bancos de crédito cooperativo y a los bancos pequeños y medianos en la Federación Bancaria Italiana.