Romeo Almeida desarrolló Ieku Greens con estudios empíricos. Su hija María (de negro) gerencia este emprendimiento avalado en los EE.UU. Enrique Pesantes / líderes
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Alfalfa y hortalizas fortalecen a esta idea

Para desarrollar la fábrica de Ieku Greens se destinaron USD 2,5 millones. La planta diseñada por Romeo Almeida, un jubilado del sector de los balanceados para la agroindustria, está ubicada en Durán, al noreste de Guayaquil y produce anualmente -desde el 2010- más de 70 000 frascos de productos nutricionales a base de alfalfa y de una docena de hortalizas.

Luego de llegar a los 70 años de edad, Almeida se negó a dedicarse a descansar tras décadas de trabajo e impulsó la iniciativa que había venido gestando desde hace 20 años: usar las bondades de los vegetales e incluirlos de alguna manera en la dieta de las personas, pese a que el ritmo de vida no considere el espacio para grandes ensaladas verdes.

Ahora sus productos se comercializan en cadenas farmacéuticas y centros nutricionales. Las bases de los productos son vegetales como brócoli, acelga, espinaca, perejil, apio, orégano, ajo y sábila.

En el desarrollo del producto es clave la gestión con agricultores de Chimborazo y Cañar, porque se requiere de plantas cultivadas de manera orgánica, es decir, que no hayan sido tratadas con agroquímicos, como fertilizantes y pesticidas, que serían nocivos en el producto final.

Almeida se familiarizó con el uso de los vegetales cuando mantenía una fábrica de balanceados para la industria camaronera, a mediados de la década de 1990.

Con la llegada de la crisis al sector camaronero, derivada de la 'mancha blanca', Almeida empezó a incluir en sus recetas alfalfa y matico. El resultado obtenido era que los mariscos mejoraban su resistencia a la plaga y la mortandad disminuía.

Luego de dos décadas, en el 2010, Almeida comenzó a elaborar los primeros ensayos finales de sus cápsulas para consumo humano. Entre los avales de calidad del producto consta el permiso para la comercialización de estos productos en los EE.UU., otorgado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Actualmente, las ventas de Ieku Greens bordean los USD 4 000 al mes; además Almeida y su equipo se han enfocado en la mercadotecnia del producto. Los directivos indican que este aspecto es fundamental y reconocen que fue desatendido en las primeras etapas de este emprendimiento familiar.

"Me tardo tres horas en producir, pero seis horas en limpiar los equipos. Queremos ampliar nuestro mercado basándonos en los resultados buenos que surgen de quienes compran el producto".

Una de los clientas es María Soledad del Campo. Ella adquiere estos suplementos nutricionales hace más de dos años y recuerda que lo empezó a consumir luego de estar internada a consecuencias de una grave anemia. "A medida que iba tomando las cápsulas de Ieku Greens, mis exámenes de sangre iban revelando como poco a poco que desaparecía la anemia", comenta la mujer.

Con ella concuerda Rocío Dávalos, quien conoció el producto gracias a unas muestras gratis. Ella consume las cápsulas de Ieku Greens hace un año y afirma que en un mes de ingerir una diaria su anemia desapareció. Hoy adquiere mensualmente un frasco de 60 cápsulas en la cadena de Farmacias Fybeca. "Te da animo y fuerzas, y estoy activa todo el día", comenta.