Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Una alianza prioriza al auto chino

La marca china de autos Chery recibió un nuevo impulso en el mercado nacional con la consolidación de una alianza entre las concesionarias Ponce Yepes y Cinascar. La meta es potenciar la venta de esta marca y la distribución de sus repuestos en el país.

Cinascar opera en el país desde el 2006 con las marcas chinas Chery, ZX y Zotye. Paolo Lignarolo, gerente de Cinascar, asegura que estas marcas son ideales para familias y personas que adquieren su primer vehículo. “El motor de la mayoría de estos no supera los 1 500 cc, lo que significa un reducido consumo de gasolina”. Cinascar oferta modelos chinos desde USD 10 400 hasta 20 000.

Con 63 años en el mercado ecuatoriano, Ponce Yepes invierte USD 1 millón para comercializar la marca Chery. Esta inversión permite la importación de vehículos y repuestos, así como el uso de la infraestructura ya existente.

Nicanor Calisto, gerente general de Ponce Yepes, calcula que hasta junio del próximo año se vendan unos 200 autos Chery. “Le apostamos por ser la marca número uno en China. En ese país ya se fabrican vehículos híbridos de una tecnología muy moderna, no sería una sorpresa que en unos años los importemos”.

Verónica Vizcaíno, gerenta comercial de Cinascar, explica que esta alianza implica el abastecimiento de autos, asesoría tecnológica del fabricante y abastecimiento de repuestos para dar mayor respaldo al cliente, operación garantizada por las relaciones entre el Gobierno chino y su similar ecuatoriano. “La marca Chery, creada en 1997, es una empresa de constitución mixta, con participación de la empresa privada y el Gobierno chino”

Los automóviles ya pueden ser adquiridos en los patios de ambas concesionarias con siete modelos disponibles.

Esta alianza se consolida luego de que Ponce Yepes terminara una relación comercial de 20 años con la marca alemana Volkswagen, por el reducido margen de ganancia que la concesionaria obtenía por los vehículos importados desde Brasil. Además, “el importador tomo la decisión de también ser distribuidor. Nosotros como distribuidores no podemos competir con nuestro propio importador, cuando eso sucede cambian las reglas del juego ”, explica Calisto.