placeholder
Álvaro Maldonado, secretario de Desarrollo Productivo del Municipio, explicó el trabajo que ha realizado el Consejo Consultivo este año. Foto: Archivo / Líderes

Álvaro Maldonado, secretario de Desarrollo Productivo del Municipio, explicó el trabajo que ha realizado el Consejo Consultivo este año. Foto: Archivo / Líderes

La alianza público-privada que busca más inversión

7 de agosto de 2017 15:35

El Consejo Consultivo de Competitividad, creado por el Municipio de Quito, cumplió un año, en mayo. En la mesa de trabajo participan la autoridad local, siete cámaras de producción y siete universidades.

Los resultados, cuenta el secretario de Desarrollo Productivo, Álvaro Maldonado, son positivos. El Municipio logró institucionalizar el diálogo permanente entre el sector privado, público y la academia, para la construcción de políticas públicas, que “en la última década había sido de muy mala calidad”, dice Maldonado.

La clave está en que el organismo trata temas transversales, que afectan a toda la ciudad en su competitividad, no temas sectoriales ni coyunturales, explica.

El objetivo es mejorar en cuatro áreas: atracción de inversiones, tramitología, desarrollo productivo e innovación. Existe una mesa de trabajo por cada tema

Los resultados ya se pueden ver, cuenta Maldonado. Por ejemplo, en el tema de tramitología se han disminuido los tiempos. Ahora la emisión de la Licencia Única de Actividades Económicas (LUAE), así como otros certificados y registros ha bajado. La LUAE general tomaba alrededor de 90 días, pero, desde febrero de este año, el trámite es en línea y automático, toma un día.

En casos especiales, como el permiso para una gasolinera se tomaba más de un año, ahora son 60 días, informa Maldonado.

Para la atracción de inversiones se realizó el foro Quito Invest, que cuenta con su página web, blingüe (quitoinvest.com), que informa sobre los detalles que requieren los inversores.

Además, el Municipio presentó un portafolio de 27 proyectos, que suman USD 3 000 millones, principalmente en las áreas de movilidad, sostenibilidad y turismo, y una serie de incentivos para promover la inversión extranjera.

Este año, que tenía como objetivo la promoción de los proyectos, el Cabildo ha recibido más de 160 cartas de interés y los procesos de licitación están iniciando.

Para el desarrollo productivo existen dos puntos principales: la creación de polígonos industriales y de la Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE).

Los polígonos garantizarán la permanencia de las industrias, que con el
tiempo fueron rodeadas por el crecimiento de la ciudad. Esto implicará normas más altas de responsabilidad ambiental y social. La idea es que no se supriman
esas fuentes de trabajo, sino que las industrias puedan convivir con la ciudadanía.

La ZEDE, que funcionará cerca del aeropuerto, está esperando la acreditación por parte del Ministerio de Producción. Sin embargo, el Municipio espera inaugurarla hasta finales del 2019.

Aquí entra el impulso a las exportaciones de la ciudad que en el 2016 alcanzaron los USD 2 279 millones. La oferta local se caracteriza por un alto valor agregado e innovación: flores, confites, chocolates, aceite, textiles, tableros de madera, vehículos y partes. Este tipo de producción va ligado al cuarto eje que es la innovación.

La meta del Cabildo quiteño es que la ciudad se convierta en un ‘cluster’ de innovación. Y en este tema también participarán de cerca las cámaras y principalmente las universidades.