La marca Altamira diseña chompas y chalecos para hombre, con telas resistentes al agua. Renato Coronel Altamirano es gerente del proyecto. Foto: Vicente Costales/ LÍDERES.

La marca Altamira diseña chompas y chalecos para hombre, con telas resistentes al agua. Renato Coronel Altamirano es gerente del proyecto. Foto: Vicente Costales/ LÍDERES.

Redacción Líderes
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

El estilo ecuestre es el distintivo de sus diseños

20 de septiembre de 2015 15:54

Diseños clásicos; tonalidades azul, café, negro, en chompas y chalecos resistentes al agua son la propuesta de la marca ecuatoriana Altamira. Esta iniciativa se dedica al diseño y confección de ropa para hombre.

El emprendimiento nació de Renato Coronel Altamirano, de 28 años de edad, y abogado de profesión. Explica que siempre ha tenido afición por los negocios. El año anterior inició con una subdistribuición de maquinaria pesada en el país, pero por la implementación de las salvaguardias -dice- este proyecto no ha tenido el despunte que pensaba.

Por eso, y con la idea de elaborarse una chompa para uso personal, en marzo de este año, decidió apostar todo su esfuerzo para esta iniciativa que lleva su apellido como marca.

“Altamira viene de mi apellido materno. Siempre pensé en este nombre para ponerlo en los negocios que tenía pensado, como en una hacienda. Pero calzó perfecto para la marca de ropa”.

Su capital para consolidar Altamira fue de USD 4 257. Con este dinero pagó los registros de marca, la etiqueta y compró materias primas como telas, broches y cierres que son importados desde Colombia y EE.UU. También, al incursionar en este negocio, buscó a fábricas que confeccionen las prendas y que también le asesoren con proveedores de insumos.

Además el proyecto genera tres empleos directos, entre diseñadora gráfica, quien a su vez maneja las redes sociales, y dos personas que se encargan de supervisar la calidad de las telas y broches.

En cuanto a los diseños de la ropa, el ejecutivo menciona que busca modelos en catálogos extranjeros con las últimas tendencias en ropa masculina, para personalizarlos con su marca.
Además, tiene una alianza estratégica con Ruth de Maldonado, quien es dueña de la fábrica que confecciona la ropa Altamira.

Ella afirma que los diseños de las chompas y chalecos tienen un valor agregado en los detalles, como el cuello de pana, ideal para las personas que realizan actividades al aire libre, como deportes ecuestres, caza, pesca, entre otros.

En el último trimestre, el promedio en producción de chompas y chalecos oscila entre 80 a 100 unidades con una inversión de USD 3 000. Aunque se trata de un emprendimiento pequeño, dice Coronel, las ventas hasta la fecha oscilan los USD 9 800.

Por eso y para ganar mercado, Altamira desarrolla otras estrategias que no solo implican las ventas a través de redes sociales, sino la presencia en eventos ecuestres y páginas de e-commerce.

Por ejemplo, la marca se expuso en las fiestas parroquiales de Tanicuchí, en Cotopaxi, en agosto pasado. Matías Kronenberg, gerente general de la hacienda La Ciénega en Lasso, afirma que la marca tuvo acogida entre los asistentes por presentar diseños acordes con los eventos taurinos.

Altamira también se comercializa en el portal Yaesta.com. Alejandro Freund, CEO del sitio, dice que en la sección de ropa donde se promociona esta marca, han recibido alrededor de 500 a 700 visitas. Espera que con el cambio de interfaz, diseño de plataforma, y la creación de una nueva categoría de ropa se puedan consolidar más ventas de la marca.

La proyección de Altamira hasta diciembre de este año es vender USD 20 000. Para esto, la marca realiza pruebas para confección y diseño de camisas con sastrerías y también incursionará con el diseño de calzado, medias y corbatas para hombres.

En cambio para el 2016, la marca también incursionará en una línea femenina sin perder el distintivo en los estilos tipo ecuestres.

Con esta expansión, para el próximo año Altamira busca iniciar negociaciones con cadenas de ropa a escala local.