Foto: Mario Faustos / Líderes Hernán Cárdenas, gerente de la línea de motocicletas de Imp. Tomebamba
Redacción guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El alza en la demanda integró a dos firmas

La venta de motos es un negocio que crece en el país. Hace cinco años la demanda del mercado está en alza, por ello la firmas UnnoMotors e Importadora Tomebamba se aliaron en julio del 2009 para vender estos vehículos.

Hernán Cárdenas, gerente nacional de la línea de Motocicletas de Importadora Tomebamba, indica que distribuyen unas 1 500 motos en 750 locales del país, al mes, en promedio. "La alianza estratégica se generó porque evidenciamos que nosotros teníamos la capacidad financiera y una red de clientes y UnnoMotors ensambla. Trabajamos estratégicamente para vender", indica Cárdenas.

UnnoMotors ensambla 4 000 motocicletas mensualmente. Una de las razones del crecimiento del mercado, según Cárdenas, es la facilidad de acceso al crédito y los canales de financiamiento. Los plazos para acceder a un crédito y las cuotas mensuales atraen a los clientes; quienes en su mayoría son personas de los segmentos socioeconómicos medio y bajo.

Con él concuerda Gabriela Burgos, quien tiene un local de venta de motos en el centro de Guayaquil. "El tráfico y el retiro de autobuses ha hecho que las ventas suban". Burgos compra a Importadora Tomebamba unas 25 motos cada mes.

Según la marca de la moto, los precios van desde los USD 1 000.

Una de las motocicletas más vendidas es la del modelo Forte 150/200; este modelo es usado para la mensajería.

UnnoMotors ensambla con piezas importadas desde China y añade algunas fabricadas en el país. En Pichincha y Guayas, especialmente en las áreas rurales, se concentra el 32% de las ventas de motos. En Quito, la aplicación del sistema de pico y placa influyó en el aumento de las ventas de Tomebamba.

Para el cierre del 2013, la firma calcula ventas por alrededor de USD 21 millones. "El mercado exige motocicletas duraderas; el cliente la usa para el trabajo y para la transportación personal".

En el 2012 la demanda de estos vehículos creció en un 6,28%, frente al 2011. Este año, en cambio, las ventas han subido solo en un 2%, debido a las restricciones que impuso el Gobierno a esa industria. "El Estado exige que pongamos piezas elaboradas en el país, y que son de mayor valor", indica Cárdenas.

El número de motocicletas importadas se redujo. De enero a julio de este año se importaron 57 717 motocicletas, 21 600 menos que el año pasado. "Tenemos que centrarnos en ofrecer un producto de calidad; pues existen muchas marcas que compiten en el mercado".


LA CIFRA:
USD 10 millones facturó Imp. Tomebamba en la venta de motos hasta julio de 2013.