placeholder
Según los técnicos, por cada colmena se registran entre 25 000 a 60 000 abejas melíferas. Foto: Cortesía Prefectura de Esmeraldas

Según los técnicos, por cada colmena se registran entre 25 000 a 60 000 abejas melíferas. Foto: Cortesía Prefectura de Esmeraldas

La apicultura es una actividad que une a montuvios y afros

1 de febrero de 2018 09:37

Treinta familias afros y montuvias de Quinindé trabajan hace un año en la producción de miel y polen, con el financiamiento de la Prefectura de Esmeraldas, que invierte USD 30 000 en la iniciativa.

Son dos proyectos de apicultura, en el que participan 15 familias de la asociación de Chucaple, y 15 de la asociación Santa Elvira. Juan Cagua, presidente de la primera, explica que este proyecto empezó hace dos años con la búsqueda de apoyo para capitalizar el emprendimiento.
Con la ayuda de la Dirección de Fomento Productivo de la Prefectura de Esmeraldas y técnicos del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Quinindé, se implementaron 30 colmenas.

Los comuneros de Chucaple ya habían empezado con ocho colmenas, con las que producían miel, pero eran muy pocas para sus aspiraciones. Tras el apoyo de la Prefectura, el proyecto empezó su frase productiva en enero de 2017, donde se obtuvo 180 kilogramos de polen que fueron comercializados en su totalidad.

En agosto del mismo año se obtuvo la primera producción de 50 kilogramos de miel y luego en octubre se realizó otra cosecha de 300 kilogramos del producto.

La última producción se hizo en diciembre de 2017, cuando se alcanzaron 80 kilogramos, producción similar obtuvo la asociación de productores Santa Elvira.

A través de la Prefectura se dotó a los productores de una centrífuga para la obtención de miel artesanal, una mesa de trabajo, mesa de supercoladora y los tamices de acero inoxidable.
Ambos proyectos han recibido la ayuda del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que donó materiales para la construcción y adecuación de las áreas de producción.

Los productores trabajan en una metodología denominada Creciendo con su negocio del Programa de las Naciones Unidades para el Desarrollo, para lograr una relación comercial y vender la miel directamente a los consumidores.

Joselito Orellana, de la asociación Santa Elvira, explica que los emprendedores han adecuado las salas de extracción de la miel, cumpliendo con los requerimientos higiénicos sanitarios. Eso les ha permitido tener presentaciones de miel de 250 y 500 mililitros, que comercializan entre 5 y USD 10. Los recipientes tienen su etiqueta, notificación sanitaria y registro de barra.

“Las asociaciones cumplen con el permiso de funcionamiento del apiario entregado por Agrocalidad, lo que quiere decir que las abejas se encuentran bien y el producto a obtener es apto para el consumo”, señala Raúl Quintero, técnico de la Dirección de Desarrollo Productivo de la Prefectura.

Según el Plan Estratégico 2015 – 2020 del MAG, es fortalecer la población apícola en el país con 200 000 colmenas, pero solo se cuenta con 12 188 catastradas.

El trabajo de los apicultores les permitirá este año recibir mayor apoyo del Ministerio de Agricultura, que le entregará 30 nuevas colmenas más por cada asociación.

Según los técnicos, por cada colmena se registran entre 25 000 a 60 000 abejas melíferas, que son las que más producen miel, por eso la necesidad de multiplicar las colmenas para aumentar la producción de este alimento.