Redacción Esmeraldas
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 3

Apoyo a la siembra de madera y cacao en Esmeraldas

Un proyecto agroforestal que contempla la siembra de cacao y madera involucra a 500 agricultores de 32 comunidades de Esmeraldas, Pichincha e Imbabura.

La iniciativa partió de la Fundación Forestal Juan Manuel Durini y su programa Bosques para Siempre, con el apoyo de la Corporación Andina de Fomento, hoy Banco de Desarrollo de América Latina.

Ángel Jácome, director de la Fundación, explica que la finalidad es contribuir a que los agricultores mejoren sus ingresos económicos. Ellos recibieron guías metodológicas y capacitación sobre cómo plantar variedades de cacao y madera.

En la primera fase que empezó en junio del 2010, participaron 250 agricultores. En el 2011 se involucraron otros 250. La meta es tener 500 hectáreas sembradas de cacao fino de aroma y madera.

Los agricultores tienen tres maneras de sembrar: con linderos establecidos con árboles forestales; mediante plantaciones agroforestales, donde se mezcla cacao con árboles forestales; y con el método de plantaciones puras.

JoséÁlvarez, uno de los beneficiados del proyecto, sembró cuatro hectáreas con cacao fino de aroma, a orillas del río Canandé, en Quinindé. “El apoyo técnico entregado ha sido importante”.

Otro de los beneficiados es Pedro Quintanilla, de la Comunidad Unidos Venceremos Dos, del cantón Pedro Vicente Maldonado. Cuenta que aprendió a mejorar la poda y la clonación del cacao para mejor la calidad del producto.

A los agricultores se les entrega, sin costo, 300 plantas de cacao fino de aroma y 300 plantas de cuatro especies: laurel, terminalia, melina y jacarandá.

Las plantas son altamente productivas. En el caso de la madera, los agricultores cosecharán después de 14 años, y el cacao entre 16 y 24 meses. Con la genética aplicada se obtendrán más cacao por hectárea, asegura el director de la Fundación.

Si una finca producía dos quintales por hectáreas, con las nuevas técnicas, se tendrá 25 quintales, aclara. Ahora se trabaja en la consecución de empresas anclas que garanticen la compra del cacao.

En el caso de la madera, la Empresa Endesa Botrosa, compraría toda la producción en las zonas intervenidas, tras la firma de un acuerdo con los agricultores.

La inversión en el proyecto es de USD 450 000. El Banco de Desarrollo de América Latina aporta con 150 000 no reembolsables, explica Jairo Tiusabá, ejecutivo de Competitividad del organismo.

En la primera fase se involucraron a 15 comunidades, y en la segunda 17. El proyecto termina en julio de este año. En lo posterior se incorporarán a más comunidades a que participen en reforestación, una vez que se evalúe el proceso.

En una tercera etapa se hará la conexión entre los agricultores y el gran mercado para vender el cacao sin intermediarios.