placeholder
Richard Cortez - Coeditor de la Sección Mundo deDiario EL COMERCIO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Aprender de la crisis

Un castillo de naipes o una hilera de dominós a punto de caer son las figuras que calan, en este momento, para lo que ocurre con Europa y, particularmente, con la economía de la eurozona.

La bonanza de otros tiempos pasa la factura, uno por uno, a los países cuyas economías estuvieron marcadas por una supuesta abundancia y por altos estándares de vida con poco asidero en la economía real, reflejada esta por endebles sistemas financieros, altos niveles de desempleo, falta de mano de obra calificada para la producción de bienes (no de servicios), elevados índices de envejecimiento de las poblaciones, entre otros.

Las historias de Portugal, Irlanda, Grecia y ahora España, cuyas economías están al borde del abismo, a tal punto de necesitar millonarios salvatajes económicos, muestran esta realidad. Y como siempre, como ha sucedido en otros países, la factura la ‘pagarán’ las clases menos favorecidas, las que dependen del Estado para los servicios como salud y educación.

El problema no queda allí ya que este efecto dominó genera un incierto futuro para la Eurozona y su referente el euro y parte de la economía mundial.

Aún nada está dicho del final de esta crisis. En Grecia y España faltan capítulos por escribir. El primero dependerá del resultado de las elecciones generales de ayer y, el segundo, de las decisiones del gobierno del conservador Mariano Rajoy.

Lo que sí está claro es que los países de la eurozona y el resto de potencias deben aprender de los errores y superar esta crisis. Latinoamérica y el Ecuador no quedan fuera de esta tarea.