Evelyn Tapia (I) Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

El Arroz con valor agregado

En 23 años de historia, Labiza ha enfocado su estrategia de crecimiento en la diversificación de un producto que en Ecuador es infaltable en la mesa: el arroz.

La empresa arrocera está ubicada en el km 29 de la vía a Daule y fue fundada en 1991 por Hugo Poveda. Actualmente, sus dos hijos están junto a él frente al negocio que inicialmente se llamaba Piladora Dos hermanos y que ahora, bajo la marca Súper Extra, factura alrededor de USD 12 millones al año.

El mayor, Hugo, es el gerente general y Xavier, el presidente. Cuando la planta arrancó sus operaciones, producía unos 25 000 quintales de arroz blanco al año; actualmente produce 300 000 quintales y ofrece unas 70 variedades de arroz, que van desde integral, hasta arroz con mariscos o pollo listos para consumir, que este año esperan comenzar a exportar a EE.UU. y Colombia.

La segunda generación al mando del negocio está convencida de que, además de la variedad de productos y de la implementación de tecnología en los procesos de producción, la obtención de certificaciones de calidad son piezas fundamentales para ofrecer un producto con un alto valor agregado a sus clientes.

En el 2008 obtuvieron su primera certificación de calidad ISO 9001, hace dos años la de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC o HACCP) y hace un año comenzaron con el proceso para obtener el certificado de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), que consiste en un conjunto de herramientas que se implementan en la industria de alimentos para certificar la obtención de productos higiénicamente procesados para el consumo humano, manejo de materias primas, higiene del personal, control de plagas, manejo de residuos, entre otras normas.

El proceso culminó, cuenta Xavier Poveda, y a finales del año tendrán la certificación, luego de haber invertido unos USD 150 000 aproximadamente.

Además de la inversión en infraestructura, pues se realizaron trabajos de cerramiento de bodegas, sistemas de control de ruido, se construyeron comedores y zonas de abastecimiento de producto; Poveda señala que lo más importante fue la inversión de tiempo en capacitación de personal.

Los 85 empleados de la empresa, añade, han recibido capacitación, "porque básicamente el obtener certificaciones implica un cambio de mentalidad. La gente no estaba acostumbrada a los criterios de seguridad industrial, controles de calidad...", dice.

Giovanny Leyton, jefe de producción que labora hace 11 años en la empresa, comenta que ha visto cómo ha cambiado todo con la adopción de nuevas prácticas, y añade que gracias a las capacitaciones, "todos estamos sintonizados, hablando el mismo idioma".

"Hemos cambiado las cosas que antes se hacían de manera artesanal, ahora se llevan tecnológicamente. Se controlan superficies de contacto, cuidados microbiológicos para que el cliente consuma un producto inocuo", comenta.

Otra arista de la estrategia de la empresa para que su producto tenga un alto valor agregado es la implementación de un nuevo departamento de control de calidad y maquinarias especiales para pulir el arroz y hacer un análisis mediante computadora de la composición del mismo, que representaron una inversión de unos USD 700 000.

Víctor Hugo Cerna, jefe del Laboratorio de control de grano, explica que con la ejecución de estos procesos de control, se garantiza que el grano no se pula en exceso y no pierda peso, valor nutritivo y cambie de color.

En el corto plazo, la empresa quiere incursionar en la elaboración de otros productos, como la harina de arroz.

Mejores prácticas Inocuidad. Para obtener el certificado de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), la empresa tuvo que adaptar nuevos sistemas de sanitización a la entrada de las áreas en donde se pila y empaca el arroz.

Laboratorio de granos. Para garantizar la buena calidad del grano, en la empresa funciona un laboratorio para analizar los granos en donde se evalúa la calidad de cada uno, en humedad, impureza, granos dañados por insecto, con base en muestras de 5 a 10 libras del producto, que llevan los 70 proveedores de la empresa.

Variedad de producto. La nueva línea de producto que Labiza espera exportar en el 2015, comprende cinco variedades. Se trata de recetas de arroz que solo necesitan cinco minutos en microondas para servirse: arroz con mariscos, arroz con camarón, arroz a la valenciana, primavera oriental y arroz con pollo. 70 variedades de productos ofrece la empresa arrocera Labiza.