Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 13
No 4

Dos asesores mejoran el estilo y la imagen

La moda cambia constantemente y lo realmente importante a la hora de vestir es definir el “estilo de cada persona”. Así lo considera Gabriela Becerra, quien junto con Patricio Nieto, emprendieron en Sista & Co., una firma de asesoría de imagen y ‘personal shopper’.

En septiembre del 2011 empezaron a estructurar este negocio a partir de sus profesiones y afinidades mutuas: el diseño de modas. El nombre provino del anglicismo ‘sista’ (abreviación de ‘sister’), que se traduce como hermana y que también se usa para referirse a una amiga entrañable. “Pensamos en una tienda de ropa y accesorios. El negocio -aclara Nieto- tomó un giro cuando identificamos que la asesoría de imagen era un mercado potencial”.

El ‘personal shopper’ ayuda al usuario a determinar los colores, tipo de prendas, peinados... que beneficien a su ‘look’. “Enseñamos a los clientes a comprar inteligentemente y a aprovechar bien su dinero”, indica Nieto.

En octubre pasado, los socios invirtieron USD 2 800 para especializarse como ‘personal shopper’ en el Style Institute de Lima (Perú),

Erika Hervas terminó sus estudios universitarios y contrató uno de los tres paquetes de servicios de Sista & Co. “En enero opté por el paquete básico. Patricio y Gabriela fueron a mi casa y tardaron unas cuatro horas en la asesoría. Me entrevistaron y analizaron mi guardarropas para seleccionar qué podría utilizar con mi nuevo estilo”, según indica.

[[OBJECT]]

Es necesario, explica Becerra, conocer la personalidad y las actividades que desempeña cada cliente. De allí, se realiza el estudio de colores para establecer las tonalidades que benefician al cliente dependiendo de su contextura física, piel, cabello, entre otros. En el ‘fondocloset’ se selecciona qué prendas no le favorecen y qué se debería donar. Una costurera los acompaña y se encarga de ceñir o ensanchar los vestidos que van a acordes con el nuevo look, explica Nieto.

Como último paso, en el paquete básico -que va desde los USD 150- los ‘personal shopper’ se encargan de acompañar al contratante a las boutiques tanto de centros comerciales como pulgueros o huecas de ropa importada, que ofertan prendas a bajos costos para “enseñar” a comprar al usuario según el presupuesto con el que cuente.

Este negocio atiende entre 12 y 15 clientes al mes. Omar Echeverría es uno de ellos; en marzo pasado optó por el paquete completo de USD 250. Aparte de la asesoría y el ‘personal shopper’, el cliente recibió una asesoría integral de belleza en Cristhian Játiva VIP y un álbum fotográfico con Byron Vera. “En EE.UU. el ‘personal shopper’ es un servicio cotizado por el ritmo de vida que no te permite pasar horas en las tiendas sin la certeza de que eso te irá bien”, indica este cliente.

Al mes, Sista & Co. factura entre USD 1 500 y 2 000, y cuenta con dos colaboradores. Como parte de su idea original del negocio mantienen una línea de accesorios y bisutería para mujer.