placeholder
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La asociatividad ofrece sabor a los platos de este menú

La Fonda Coopera, ubicada al este de Cuenca, oferta más de 100 platos en su menú. Entre ellos está el pescado en hoja, cebiche de camarón, sopa de cangrejo, seco de pato, trucha frita, parrillada de mariscos…

Este restaurante, que factura unos USD 20 000 al mes, es una parte del negocio de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Coopera que funciona en la capital azuaya. Su gerente, Rodrigo Aucay, señala que la Fonda nació por una necesidad de dar valor agregado a los productos de unos 34 000 socios que se dedican a la crianza de animales y a la agricultura.

Este proyecto surgió el año pasado con una inversión de USD 400 000; en principio la facturación bordeaba los USD 4 000 al mes. Sin embargo, paulatinamente crecieron la acogida y las ventas.

El local, de 650 m², está edificado sobre pilares de madera que le sostienen en una laguna de unos 1 200 m². Su techo es de paja y en su interior hay mesas y sillas de madera que evocan a las fondas antiguas.

Entre vajilla, ollas, cubiertos... se adquirieron más de 10 000 piezas para equipar la cocina y atender a los consumidores.

Uno de sus clientes, Miguel Calle, resalta la decoración, el servicio y la calidad de la comida. “Se nota que todo es cocinado al instante por la frescura del producto”.

Para Martha Chica, otra clienta, los precios asequibles son claves. Ella visita el lugar los fines de semana con su esposo y dos hijos. El gasto promedio por persona es de USD 6. Además, dice esta cuencana, existe variedad de ensaladas, vegetales, postres, carnes, etc.

Aucay identificó que era necesario incluir sazones de otras regiones del país. Por ello, entre los siete colaboradores de la cocina hay esmeraldeños, lojanos, manabitas...de esta forma se diversifica el sabor de los platos para lograr más acogida.

En la parte central del restaurante existe una parrilla de cinco metros de largo para satisfacer la demanda. Hay días en los que el local recibe hasta 650 clientes, en especial los fines de semana.

Una de las proveedoras de la Fonda Coopera es Victoria Villacís, quien, en tres hectáreas en la parroquia San Joaquín (al este de Cuenca), cultiva acelga, tomate, zapallo, entre otros productos. Desde el año pasado comercializa sus verduras y hortalizas a la Fonda y está satisfecha con la relación comercial.

La Fonda Coopera oferta platos a la carta y almuerzos ejecutivos. Aucay indica que el objetivo de este restaurante es brindar un servicio de alimentación sana. Por ello, en sus platos ofertan preparaciones con mellocos, mashua, quinua, soya, pescado, zapallo...

Para la directora del centro de Nutrición Life Center (Cuenca), Gloria Rueda, estas iniciativas gastronómicas son válidas porque incentivan a la comunidad a mejorar su alimentación sin sacrificar el sabor. Las personas suelen pensar que comer fuera de casa es sinónimo de comida chatarra. “Sin embargo, la Fonda Coopera desvirtúa ese concepto, porque ofrecen platos saludables con buen sabor”.

Aucay revisa cada detalle en la instalación del restaurante. Su objetivo es que las carnes y mariscos se preparen a la parrilla para que sean más saludables. “Con cada plato hay una opción de ensalada fresca o verduras al vapor, de acuerdo con el gusto del consumidor”.