Redacción quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 8

El aumento de la tarifa eléctrica sorprende a la industria

La aprobación del incremento en las tarifas de energía eléctrica tomó por sorpresa al sector industrial del país, así como el anuncio de parte del Régimen de que el hecho no impactará en sus costos finales de producción.

La consternación fue aún mayor luego de que durante los últimos años el Régimen ha insistido en el discurso de que la construcción de las ocho nuevas centrales hidroeléctricas traería como beneficio un costo de la energía menor, que promovería la competitividad de los sectores productivos del Ecuador respecto de los países vecinos.

Mediante resolución 041/14 del Directorio del 30 de abril pasado, el Consejo Nacional de Electricidad (Conelec), presidido por el Ministro de Electricidad, Esteban Albornoz, aprobó aumentar la tarifa eléctrica para el sector comercial e industrial en USD 0,02.

¿Cuál es el impacto real de este incremento? Tanto autoridades como actores industrial lanzan solo proyecciones.

Según el pliego tarifario vigente hasta antes del alza, la tarifa para los industriales oscilaba entre USD 0,041 y 0,084 de acuerdo con su nivel de consumo y con el horario en que consumen la energía. Pese a que este Semanario pidió al Conelec y al Ministerio de Electricidad una explicación detallada de cuál sería el impacto de la tarifa para cada uno de los sectores productivos, hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

A través de comunicados y pronunciamientos, la autoridad ha señado que solo se incrementará la tarifa y no el componente fijo de la demanda por reserva de potencia energética, que también pesa en la planilla industrial.

Por ello, el Conelec señala que para los clientes industriales "la energía eléctrica es marginal en la estructura de costos de producción y varía entre 1% y 5% según el tipo de industria".

El organismo agrega que en el ámbito regional, la tarifa industrial en el Ecuador se encuentra en niveles inferiores a sus equivalentes de Perú y Colombia, que se ubican entre 10 y 18 centavos por kilovatio-hora, y es la más baja de la región. Pero para los industriales, las versiones de un bajo impacto no son reales. Según cálculos de la Cámara de Comercio de Quito, la industria pagaría anualmente cerca de USD 100 millones adicionales por el incremento de tarifa.

Los 2 centavos del aumento se traducirán en un incremento de alrededor del 30% coinciden los industriales.

Dentro del sector textilero y de procesamiento de alimentos aún es difícil hacer un cálculo real hasta no recibir la planilla en el mes de junio. Ello, debido a que aún no se han hecho públicos los nuevos pliegos donde están todas la variables de cálculos pese a tener dos semanas de aprobada el alza.