placeholder
El proyecto aurífero Fruta del Norte está ubicado en Zamora Chinchipe. La primera producción de oro se prevé para fines del 2019 y el primer año de plena producción en 2021.

El proyecto aurífero Fruta del Norte está ubicado en Zamora Chinchipe. La primera producción de oro se prevé para fines del 2019 y el primer año de plena producción en 2021. Foto: LÍDERES

La inversión en minería será de USD 8 000 millones hasta 2024

2 de julio de 2017 18:15

El desarrollo de la minería industrial en Ecuador genera altas expectativas. Empresas y autoridades miran con optimismo la evolución de esta actividad, que estuvo relegada en la última década pero que tras una serie de reformas deja ver un gran potencial.

Las cifras que maneja el Ministerio de Minas dejan ver la magnitud que puede alcanzar esta industria. Son cinco proyectos estratégicos que el Gobierno, a través de Senplades y del Ministerio, maneja como las puntas de lanza de su política minera.

Los cinco están en el suroriente del país. Mirador (cobre) y Fruta del Norte (oro) se ubican en Zamora Chinchipe. San Carlos Panantza (cobre) está en Morona Santiago, mientras que Río Blanco y Loma Larga (ambos de oro) se encuentran en Azuay.

Estos cinco, más el proyecto Llurimagua, ubicado en Imbabura, deberían atraer inversiones por cerca de USD 8 000 millones hasta el 2024, según explica el ministro de Minas, Javier Córdova. “Una cifra considerable, que puede subir con el tiempo”.

De los cinco proyectos estratégicos, Mirador, Fruta del Norte y Río Blanco ya están en fase de desarrollo. El que está más cerca de empezar a producir es Río Blanco, en el 2018, asegura Córdova.

El Ministro recuerda que en Ecuador existe minería desde hace más de 100 años. Pero en su mayoría ha sido artesanal e informal. “Ahora la apuesta es generar una industria minera con grandes empresas y grandes proyectos”.

El optimismo es compartido en el sector privado. Rodrigo Izurieta, presidente de la Cámara de Minería del Ecuador, asegura que el país tiene un gran potencial en la materia.

Izurieta detalla que desde los años 90 se dieron tres etapas para el sector. Entre 1990 y 2006 el país tuvo un marco regulatorio que permitió la llegada de empresas interesadas en invertir.
Una segunda fase se dio desde el 2006. “Fue una etapa restrictiva, con regulaciones estatales muy fuertes. Eso ahuyentó a las empresas mineras”, dice Izurieta.

Y desde el 2013 arrancó una fase que, según Izurieta, fue de correcciones y que incluyó la creación del Ministerio de Minas, así como cambio de reglamentos. “Estamos muy optimistas frente al futuro”.

El anuncio más reciente es el de la minera BHP Billiton, que invertirá cerca de USD 41 millones. La filial de esta compañía en Ecuador realizará durante los próximos cuatro años exploración inicial minera en Imbabura.

Córdova e Izurieta coinciden en que la minería no será un reemplazo del petróleo. “Cada una tiene su lógica”, dice el Ministro y añade que para evitar errores está la Ley minera, que señala que al menos el 60% de regalías que generen los proyectos se invertirá en las zonas de influencia.

Según Izurieta, en un proyecto minero en producción, por cada USD 100 generados, 42 van al repago de la inversión inicial, 35 a gastos operativos, 15 a impuestos y un 8 a utilidades. Añade que se espera que la minería represente el 5% del PIB en cuatro años.

Las empresas también ven el futuro con buenos ojos. Para Ron Hochstein, presidente y director Ejecutivo de Lundin Gold, firma a cargo del proyecto Fruta del Norte, Ecuador posee un gran potencial geológico y ha demostrado que se encuentra preparado para convertir a la industria minera en un sector clave en el desarrollo económico del país.

Esta firma recibió semanas atrás financiamiento por alrededor de USD 450 millones para el proyecto Fruta del Norte. Esto representa la primera financiación conjunta con Orion Mine Finance Group y Blackstone Tactical Opportunities fuera de Canadá. “Esto demuestra su apoyo a la dirección que Ecuador ha tomado en relación con la política minera”.

Hochstein añade que Ecuador apenas inicia su experiencia minera a gran escala “por lo que uno de los desafíos es promover el conocimiento de la industria. Así mismo, requiere de mano de obra calificada y capacitada”.

Para Córdova, lo más importante es que los beneficios regresen a las zonas donde estarán los proyectos, ser buenos vecinos, monitorear el impacto ambiental y mitigar ese impacto. El Ministerio calcula que los proyectos generarán 25 000 empleos hasta 2020. Además, se analiza una refinería de cobre, que estaría en Posorja (Guayas). Todo para posicionar al
país en el mapa minero global.

Australia enseña su tecnología minera

Minas robotizadas y un puerto minero único en el mundo ponen a Australia en la cumbre de la exploración y explotación minera. Empresas como Fortescue Metals, BHP Billinton, Río Tinto, se disputan el liderazgo en software minero y centros de operaciones equipados con tecnología que les tomó más de 30 años desarrollar.

Tres gigantes de la minería australiana ya están en Ecuador. Se trata de Fortescue Metals, la cuarta empresa con más producción de cobre en el mundo, BHP Billinton, y SolGold asociada con New Crest Mining. Estas empresas llevarán a sus proyectos en el país parte de la tecnología que lleva operando casi una década en sus minas australianas.

Uno de los proyectos más adelantados es el de SolGold, en Imbabura, y se denomina Cascabel. Allí se producirá oro y cobre.

El proyecto está en la fase de exploración. Los técnicos utilizan corrientes eléctricas de bajo impacto para ubicar los grandes depósitos de pórfido, una aleación entre los dos metales con más demanda en el mundo.

“Los metales están ocultos bajo una gruesa capa de vegetación. A diferencia de otros países como Chile, donde las irregularidades de los depósitos pueden verse con facilidad desde el aire, en Ecuador es difícil encontrarlos”, explicó Pru Mclean, gerente de Relaciones y Desarrollo de Negocios de SolGold, durante el foro minero Latin American Down Under.

El encuentro se realizó en mayo pasado en Perth, Australia, y sirvió como una vitrina para que los países latinoamericanos captaran la atención de los inversionistas australianos. “Nos interesa la inversión australiana porque este país tiene la tecnología para extraer la riqueza sin alterar el ambiente. Las empresas austra­lianas llevan décadas desarro­llando sus prácticas ambientales en la minería”, explica Juan Rodrigo Salazar, embajador de Ecuador en Australia.
SolGold invirtió cerca de USD 30 millones en la tecnología de bajo impacto ambiental para explorar metales en Cascabel, pero esa es solo la primera fase. Para la explotación se analiza utilizar el método ‘block caving’, que consiste en una serie de túneles que les conectan directamente con el depósito, a 10 metros bajo tierra.

Otro gigante minero que ya tiene concesiones y explora en Ecuador es Fortescue Metals. Esta empresa es dueña y opera una cadena de suministro integrada que incluye cinco ‘docks’ en Herb Elliott Port, en la localidad de Port Hedland, así como el ferrocarril de cargas más rápido del mundo (alcanza los 80 kilómetros por hora), con capacidad de carga de eje de hasta 42 toneladas a lo largo de un tendido férreo de 620 kilómetros, que conecta los centros mineros con el puerto.

El ciclo ferroviario incluye 13 trenes diarios. Cada formación -compuesta por 2 locomotoras y 250 vagones, y una extensión de 2,8 kilómetros- carga hasta 36 000 toneladas de mineral de hierro hasta Herb Elliott Port.

Con un viaje marítimo de solo diez días desde Port Hedland hasta China, Fortescue ha consolidado importantes relaciones con clientes en ese país. El diseño y la disposición eficiente, la configuración óptima del atraque y la innovación continua para aumentar la productividad hacen de Herb Elliott Port la operación portuaria a granel más eficiente en Australia.

El sitio se ubica en una superficie de 200 hectáreas y comprende tres circuitos de carga y descarga con tres descargadores de tren, 54 kilómetros de sistemas transportadores, tres apiladores, tres recuperadores, estaciones de transferencia, estaciones de transmisión y de muestreo, así como sistemas de alimentación y control.

“En Ecuador estamos iniciando nuestras operaciones, estamos tomando muestras y analizando el tipo de tecnología que utilizaremos y que aún no podemos adelantar. Periódicamente viajamos con dos expertos para realizar estudios”, cuenta Tony Swiericzuk, director de desarrollo de negocios.

Entre tanto, BHP Billinton se destaca de entre sus competidores por su centro remoto de operaciones, equipado con tecnología que les permite monitorear 1 500 km de rieles, dos estaciones separadas en el puerto Herb Elliott, y operar la maquinaria que extrae cobre en su mina en Pílbara, a unos 2 000 kilómetros de distancia. Todo se maneja a control remoto.

El centro está ubicado en el último piso de uno de los céntricos edificios de Perth (este de Australia). Es un ejemplo de tecnología aplicada en la industria minera.

Más datos

CSIRO es un centro de investigaciones de tecnología minera, desarrollo de software y e investigación científica financiado por el Gobierno Australiano. El objetivo del centro es apoyar la industria minera y ‘ecologizar’ los procesos.

El 60% del software  minero que se utiliza en el mundo, fue desarrollado en Australia.
Fortescue Metals Group  produce anualmente 100 millones de toneladas de cobre y acero que se extraen en Cloud Breack, Christmas Creek. El 90% se exporta a China y a otros países de Asia.

En el puerto de Herb Elliot trabajan 547 personas. 232 pertene­cen a la planta de Fortescue Me­tals y 315 son contratistas ex­pertos en exportaciones mineras.

Lázaro Roque: ‘Los gigantes de la industria ya están viendo al Ecuador’

¿Cómo ingresó SolGold al Ecuador? ¿Qué los motivó a invertir aquí?

Nuestra empresa llegó al Ecuador en 2010. Compramos una porción pequeña de las exploraciones de Novo Mining, con opción a expandirnos. Empezamos a explorar y apenas hicimos las primeras pruebas, dijimos esto vale la pena. Encontramos un depósito de pórfido con una aleación de oro y cobre muy singular y difícil de encontrar.

¿En qué fase se encuentra el proyecto Cascabel?
Aún estamos en la fase de exploración. Hemos invertido cerca de USD 30 millones anuales desde que iniciamos con el proyecto porque se requirió tecnología de altísimo nivel, la mejor del mundo, con el propósito de mantener estándares altos de cuidado ambiental.

¿Qué expertos trabajan en la exploración de Cascabel? ¿Cuántas personas están vinculadas al proyecto?
Con nosotros trabajan unas 200 personas, la mayoría son de las comunidades cercanas al proyecto y otros ecuatorianos. Solo cuatro australianos trabajamos allí. Detrás de la exploración tenemos un equipo de expertos en este tipo de depósitos.

¿Qué dificultades encontraron en Ecuador? ¿Cuál ha sido el mayor desafío por superar en el proyecto?
Las cargas impositivas y los impuestos son altos en Ecuador. Hemos ido trabajando paso a paso para tratar de aliviar un poco esas cargas, pero es fuerte trabajar en un país con un impuesto a las ganancias extraordinarias, que se nos ha aliviado un poco con el respiro de un par de años más, que nos dio el Gobierno hasta recuperar la inversión. Pero de todos modos es difícil, personalmente creo que este impuesto no es muy aplicable.

¿Qué estrategias aplicaron para acercarse a las comunidades?
Nunca tuvimos problemas sociales ni reclamos por parte de las 15 comunidades afrodescendientes y campesinos, que habitan en la zona cercana al proyecto, más bien son ellos quienes nos defienden en caso de dificultades e incluso entregaron una carta al Ministerio de Minas para que nos concesionen otra extensión de tierra. Nos acercamos a ellos con propuestas de trabajo directo en la mina, y con proyectos productivos que involucran a más personas. Antes de nuestra llegada ahí no había oportunidades de empleo. No les hemos dado dinero, pero sí oportunidades, capacitación y educación.

¿Cómo les recibió el Gobierno ecuatoriano?
Desde el primer día que llegamos a Ecuador, el Gobierno fue muy abierto y nos dio todas las facilidades. Nos mostraron todas las oportunidades de inversión en el país, probablemente nos ayudó la coyuntura de la caída del precio del petróleo.

A diferencia de otros países con experiencia en minería a gran escala, en Ecuador los proyectos mineros de este tipo son recientes. ¿Considera que Ecuador ya está en el circuito minero latinoamericano?
Ecuador no ha sido un país históricamente minero, y el que sea reconocido así es un proceso que toma tiempo. El interés (de los inversionistas) por el Ecuador es cada día más grande. Chile, Perú y otros países tienen una historia minera antigua, en Ecuador la historia ha sido diferente, pero por descubrimientos como el de SolGold, ya atrajo la mirada de las grandes empresas como BHPBillinton, Fortescue… Estos gigantes de la minería ya están viendo al Ecuador, y algunos incluso ya tienen concesiones. Eso es positivo.

¿Cómo se mira el escenario del mercado de los minerales y metales a nivel mundial?
El mundo moderno depende de los minerales. Metales como el cobre son sumamente demandados en la industria, y a pesar de que últimamente hubo una caída en el precio siguen siendo una buena inversión.

Hoja de vida

Cargos.  Es vicepresidente y representante legal en Ecuador de las cinco empresas del grupo australiano SolGold.
Experiencia. Antes fue un científico naturalista, ambientalista de la Fundación Charles Darwin. Con el tiempo pasó a la industria minera.