placeholder
Leonardo Intriago disfruta de preparar platillos ecuatorianos, como el cebiche de camarón. Por su trabajo viaja por Europa y se da tiempo para apoyar a la comunidad GLBTI. Foto: Cortesía Leonardo Intriago

Leonardo Intriago disfruta de preparar platillos ecuatorianos, como el cebiche de camarón. Por su trabajo viaja por Europa y se da tiempo para apoyar a la comunidad GLBTI. Foto: Cortesía Leonardo Intriago

De Bahía de Caráquez surgió uno de los líderes de LinkedIn Italia

24 de abril de 2018 06:38

Un salto exponencial fue el que dio Leonardo Intriago. De las playas de Bahía de Caráquez, en Manabí, cruzó tierra y mar para llegar hasta Italia, donde se convirtió en una de las personas que abrieron la oficina de LinkedIn en ese país europeo.

Su trabajo difiere mucho de sus anhelos juveniles, cuando estaba interesado en el mundo del arte. En ese entonces sentía confusión sobre qué estudiar en la universidad, por lo que acudió al departamento de orientación vocacional de su colegio y le recomendaron que opte por carreras vinculadas a la sicología o los negocios.

No hizo caso y se inscribió, en 1995, en la carrera de Arquitectura de la Universidad Católica de Quito. Le interesó porque allí había la posibilidad de aprender diseño global, que era un concepto revolucionario; conforme avanzó la carrera, debido a cambios académicos, se dio cuenta que, tal vez, cometió un error al escoger los estudios de arquitectura. También le gustaban mucho los negocios.

A esa conclusión también llegó durante su participación en Aiesec, una organización de jóvenes que trata temas globales, interculturalidad, liderazgo, emprendimiento, etc. Casi todos sus integrantes eran economistas e Intriago quedó fascinado con ese mundo; debía tomar una decisión de qué hacer para su vida.

Eligió irse a vivir a EE.UU. para mejorar su inglés, donde se quedó año y medio. Trabajó medio tiempo y se involucró en el mundo de los negocios. “Era 1997 y sucedió el terremoto de Bahía. Mi familia ya no podía ayudarme así que tuve que empezar a pagar mis estudios”, recuerda.
Volvió al Ecuador, terminó su carrera en diseño gráfico y comunicación visual. Al continuar en Aiesec pudo hacer un intercambio en Italia en el 2002, donde decidió hacer toda su vida.

De esa época lo recuerda la economista Paula Suárez. Ella lo describe como un “excelente profesional y una persona con capacidad de aprender y de asombrarse. Cuando algo le interesa, lo aprende y no se rinde. Tiene un talento para conectarse con la gente”.

Esas cualidades, precisamente, le permitieron hacer ‘clic’ en Italia. Durante dos años trabajó en Aiesec de ese país como vicepresidente, vinculado principalmente al área de recursos humanos.

Atrás quedó el diseño y se concentró, principalmente, a ayudar a empresas a contratar extranjeros. En ese momento confirmó su interés por los recursos humanos.

Su profesionalismo le permitió darse a conocer en las empresas más grandes del mundo de talento humano. De esa manera llegó a Price Waterhouse Cooper (PWC) en Italia, en el 2005.

Entre las claves que le permitieron crecer personal y profesionalmente en ese país estuvo perfeccionar el italiano tanto para conversaciones regulares como para profesionales. Para ello decidió vivir junto a italianos, reducir el contacto con hispanohablantes, involucrarse en la cultura y tener apertura mental.

Gianpiero Pagliaro, excolega y vicepresidente de desarrollo de talento de Mediterranean Shipping Company (MSC), admira la capacidad de Intriago para aprender y crecer continuamente sin perder de vista sus valores fundamentales y su legado con su origen. “No ha sido fácil para él dejar su país. Al mismo tiempo, esta se convirtió en una de las razones más importantes por las que quiere tener éxito en la vida”.

Esa tenacidad fue la que le permitió tomar una de las decisiones más trascendentales de su vida en el 2012. Su vida laboral era muy buena y, de pronto, le contactaron de LinkedIn para que se convirtiera en su principal consultor.

Él no supo qué decisión tomar porque le pareció un poco extraño dejar su cargo de gerente para lo que le ofrecían. Sin embargo, desde la red social le explicaron que su cargo sería importante ya que tendría que, desde cero, levantar la oficina de LinkedIn en Italia.

Lo pensó y aceptó el reto. Con unas cinco personas no solo logró sacar adelante la oficina, que fue la primera en Europa, sino asesorar en todo el continente para la creación de otras nuevas. Actualmente, trabaja con 30 personas y tiene el cargo de ‘senior corporate succes manager’.

Como parte de LinkedIn también ha viajado a las oficinas de Omán, Catar, Dubái, Londres, etc. Mantiene contacto con representantes de empresas de recursos humanos de todo el mundo.
A través de la compañía pudo estudiar un máster de administración de proyectos en la escuela de ingeniería del Politécnico de Milán, ciudad en la que reside.

Su tesis tuvo el reconocimiento de la Asociación de Administración de Proyectos de Italia como la mejor a escala nacional.

Datos

Su proyecto de tesis de maestría es sobre la reorganización de una oficina al interior de LinkdIn. Todavía no se ha aplicado, pero el modelo fue premiado en el 2017.

Actualmente es representante de los derechos GLBTI en Italia, comunidad de la que forma parte.

Le apasiona mucho el ciclismo. Durante el año pasado recorrió 850 kilómetros en la zona sur del Reino Unido.