Redacción Quito [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La baja inversión extranjera directa es una preocupación

El optimismo marcó a los empresarios ecuatorianos al cierre del 2012, pese a las nuevas regulaciones introducidas en el ámbito financiero y tributario.

Según el estudio realizado por Deloitte, en el cual participaron 122 compañías cuya facturación alcanza los USD 12 500 millones y emplean a 53 600 personas, una gran mayoría percibió la situación del país como neutra o mejor.

Así, el 20,5% de los encuestados consiera como no positiva en la situación general del país, mientras que un 79,5% de los encuestados cree que la visión del país es positiva o neutral.

Y el optimismo privado es tal que dentro de sus perspectivas para el próximo año más de la mitad de los encuestados espera una mejor situación general de las empresas. Lo que sí, coinciden la gran mayoría es en la preocupación por las bajas cifras de Inversión Extranjera Directa en Ecuador frente a los países vecinos.

La empresaria María Fernanda Celi explica el optimismo del sector privado como una forma de ver la situación de estabilidad actual de la economía.

“No necesariamente esta situación de ver las cosas de forma optimista parte de las políticas económicas, sino de las condiciones del mercado. Hemos tenido que enfrentar fuertes decisiones, como reformas tributarias permanentes o cambios de reglas de juego, y aún así seguimos generando rentabilidad. Han sido buenos años para las empresas y creo que el siguiente también lo será”.

No obstante, para pequeños empresarios como Gabriel Figueroa, que hace dos años arrancó con su negocio de elaboración de alimentos procesados, los ajustes al sistema financiero que se vienen el próximo año pueden impactar en las actividades de las pequeñas y medianas empresas ecuatorianas.

Según este ejecutivo, “no sabemos qué va a pasar con las condiciones para otorgar créditos para producción. La reciente reforma tributaria crea más impuestos a la banca y sus representantes han dicho que eso impactará en el crédito a las microfinanzas”.

De todas formas, la expectativa de que los altos precios del petróleo mantengan a flote a la economía, son un puntal para que las empresas consideren que el 2013 se mantendrá con un buen ritmo.

El nivel de ventas desde el 2010 hasta hoy se ha mantenido con una tasa de crecimiento de entre el 15 y 20%, en promedio, por lo que es previsible que, de no suceder alguna evento no esperado, la tasa se mantendrá en el mismo orden.