REDACCIÓN QUITO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 21
No 4

La basura electrónica es un reto

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la empresa Telefónica escogieron a Quito como la sede del I Foro sobre la Gestión de Residuos Eléctricos y Electrónicos (E-waste en inglés). El reto fue dar a conocer las buenas prácticas en torno al manejo de estos desechos, que una vez que terminan su vida útil requieren un tratamiento adecuado.

Este tema atrae la atención mundial por los problemas que este tipo de basura genera al medioambiente y a la salud. La práctica en muchos países, sobre todo, los que están en vías de desarrollo es tratar estos desechos como basura común, sin tener en cuenta que emanan arsénico, mercurio, plomo y otras sustancias tóxicas. La UIT, entre sus múltiples tareas, tiene la labor de mitigar el impacto negativo de la basura electrónica y difundir las buenas prácticas en torno a este tema alrededor del mundo, tal y como se acordó en Dubái, el año pasado.

Ecuador, que fue escogido para acoger el foro, tiene algunas cifras alarmantes. Por ejemplo, se estima que actualmente en el país hay 39 000 toneladas de residuos electrónicos, según la investigación que hizo Ramiro Valencia, técnico del Ministerio de Telecomunicaciones, desde 1999. "Esto equivale a 2,6 kilos de basura por habitante", dice este experto, y agrega que solo entre el 2% y 5% de esta basura recibe un tratamiento especial y es desensamblada y enviada a otros países para el tratamiento final.

Una de las realidades que quedó al descubierto en el foro es que el país no tiene políticas públicas para fomentar el reciclaje de estos artefactos. El ministro de Telecomunicaciones, Jaime Guerrero, informó que el Comité de Comercio Exterior (Comex) lleva adelante un programa de incentivos para los distribuidores de teléfonos celulares, a quienes se les aumenta la cuota de importación si entregan los dispositivos viejos de sus clientes. Por eso los operadores privados de telefonía tienen en marcha campañas para reciclar los teléfonos en desuso.

Telefónica, que fue la patrocinadora del congreso, rindió cuentas sobre su gestión ambiental e informó que en los cinco años que lleva adelante su programa de reciclaje han entregado 8 000 dispositivos a un gestor calificado para que se encargue del tratamiento final.

Una de las empresas de tratamiento de la basura electrónica, que trabaja con algunas firmas ecuatorianas, es Belmont Trading Company, que tiene presencia en 17 países de Latinoamérica y el Caribe. Ellos se ocupan de desensamblar por ejemplo pilas (que contienen cobalto, níquel y cobre) y producen nuevas baterías, imanes y productos de acero inoxidable.

Otro de los desechos más usuales son las placas de circuitos (que tienen oro, paladio, cobre y plata) y producen insumos para la misma industria electrónica y para el mercado de joyas de oro y plata.

Una de los conclusiones que repitieron algunos de los ponentes del foro fue que el tratamiento adecuado de los desechos electrónicos y la reutilización de estos materiales reducirían las necesidades de extraer más minerales de la naturaleza.