Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

Las bebidas de soya alimentan sus ventas

En el 2006, América Williams arrancó con la elaboración de leche de soya, junto con dos colaboradores. En aquel año, la mujer quincuagenaria había pensado emprender en una microempresa que le permita ocupar su tiempo libre, tras su jubilación.

Hoy, la firma de Soya's AW es un negocio que alcanza los USD 15 000 en ventas promedio mensuales y distribuye sus tres sabores de leche de soya a unos 300 clientes ubicados en las provincias de Guayas, El Oro y Los Ríos.

Williams, en un inicio, comercializaba 100 litros (unos 200 envases) diarios de bebidas de soya, en un local del centro de Guayaquil. Siete años más tarde, Soya's AW mantiene una producción mensual de 40 000 envases (1 000 litros al día), de bebida derivada de granos de soya.

Shirley Campoverde, la menor de los tres hijos de Williams, lidera esta iniciativa desde el año anterior. "El mérito es de mi madre. Ella consiguió clientes importantes para nuestra firma, como lo son las cadena de Panaderías Punto Caliente y Economarket, sin mayores conocimientos de mercadeo o activación de marca", indica Campoverde.

"Es una alternativa para las loncheras de los estudiantes. Se necesitan más opciones que permitan entregar un 'lunch' nutritivo a nuestros jóvenes clientes", comenta Eduardo Veloz, administrador de la cafetería del Colegio Vicente Rocafuerte, ubicado en el centro norte de la urbe.

Frente a este nicho, Soya's AW lanzó, a finales del mes pasado, su envase de 250 mililitros. Durante la feria Guayaquil Gastronómico presentaron este producto, que se comercializa desde los USD 0,40 y está disponible en sabores de chocolate, frutilla y vainilla. Tiene una vida útil de hasta seis días.

La mayoría de las materias primas para Soya's AW se adquieren localmente. Al mes, esta firma que cuenta con una decena de colaboradores, procesa 45 quintales (50 kilogramos cada uno), de soya cultivada en Quevedo y Babahoyo (Los Ríos). También se complementa con soya boliviana que, a decir de Campoverde, es de mejor calidad que la peruana.

El proceso de elaboración de la leche de soya se inicia con el remojo de los granos durante cuatro horas. Tras cernir y moler el grano se cocina por dos horas junto con canela y el azúcar. Varias de las máquinas de la planta ubicada en el norte de Guayaquil han sido modificadas por Edinson Campoverde, hijo de América Williams, y quien también ha colaborado con la imagen corporativa y otros procesos de automatización.

"El consumidor de leche de soya es muy exigente -asegura la Gerenta- porque conoce sobre las bondades nutritivas que ofrece este producto. Usamos cerca de 30 quintales mensuales de azúcar morena, porque se relaciona directamente con la coloración y sabor de las bebidas".

Para los directivos de Soya's AW, los vendedores informales han aportado con un papel protagónico en la venta de las leches de soya. En el centro de Guayaquil es común encontrar a comerciantes de agua helada que también promocionan estas bebidas derivadas de la gramínea. "Compro unas dos o tres botellas del sabor tradicional", dice Karina Medina, quien vende en el sector financiero.

Campoverde añade que está desarrollando más productos como granolas derivadas del afrecho de la soya.

LA CIFRA:
500 mililitros tiene un envase normal de leche de soya.