placeholder
Ivanna Zauzich / Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 1

La bicicleta sin pedal toma pista en Cuenca

Las bicicletas sin pedales se utilizan para que los niños, entre 1 y 5 años, se familiaricen con esta actividad física y adquieran el equilibrio, para posteriormente montar en las bicicletas con pedales.

Esta tendencia se inició en Alemania, en 2005, con bicicletas de madera y luego las firmas dedicadas al ciclismo las elaboraron en fibra de carbono, aluminio inyectado y otros componentes, para hacerlas más resistentes y livianas, dice el consultor de mercados Daniel Jiménez.

Álvaro Vintimilla, gerente del almacén Bicicletas Cube (sur de Cuenca), explica que la tendencia nació en Alemania porque esa sociedad se moviliza en bicicleta para ir al parque, al trabajo, a divertirse, etc. En ese entorno, la industria de bicicletas identificó una oportunidad de negocio, para que los más pequeños se familiaricen con esa cultura de movilización.

Desde el año pasado, Cube importa desde ese país estas bicicletas con la marca Cubie, sin pedales, y ha comercializado cerca de 70. Las características, continúa Vintimilla, es que son de aluminio, su peso es de 8 libras, resisten hasta 44 libras de peso y su precio es de USD 160.

Para Vintimilla, lo positivo es que el niño que usa esta bicicleta, cuando pasa a la de pedales no necesita ruedas laterales, porque tiene sentido del equilibrio y coordinación. Además, desarrolla afinidad por la práctica del ciclismo.

El local de Specialized (en el sur de Cuenca) también comercializa estos vehículos desde el 2009, indica una de las colaboradoras del local, Yolanda Terán. La acogida ha sido buena, porque al mes vende unas ocho unidades (cada una cuesta USD 190). “Los clientes son los fanáticos del ciclismo, que quieren que sus hijos se involucren en el deporte”.

Miguel Heredia compró una bicicleta en diciembre pasado, para su hijo Nicolás, de 2 años. Está impresionado por la habilidad que ha adquirido con el juguete y por lo activo que lo mantiene.

Heredia confiesa que buscaba un triciclo, pero los que encontraba tenían componentes plásticos que parecían poco durables. Exploró en almacenes de bicicletas, encontró esta alternativa y la compró. “No me arrepiento, porque sé que Nicolás está desarrollando la coordinación y el equilibrio mientras se divierte”.

El pediatra Patricio Vásquez indica que cualquier juguete que incentive al movimiento de los niños es recomendable para mejorar la actividad física y el desarrollo motriz del menor.

Para Vintimilla, otra ventaja es que los usuarios forjan cariño por la cultura ciclística y siguen fieles a este deporte. Como en las ciudades se apuntan a movilizarse por este medio de transporte, “se incentiva a las nuevas generaciones a sumarse a este proyecto de movilidad”.

Según Jiménez, los ecuatorianos están cada vez más inclinados por incluir en su rutina la práctica de un deporte. El ciclismo toma fuerza, por sus beneficios cardiovasculares y porque se realiza en familia. Estas bicicletas sin pedales, concluye Jiménez, son una modalidad para lograr ese objetivo de ejercitarse en familia y fortalecer esa cultura de deporte en el país.