placeholder
Dilma Rousseff se reunirá con el ministro Chino el próximo 19 de mayo. Foto: EFE

Dilma Rousseff se reunirá con el primer ministro Chino Li Keqiang,  el próximo 19 de mayo. Foto: EFE

Agencia AFP
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Brasil espera USD 50 000 millones en inversiones chinas

14 de mayo de 2015 18:00

Brasil dijo este jueves (14 de mayo) que China invertirá USD 50 000 millones en nuevos proyectos de infraestructura en el país sudamericano, en la antesala de la visita del primer ministro de la nación asiática, Li Keqiang.

"Hay USD 50 000 millones en proyectos nuevos. Hay que esperar al fin de la visita para ser más precisos y también en relación a cuáles serán los proyectos", dijo a periodistas el subsecretario general de política, José Graça Lima, encargado de las relaciones con Asia y Oceanía en la cancillería brasileña.

El anuncio fue realizado previo a la llegada del funcionario chino para una reunión con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, el 19 de mayo, que marcará el puntapié inicial de una segunda generación de inversiones de Pekín en la potencia sudamericana, concentradas en industria pesada e infraestructura.

La lista incluye autopartes, equipos de transporte, energía, puertos, hidroeléctricas y ferrovías, entre otros. En carpeta estará también la ambiciosa construcción de una obra para desarrollar un corredor "ferro-oceánico" que permita sacar exportaciones brasileñas a China por el Pacífico, un proyecto monumental que atravesará parte de la Amazonia y se extenderá hasta Perú.

El emprendimiento pretende unir las principales zonas productivas de materias primas de Brasil con el Océano Pacífico, buscando economizar el costo de transporte de los bienes destinados a China, como la soja y sus derivados o el mineral de hierro. Consultado sobre el delicado aspecto ambiental de la iniciativa, el diplomático dijo: "El corredor exige un marco político y es una obra que durará entre 3 y 4 años, requiere licitaciones, es complejo (pero) está avanzando".

Resultados

Li aterrizará en Brasilia el día 18 por la tarde y dejará el país el 21 por la mañana con destino a Colombia, previo a pasar una jornada en Rio de Janeiro. Durante la visita oficial, ambas naciones BRICS repasarán la abultada agenda de negocios bilaterales, entre ellos el cierre de la venta de un primer segmento de 22 aviones de Embraer, que forman parte de una operación ya acordada de 60 aeronaves.

Según detalló Graça Lima, en el encuentro Rousseff y Li firmarán "una serie de acuerdos" a nivel gubernamental. Además, la agenda prevé otros cuatro de carácter empresarial y más de 30 actas nuevas, donde estarán las inversiones. "Esperamos resultados muy interesantes de esta visita", resumió el responsable de las relaciones con los países asiáticos de Itamaraty.

El encuentro sumará un capítulo a una relación ya intensa: China, además de tener el estatus de socio estratégico, es desde 2009 el principal aliado comercial y una de las mayores fuentes de inversiones externas de Brasil. Según datos de la cancillería del país sudamericano, el intercambio comercial bilateral saltó de USD 3 200 millones en 2001 a 83.300 millones en 2013.

El miércoles, Rousseff abordó la posibilidad de sondear un tratado de libre comercio, una cuestión compleja porque toca los intereses del Mercosur, que Brasil integra junto a Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela, cuyas normas no permiten abrir negociaciones sin el acuerdo de todos sus miembros.

"La cuestión del libre comercio entre Brasil y China es muy importante y tiene que estar en la agenda. Tenemos una regla con los países del Mercosur, que tenemos que tratar ciertos asuntos dentro del bloque, y eso no es un obstáculo, hasta creo que es una oportunidad", dijo la mandataria en una entrevista con China Business News, que fue distribuida por la presidencia del país latinoamericano.

Pero la posibilidad de abrir vías alternativas que permitan conversar con otros países o bloques sin la anuencia de todos los miembros ya tiene un principio de consenso en el Mercosur, según anticipó esta semana el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, una idea impulsada por ese país, junto a Brasil y Paraguay.