Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Un brazalete que ayuda a pacientes y médicos

Meditag es una manilla con un sensor que al pasar por un lector despliega la historia clínica del paciente. Este es el proyecto que presentaron cuatro estudiantes de noveno ciclo de Medicina y uno de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Cuenca.

Diana Molina, Raquel Zhumi, Andrés Valencia, Tatiana Jara y Patricio Romero fueron los encargados de idear este proyecto para la cátedra de emprendimiento, que dictaba Ivonne Morales, directora de Innfondos de la incubadora empresarial Innpulsar, con sede en Cuenca.

Para Morales, la creatividad fue el principal activo de estos jóvenes que soñaron con el proyecto y no se detuvieron ante los obstáculos. Un paso clave fue que cuatro estudiantes de Medicina se unieran con un alumno de Ingeniería Eléctrica para fusionar conocimientos en ambas áreas. De esta forma, dice Morales, “redujeron costos porque no contrataron una asesoría tecnológica para la elaboración del brazalete con sensor”.

Para Jara fue una experiencia emocionante, porque descubrió que sí tiene un lado emprendedor, que solo descubrió hasta que empezó el proyecto. La idea surgió porque pensaron en una herramienta que facilitara su trabajo.

Valencia agrega que cuando ejerza le gustaría que un paciente llevara la manilla para identificar rápidamente enfermedades que ha padecido, prescripción médica, alergias, entre otros aspectos. “Esta información facilitaría nuestra labor”.

La iniciativa no solo se basó en las necesidades de los estudiantes, sino que el grupo realizó una suerte de estudio de mercado. En el Hospital Vicente Corral Moscoso preguntaron a 20 médicos del área de Emergencias qué tan útil sería el Meditag. “La respuesta fue favorable para nuestra iniciativa”, indica Molina.

El grupo trabajó durante seis meses en ingresar información para el desarrollo del software y en el plan de negocios para estructurar el emprendimiento.

Para el médico Ricardo Moscoso, el Meditag sería una herramienta útil para atender las emergencias y reducir el uso de papel y el tiempo de búsqueda de los archivos médicos. “Sería interesante unificar la historia médica de cada paciente en ese brazalete”.

En junio pasado, los cinco integrantes del equipo presentaron el trabajo y recibieron críticas positivas. Están haciendo contactos con clínicas y centros médicos interesados en el producto. “No es fácil, pero en eso consiste emprender”, dicen.

Más sobre Meditag

  • El costo del equipo. El software y el lector bordea USD 2 300 y cada brazalete con el sensor, USD 700. Si aumentan los pedidos disminuye el costo de los equipos.
  • Los usos. Con la información del software se puede ver si el paciente es resistente a un medicamento y cambiarlo en caso de que no funcione. También identifica alergias.