placeholder
Las mujeres se encargan de realizar el corte del brócoli en la planta procesadora.  Los florets para los mercados internacionales se hacen con mucha delicadeza. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Las mujeres se encargan de realizar el corte del brócoli en la planta procesadora. Los florets para los mercados internacionales se hacen con mucha delicadeza. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

El brócoli es apetecido en Japón

7 de diciembre de 2017 16:48

El 70% de los trabajadores de Ecualimfood son mujeres. Ellas son las encargadas de realizar el corte, lavado, precocido y empacado del brócoli. El resto del personal se encarga de trasladar el producto vegetal desde las granjas hasta la fábrica procesadora, ubicarlo en la barra transportadora y enviarlo hacía los contenedores.

Según los dueños de esta procesadora y exportadora de brócoli, el toque refinado y delicado de las mujeres hace que el producto tenga una imagen adecuada para ser enviado al mercado internacional. Esto se suma a los altos estándares de calidad, seguridad, higiene y cuidado en el tratamiento.

Esto le permitió a Ecualimfood posicionarse en el mercado japonés, adonde llega el 60% de sus exportaciones. El producto se consume en metrópolis como Tokio y Osaka, entre otras.

Como recompensa a estos logros, recibió la mención de nueva exportadora en la séptima edición de los premios otorgados por la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

La empresa, ubicada en Lasso (Cotopaxi), participó entre más de 100 compañías exportadoras de bienes y servicios. Se destacó su trabajo para ampliar su oferta hacia mercados como el asiático.

Marisol Hervas, presidenta de la firma, sostiene que este galardón también lo obtuvieron porque la empresa garantiza que el vegetal no pierda sus propiedades iniciales y amplíe su conservación hasta por dos años. La joven empresaria indica que el consumidor oriental es exigente en el cumplimiento de los parámetros de producción.

Según Hervas, estos estándares de calidad se replican en los envíos hacía los países de Europa, EE.UU., Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Corea del Sur, Argentina y Chile.

Por ejemplo, para exportar a Israel los técnicos de la empresa se encargan de emitir la alerta verde. Esto significa que el producto está libre de cualquier tipo de insectos.

“No hacemos diferenciación a las naciones que exportamos con estas exigencias, y por eso hemos logrado posicionar nuestros productos con este valor agregado”, asegura Hervas.
El vegetal se siembra a más de 2 800 metros sobre el nivel del mar y en las cercanías del río Cutuchi, que nace de los deshielos del volcán Cotopaxi. La altitud y estar ubicados en la línea ecuatorial reducen el riesgo de plagas, lo que no sucede en las zonas bajas.

Según información de Pro Ecuador, la presentación del producto se ha destacado en los mercados más exigentes para el consumo en sopas, tortas, ensaladas y otras preparaciones.
Además, el producto tiene un sabor azucarado único, gracias a la presencia directa de los rayos del sol y la variación del clima.

Para asegurar que el producto sea de calidad, los campesinos de Cotopaxi y del norte de Tungurahua reciben asesoramiento técnico en las 12 semanas en las que se produce el vegetal en sus chacras. Allí se les explican las exigencias de los compradores internacionales, el cuidado de la planta y otras sugerencias.

“Los agricultores de la zona están apostando al producto libre de residuos de cualquier pesticida y ahora estamos buscando a otros campesinos que deseen ser parte de la producción del brócoli. Nosotros les estamos ofreciendo la guía técnica para que inicien”, asegura Hervas.

El producto también se comercializa en el país. Una de las compradoras nacionales es ­May­flower. La cadena de comida china lleva el producto desde la planta procesadora de Ecualim­food a sus 24 centros de comida.

Gabriela Morillo, asistente administrativa de esta compañía, explica que el producto procesado es de calidad. “Trabajamos desde la fundación de la empresa y no hemos tenido inconvenientes”.

Ecualimfood, sin embargo, no solo le apuesta al brócoli para la exportación. Están apuntando a la coliflor, frutillas y espárragos.

El envío de estos productos les permitiría llegar a otros compradores que no logran llenar un contenedor. “No representa para la empresa y el cliente enviar un contenedor medio vacío. Hay clientes que pueden unirse y adquirir un contenedor con varios productos y en eso estamos trabajando”, indica Xavier Hervas, gerente general de Ecualimfood.

Uno de los pasos para la expansión es la construcción de invernaderos, cuartos fríos y bodegas para el procesamiento. Los técnicos de la empresa se encargan de verificar la calidad del producto.