placeholder
Santiago Estrella. Corresponsal en Buenos Aires
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

En Buenos Aires se creó una red de emprendedores

A tres mujeres ecuatorianas se les ocurrió una idea al ver tanto ecuatoriano en Argentina. En ese país se calcula que están unos 6 000 compatriotas, fundamentalmente estudiantes.

Su estadía en Argentina es incierta y el propósito inicial es volver con un título académico. A algunos el azar de la vida hace que se queden y en ese momento los desafíos son otros.

Yomara Rosero, Andrea Ramírez y Fernanda Estrella decidieron crear la Red 0/30°. Los números se refieren a la latitud en que se encuentran Quito y Buenos Aires y se trata de una red de profesionales ecuatorianos en Argentina.

En un café del barrio Palermo Soho (nororiente de Buenos Aires), unos 10 ecuatorianos respondieron a la convocatoria, el martes pasado. Las creadoras de este proyecto esperaban una respuesta mayor, pero a veces es difícil juntar a los compatriotas en Buenos Aires, para desarrollar una iniciativa que pretende ser colectiva y que demanda trabajo.

Hubo no solo ecuatorianos, sino también argentinos y franceses con algún vínculo, sobre todo afectivo, con los del país. Son estudiantes de cine, diseñadores gráficos, profesoras de pilates, músicos, diseñadores de videojuegos, etc.

“El objetivo es construir en el crecimiento y desarrollo profesional de los ecuatorianos y ayudar a que nos integremos un poco”, dice Yomara Rosero, quien el año pasado organizó una exposición colectiva de artistas del Ecuador.

“Se trata de un espacio para mirar lo que la gente está haciendo y ver qué sale de esta interacción que nos puede beneficiar”, añade Andrea Ramírez, quien tiene un emprendimiento de diseño de bisutería. Ella vino a Buenos Aires pensando que regresaría a su Guayaquil natal, pero la vida le deparó quedarse en Argentina y tratar de abrirse camino, “algo muy difícil”.

Fernanda Estrella, creadora del grupo Ecuatorianos en Argentina en Facebook, advierte que “no se trata de competir sino de agregarnos, edificarnos en el campo laboral, aportar desde nuestros propios ámbitos, la fotografía, el diseño, la publicidad, para sacar adelante los proyectos que tengamos en una ciudad difícil como Buenos Aires”.

Para ser una primera reunión de algo inédito de ecuatorianos en Buenos Aires, la jornada sirvió también como catarsis de los anhelos que se tienen en la capital argentina, de emprendimientos que no brindaron frutos o ideas que están en pañales y de la vida tan duramente competitiva de la ‘Ciudad de la Furia’, como dice Gustavo Cerati.

Todo suma, dice Ramírez. “Los franceses hacen esto y van apareciendo ideas, colaboraciones y además, quedan como amigos”, añade.

Glenda Rosero, una fotógrafa de Tulcán, llegó sin saber realmente lo que se iba a plantear. “Espero fortalecerme en el campo profesional, hacer conocer el país porque no se escucha de Ecuador. Con esta reunión se pueden abrir puertas. Es una buena opción”.

Daniel Lucio llegó“embalado” con su obsesión cinematográfica. A punto de graduarse de la Escuela de Cine de la Universidad de Buenos Aires, quiere hacer una trilogía documental que ya tiene título: ‘Miles de pasajeros’, un recorrido por toda América.

Así fue la primera experiencia de esta red de trabajo o ‘networking’, una dinámica que “propone la participación rotativa y activa, donde interactúas cara a cara con otra persona, te presentas a ti mismo e intercambias tarjetas de presentación”, dice la invitación.

No fue tan así: fue una charla como de primer día de clases: todos se presentaron colectivamente. Pero la idea de esta iniciativa ecuatoriana en Buenos Aires es continuar con estas reuniones y avanzar.