En 1996 Byron Rojas trabajó en el diseño de dispositivos con tecnología CDPD. Que luego adaptaría a la tecnología GSM. Foto: Mario Faustos / Líderes
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Byron Rojas: un innovador de la tecnología

La pasión por crear e innovar lo llevaron a abandonar su primer empleo en plena crisis bancaria en el Ecuador. A finales de 1999, con una hija de 6 meses y una ­esposa por cuidar, se aventuró a plasmar su primera idea: un dispositivo que pudiera interpretar el lenguaje de los terminales de venta, y transmitir datos mediante la tecnología CDPD (red que se usaba para Internet).

Así, a sus 29 años, con una pequeña oficina, un osciloscopio, una computadora y muchas ideas, Byron Rojas (Guayaquil, 1970) creó, en su ciudad natal, Barrick, su primera empresa.

Este emprendedor actualmente tiene su segunda empresa y continúa creando soluciones tecnológicas que han sido exportadas a empresas en Venezuela, Brasil, Costa Rica, entre otros países, y adquiridas por diversas multinacionales.

Todo empezó cuando Rojas, un ingeniero eléctrico graduado en 1985 en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), se encontraba en un hotel en Campinas (Brasil). Allí evidenció que en el mercado internacional -de aquella época- no se habían desarrollado productos con conexiones inalámbricas de datos para cajeros automáticos, DataFast (un aparato que funciona como un punto de pago y enlace para tarjetas) y medidores eléctricos... Entonces, supo que era el momento de enfocarse en lo que siempre quiso: crear tecnología.

Un año después lo logró. Creó un dispositivo electrónico que permite que los aparatos conocidos como DataFast se conectaran de forma inalámbrica a la base de datos de la entidad financiera.

En ese tiempo, la conexión era mediante una línea telefónica que normalmente estaba ocupada. Aunque este invento no logró llenar las expectativas de Rojas, se vendieron 500 de estos aparatos en Ecuador y en Venezuela.

Ricardo Berrezueta fue su profesor de Control Electrónico e Industrial en la Espol y recuerda ese episodio en la vida de Rojas: "Fue una idea revolucionaria".

Él recuerda a Rojas como un alumno callado. Cuando hablaba -comenta- lo hacía para formular preguntas que resultaban oportunas para toda la clase. "Es de esas personas que mete la cabeza en algo y no la saca hasta lograr lo que quiere", agrega el catedrático.

La perseverancia de Rojas queda en evidencia cada vez que relata cómo desarrolló alguna de las innovaciones. "Cuando empecé a trabajar en la creación de los dispositivos, pensaba que todo se podía hacer fácil y rápido. Luego, me di cuenta de que debía prepararme y pasaba leyendo libros, manuales que descargaba de Internet y experimentando con prototipos".

Rojas cree que una de sus habilidades es identificar oportunidades. Así, mientras perfeccionaba un dispositivo para medidores eléctricos, diseñó en una semana un sensor de movimiento para marcar el número de pasajeros en los buses, que usaban la misma tecnología que el DataFast. Antes, había llamado a un dirigente de la Cooperativa de Transportes La Garzota, para ofrecerle el dispositivo. En el 2005, los buses urbanos reemplazaron a los torniquetes por estos sensores. Después de importar las piezas, elaboró unos 1 000.

La tecnología, la electrónica y la música son sus aficiones. Para él, crear tecnología es parte de un proceso creativo y la música lo ayudó. Mientras trabajaba en su tesis de grado, en el año 1995 fue parte de Hábitat, una banda de pop-rock que formó con sus amigos de barrio de la ciudadela Paraíso. Allí, él tocaba el bajo en los conciertos que ofrecía la banda en un bar de Urdesa (norte de Guayaquil). Todos los jueves, viernes y sábados entonaban canciones de los años 80 y 90 hasta las 03:00. "Si no hubiese sido ingeniero, sería músico", afirma.

Mensualmente se reúne con sus 'viejos amigos' a tocar en su casa, en donde tiene una batería que comparte con sus tres hijos. Su tiempo libre lo dedica a ellos; normalmente, para practicar las clases de matemáticas e inglés.

EasyMetering es la segunda empresa que fundó en el 2010 y en la que tiene siete colaboradores. La firma desarrolla aplicaciones tecnológicas y tiene oficinas en Lima (Perú) y en el Research & Development Park, un parque de investigación de la Florida Atlantic University, en Miami (Estados Unidos).

En julio de este año, vendió a la firma alemana Elster Solutions, una empresa que compite en el mercado de proveedores internacionales de medidores, un dispositivo que se incorpora a los contadores eléctricos y por el cual se emiten datos de manera inalámbrica.

Versiones anteriores de esta solución son usados por los medidores industriales de las empresas eléctricas de Ambato, Regional CNEL de Milagro y El Oro.

A sus invenciones se suma una máquina expendedora de recargas electrónicas que diseñó el año pasado. Elaboró siete y para este mes tiene previsto poner otras 100 en el mercado.

Uno de sus socios, Pablo Duque, lo define como una persona responsable. "Siempre tiene ideas; proyectos que quiere hacer". Él lo conoce hace 15 años.

No todo ha sido satisfactorio para Rojas. Los proyectos que diseñó con Barrick le dejaron deudas. En el 2008, cuando intentó retomar su proyecto de DataFast invirtió USD 50 000, pero los diseños no funcionaron. Otro proyecto similar al de los medidores falló.

Pese a ello, Rojas cree que lo esencial es seguir intentando y no desmayar. "Pensamos que todo ya está hecho, pero siempre se puede hacer algo nuevo", dice.

Durante una reunión en Brasil, antes de formar su empresa, este emprendedor compartió con otros ingenieros de Japón, Corea, Estados Unidos y Alemania. Mientras le contaban sus ideas se dio cuenta de que sus conocimientos estaban al mismo nivel. Ese capítulo de su vida lo recuerda cada vez que alguien le dice que no se puede crear tecnología en Ecuador.

Su esposa Tania Espinoza recuerda que muchas veces lloró y cada vez que lo veía trabajar se preguntaba si todo el esfuerzo valdría la pena. "Yo leía los clasificados en el periódico y señalaba trabajos para él. Pero Byron no desmayaba, decía que ya tenía trabajo", recuerda.

En cinco años aspira a que sus empresas vendan productos a escala mundial y que sigan dando valor agregado a las nuevas tecnologías. En su oficina, rodeado de máquinas y medidores, él continúa creando e innovando con la tecnología.


El valor agregado y el aporte a la tecnología
Inicios. En 1996 trabajó en el diseño de dispositivos con tecnología CDPD. Que luego adaptaría a la tecnología GSM.

Software. Las tarjetas electrónicas son diseñadas para medidores de las marcas Elster Solutions y General Electric.

Empresas. Barrick y EasyMetering. Y otros proyectos.


LA FRASE:

"Cada fracaso me permitió perfeccionar una idea. Yo quería crear tecnología y Cuando fallaba me llenaba de más ganas y dedicación".