Bolívar Velasco. Redacción Santo Domingo / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

CADE produce solo alimentos nutritivos

En el stock de alimentos nutritivos de las grandes cadenas de supermercados y despensas del país, la granola crocante del Colegio Adventista del Ecuador (CADE) se ha vuelto indispensable.

Ahí se promociona el producto, con base en las ventajas alimenticias que tiene este aperitivo, preferido por quienes buscan una dieta más equilibrada. Desde hace seis años, este bocado es el producto estrella de entre los seis aperitivos que produce la firma alimentos CADE de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Cada mes salen a la venta 200 000 unidades de 340, 240 y 40 gramos. 102 distribuidores se encargan de llevarla a los hogares a un costo promedio de USD 2,50. Pero las ventas a gran escala están en Supermaxi, Tía, Mi Comisariato, Santa María, Aki, Fybeca y Sana Sana.

Gracias a este roce comercial, alimentos CADE reporta ventas por USD 3 millones, con un margen de utilidad de alrededor de USD 300 000, según el balance financiero de este año.

Esta empresa se maneja bajo el concepto del 'no lucro', pues financia misiones sociales con enfoque a la educación adventista. Por ello, las ganancias que genera la marca se invierten en 16 entidades educativas adventistas en el país, incluida una de Galápagos, refiere Andrés Aguilar, gerente de Alimentos CADE.

En el km 16½ de la vía Santo Domingo-Quevedo está la planta procesadora. En el complejo de 10 hectáreas además se encuentran las aulas y el internado del Instituto Tecnológico Superior CADE.

Los alumnos, a la par de su formación académica, también se dedican a las labores en la planta de alimentos. Ellos son uno de los pilares de la empresa, que a su vez es un laboratorio de prácticas donde ponen en vigencia la teoría aprendida.

Actualmente, 30 alumnos colaboran en la preparación de los productos y en el área contable. Kerly Torres de 22 años es de Machala y desde hace tres años estudia Administración de Empresas. Ella se encarga del inventario. Por sus labores recibe el sueldo básico (USD 340) que la sirven para financiar sus estudios, para su residencia y los gastos personales.

Ana Plaza (26 años) es de Cuenca y desde hace tres años colabora en el Área de Embalaje. Trabaja desde las 07:30 y también continúa sus estudios de Promoción de Salud y Nutrición Humana.

Aguilar señala que el Instituto recibe estudiantes de todo el país, a los que se les da la oportunidad de estudiar y trabajar sin descuidar ninguna de las dos actividades. "Reciben sus remuneraciones como lo establece la ley. Empiezan con un contrato de tres meses y si deciden continuar se les extiende uno a plazo indefinido". La educación adventista se abrió espacio en el país en 1968.

Pero en 1998 surgió la idea de iniciar una actividad que genere réditos para sostener sus misiones. Un horno adquirido con 1 millón de sucres fue el punto de partida de lo que hoy es la empresa que maneja hornos industriales, grandes pailas freidoras, cocinas industriales y mezcladoras de alimentos.

En la Superintendencia de Compañías consta con una nómina de 65 personas. Su lema es elaborar alimentos naturalmente nutritivos. Su producción es diversa, además de la granola allí se preparan galletas de coco, avena, snacks de maíz, etc. Entre los ingredientes constan ajonjolí, avena, pasas y linaza, materias primas que proveen empresas nacionales como Base Sur, Harina Superior y La Fabril. El Gerente de Alimentos CADE señala que trabajan en la presentación de la granola light, que se lanzará el 2015. Se trata de un bocado de bajas calorías, con poca azúcar, con semillas de girasol, ajonjolí y miel. En el momento se encuentra en el proceso de certificación del Registro Sanitario y semaforización.