placeholder
La Junta Nacional de Café de Perú  promocionó la preparación de tragos hechos a base de café. Foto: Juan Franco Calderón / EFE

La Junta Nacional de Café de Perú promocionó la preparación de tragos hechos a base de café. Foto: Juan Franco Calderón / EFE

El café peruano registra 6 millones de quintales

31 de agosto de 2017 18:02


El café es el mayor cultivo legal de Perú con cerca de seis millones de quintales cosechados al año, cifra con alto potencial de crecimiento dado el bajo consumo de la bebida entre los peruanos. Por esta razón el pasado viernes se celebró su día nacional para extender el gusto por una buena taza del aromático grano.

Unas 223 000 familias agricultoras se dedican en Perú al cultivo de café en 425 000 hectáreas en la Selva alta y la Sierra por encima de los 1 500 metros de altitud. Es una zona donde funciona como sembrío alternativo a la invasión de la hoja de coca, el insumo principal de la cocaína y con el que podría competir en términos comerciales si creciera su consumo local.

No obstante, casi la totalidad de la producción de cafés especiales y orgánicos, la joya de la producción peruana, van a la exportación para grandes mercados consumidores de esta bebida como EE.UU., Alemania, Bélgica, Suecia y Canadá. El peruano consume 850 gramos de café al año y probablemente nunca ha tomado el café achocolatado, con sabor a uvas, otras frutas y flores, que se producen en Puno, Cuzco, Amazonas o Cajamarca. Para tener una idea, los colombianos beben dos kilos de café al año y en Brasil se consume seis kilos por persona.

“Hace 15 años, estábamos con 200 gramos de consumo per cápita y hoy estamos con 850 g, en camino de llegar al 2021 coronando con un kilo de consumo per cápita”, expresó el gerente general de la Junta Nacional del Café, Lorenzo Castillo. El representante de los productores atribuyó el reciente desarrollo de la industria del consumo del café a una serie de emprendimientos de empresarios jóvenes que han elegido un enfoque de trabajo con café de calidad, en cafeterías instaladas en Lima y otras ciudades grandes.

“Las (nuevas) cafeterías están conociendo los orígenes de los cafés de buena calidad que hay en todas las regiones productoras. Sobre todo, cafetales que están sobre los 1 500 metros de altitud, que tienen un manejo cuidadoso”, indicó Castillo. Entre las principales zonas de producción, Castillo señaló el corredor de Jaén y San Ignacio en Cajamarca, así como Bagua en Amazonas, que tienen una destacada participación en concursos internacionales.

Una de las cafeterías en Lima que ofrece café orgánico de esas zonas es Apu, que pertenece a una cooperativa formada por 2 700 familias caficultoras que cultivan en 6 000 hectáreas de Jaén, San Ignacio y Bagua, en la Amazonía norte de Perú. “Nuestro café está siempre ocupando los cinco primeros lugares en los concursos internacionales, el gourmet tiene una puntuación de 85% y el expreso 84%, es un café que requiere de un cateo permanente, igual que el vino”, contó Rotalde.

La cafetería, ubicada en la avenida Risso, obsequió un desayuno y una bolsa de café, valorizada entre USD 7,7 y 6 dependiendo si es gourmet, expreso o fuerte, a sus seguidores de las redes sociales. Muchas cafeterías anunciaron ofertas, degustaciones gratuitas, y promociones para esta fecha, y también habrá ferias de productores acogidas por varias municipalidades en Lima, Cajamarca, Cuzco y Junín.

A la par del aumento del consumo del café, que pueda incluso acompañar al ‘boom’ de la gastronomía peruana, los productores esperan este año un incremento de 13% de su cosecha anual para llegar a los 6,5 millones de quintales, frente a los 5,7 millones que cosecharon en 2016. “Si el clima nos acompaña, la cosecha puede mejorarse para el 2021 y estar bordeando los 7,5 millones de quintales”, indicó Castillo.

El café peruano fue arrasado en 2013 por una plaga de la roya, debido a los desórdenes climáticos, lo cual se sumó a una baja de los precios internacionales. “Lamentablemente, la agricultura está a la cola de la agenda de políticas de desarrollo, lo que tenemos es carencia de acceso a capital de innovación y de soporte técnico para adaptarse al cambio climático”, manifestó el representante.

Los productores, tostadores, distribuidores, autoridades del sector agrícola y de exportaciones también celebrarán en octubre próximo la séptima Expo Café para analizar el panorama de este cultivo y promover una marca nacional de café