Saed Zabana, propietario de la marca, en su centro afinación de los instrumentos. Los cajones se fabrican en talleres ubicados en el norte de Quito. Foto: María Isabel Valarezo / líderes
REDACCIÓN QUITO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Cajones peruano y español, con ritmo quiteño

Cuando a Saed Zabana se le pregunta sobre cómo aprendió a elaborar el cajón peruano y español, un instrumento de percusión elaborado de madera, cuenta la historia del guitarrista flamenco Paco de Lucía, en Lima.

Transcurría la década de 1970, explica Zabana, y al fallecido músico le llamó la atención el instrumento autóctono andino. Se llevó dos a España y los adaptó añadiéndoles cuerdas para que suenen a palmadas, y así se acople al flamenco.

De esta manera se derivaron estos dos instrumentos, que ahora se han popularizado en el mundo musical y se utilizan para interpretar desde pop hasta ritmos fusión contemporáneos.

Pero Zabana no es español ni peruano. Es un percusionista quiteño que a principios de la década pasada se apasionó por el flamenco.

El músico, quien ha estudiado percusión y batería en el Conservatorio Nacional, Mozarte, el Instituto de Música Contemporánea de la Universidad San Francisco de Quito, entre otros centros, aprendió cómo se trabaja la madera para conseguir un sonido particular.

Un amigo argentino con el que tocaba en la agrupación de flamenco, del cual no recuerda su nombre, pero al que le decían "el Pesetas" le enseñó cómo se fabrican estos instrumentos en el 2006.

En principio, los fabricaba para uso personal, pero luego decidió emprender su propia marca. Con una inversión de USD 2 500, que destinó para la compra de materiales y herramientas para la manufactura, nació Zukran Musik.

Zukran es una palabra árabe que significa gracias, y su valor agregado es que son instrumentos fabricados a mano y a la medida del cliente.

Su padre, Nabil Zabana, le sugirió que lacara sus cajones con un aditivo especial, con la que lo hacía un violinista clásico. Ahora esta recomendación es un secreto de su fabricación y le da el sonido característico a sus productos.

De a poco, Zukran Musik ganó terreno entre los músicos locales quienes comenzaron a demandar sus instrumentos. Por ejemplo, los integrantes de la banda Tercer Mundo o Sergio Sacoto tocan con sus creaciones.

Una de las estrategias para posicionarse en el ámbito musical ha sido entregar instrumentos a músicos para que los utilicen y los recomienden. Uno de los cajones españoles de Zukran Musik llegó a manos del mismo Paco de Lucía, el año pasado y de Alejandro Sanz, en el 2012.

Zabana, quien gracias a su desempeño es músico de marcas internacionales como Yamaha y el fabricante alemán de platillos Paiste, ha manufacturado bajo su marca unos 300 cajones. Los precios van desde los USD 200 a 400.

Si es que el cliente lo prefiere, el cajón puede llevar alguna inscripción realizada con láser en la madera. Al mes, este emprendimiento factura entre USD 1 500 a 2 000.

Efrén Gordillo, propietario de Uio Guitars, tienda de música distribuye los cajones de Zukran Musik. Él comenta que tienen una gran demanda debido a su sonido y gracias a que se elaboran de acuerdo a las demandas del cliente. "Tienen un excelente sonido y no envidia nada a marcas internacionales", añade Gordillo.

En ello coincide Juan Francisco Jijón, percusionista quiteño, quien utiliza los cajones desde el año pasado. "Tienen un sonido único y son versátiles para diferentes géneros", concluye.

El dato

USD 1 500 es la facturación mensual de la marca