placeholder
Sebastián Angulo / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

El trabajo y la cama no se juntan

Luego de terminar la cena, Kléver Carrera continúa con su trabajo. Él gerencia su empresa que brinda servicios de telecomunicaciones. Para terminar su tarea, contestar y revisar e-mails, planificar su agenda y mantener conversaciones por Skype con algunos proveedores lo hace desde su laptop. Él no usa un escritorio; todo su trabajo lo hace desde su cama, por “mayor comodidad”.

Carrera comenta que una de las desventajas de llevar el trabajo a la cama es que tiene dificultades para conciliar el sueño. Esta costumbre, que la mantiene desde hace unos siete años, también le ha producido dolores en la espalda.

Según la consultora estadounidense Good Technology, la mitad de los mil trabajadores encuestados en California, aseguran que leen y responden mensajes desde sus camas. Mientras que en Inglaterra otro estudio, realizado a 329 trabajadores británicos, asegura que 1 de cada 5 empleados pasa de dos a 10 horas de la semana trabajando desde la cama.

Esta tendencia ha generado que muchos fabricantes en esos países diseñen y comercialicen con éxito soportes con los que se puede trabajar con un ordenador de forma más cómoda. Por su parte, los fabricantes de camas han preparado modelos de colchón más grande y otros en los que se puede elevar la cabecera para permitir un ajuste más ergonómico.

Martha Vélez, ergónoma y fisioterapista, explica que esta costumbre se incrementó desde que computadores y dispositivos móviles, como smartphones y tablets se masificaron. “Ahora, debido a que los equipos son más transportables, es una tentación trabajar con estos artefactos desde el colchón”.

Vélez señala que una de las principales dificultades que provoca este mal hábito es posibles lesiones en la columna lumbar, además exponerse a radiación no ionizante que emana el dispositivo, que afecta a la retina del usuario. Por ello, recomienda apoyar el equipo sobre una mesa auxiliar y utilizar un mouse externo para evitar lesiones en la muñeca.

Christian Valencia, quien trabaja en una firma productora de alimentos, asegura que durante las noches utiliza su laptop entre cuatro y cinco horas. Por este motivo, dice que no es muy recomendable trabajar desde la cama porque, en su caso, termina durmiendo poco y eso afectaen su productividad laboral.

Carlos Espinoza, médico ocupacional, asevera que este es una costumbre común entre los trabajadores jóvenes. Pero esta costumbre se “ha agudizado”, debido a que el uso de redes sociales y el flujode e-mails tienen más tráfico en las noches y esto se termina combinando con el trabajo y provocan pernoctar hasta la madrugada frente a las pantallas. Por esta razón, el especialista recomienda realizar ejercicios de estiramiento, sobre todo de las muñecas y las columnas, que suelen ser las áreas con mayor afectación.

Las recomendaciones

Mesa de apoyo.  Si se trabaja en la cama se debe usar una mesa de apoyo, para minimizar las afectaciones. A más de brindar una mejor postura evita que el equipo se recaliente.

Horas de uso.  En caso de no poder evitarlo, en las noches se debe trabajar máximo unas dos horas, para evitar malas posturas e irritación de los ojos, según los especialistas.