Ilustración: Ingimage
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

El cambio de gerente se maneja con pinzas

La llegada de un nuevo gerente a una organización tiene efectos positivos y negativos. Por un lado, el nuevo ejecutivo va a aportar con una visión fresca del negocio; y por otro, el flamante jefe necesita adaptarse al puesto.

Pero no solo él tiene que adaptarse a sus nuevas responsabilidades: el resto del equipo también afronta un proceso de adaptación. Es que los cambios de gerente de una empresa se dan por muchos factores. Cuando un gerente se va de la organización o deja el cargo en buenos términos es necesario que el sucesor se nutra de la persona a la que reemplazará.

Ambos deben reunirse y compartir las fortalezas y las debilidades de la organización, recomiendan los especialistas. Esto es un aspecto casi obligatorio.

En cambio, cuando el relevo se da con circunstancias distintas el nuevo jefe conocerá la firma paulatinamente.

Una de las situaciones que inquietan a los colaboradores, al existir un relevo en el liderazgo de la empresa, es la incertidumbre en las tareas.

"Se debe dar estabilidad al equipo durante el proceso de transición, esto genera un ambiente menos tenso. Cuando existen cambios todos están a la expectativa de qué va a pasar y eso genera inestabilidad lo que se plasma en la productividad del personal", comenta Ricardo Ortega, especialista en Recursos Humanos y director de la consultora Enterprises Consulting.

Un estudio elaborado en el 2009 por el IESE Business School de la Universidad de Navarra y denominado Sucesión del CEO, cita que la primera fase que atraviesa un nuevo gerente es la posesión. "Esta primera fase suele durar de tres a seis meses y, con frecuencia, establece el tono del mandato del nuevo CEO" señala el estudio. Aquí el nuevo jefe aprenderá sobre los procesos de la compañía y se lo orientará sobre sus responsabilidades.

El estudio también enfatiza que "el análisis de los procesos de sucesión comienza por el examen de las circunstancias que provocan la salida del actual CEO y que exigen poner en marcha la maquinaria de búsqueda de un relevo".

Para Ortega, cuando este cambio de timón es asumido por alguien externo se debe seguir un minucioso proceso de selección. Se analizan factores como el estilo de liderazgo organizacional, la hoja de vida y resultados alcanzados en otras organizaciones. Si se elige un "mal elemento" esto puede derivar en afectaciones para la organización, de allí la importancia de esta selección.

En cambio, cuando el cargo gerencial corresponde a un ascenso, el panorama es diferente; la persona seleccionada ya conoce la cultura de la organización y su proceso de adaptación será más rápido. Sin embargo, hay que tomar en cuenta los factores negativos que podrían o no surgir con esa decisión.

Por ejemplo, los lazos de amistad o rivalidades entre los que no ascendieron. Cuando se realiza un ascenso, la nueva responsabilidad acarrea otras reglas y se debe dejar en claro eso, agregan los especialistas.

Existen factores determinantes para la elección interna del nuevo jefe. En ocasiones cuando se ausenta el gerente hay una persona que lo reemplaza y asume momentáneamente el liderazgo de sus compañeros. En estos períodos se pone a prueba su capacidad de dirección y liderazgo. Trabajar en la transición es importante para el sucesor y para los colaboradores para el éxito de la empresa.

El perfil en Ecuador

Un estudio. Según un estudio de la firma Deloitte, elaborado en el 2011 hay varios aspectos importantes de los gerentes en el país:

La edad. La edad promedio de un gerente general en Ecuador está en 47 años y además incluye unos 8 años de experiencia en este cargo.

El área comercial.De una base de alrededor de 330 empresas a escala nacional, al menos del 60% de los gerentes tiene experiencia comercial.

Otras áreas. Un 30% de los gerentes tiene experiencia en finanzas, administración o tecnología.

Preparación. Incluye MBA y el manejo de dos idiomas o más.