Centro comercial virtual creado por Camilo Cruz.  Foto: Julio Estrella / ÚN

Centro comercial virtual creado por Camilo Cruz. Foto: Julio Estrella / ÚN

Sebastián Angulo
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 1

Se dedica a crear e impulsar negocios digitales

22 de mayo de 2017 11:24

Hace tres semanas, Camilo Cruz contrajo matrimonio con Avanthi Readdy y con ello se cerraba un círculo.

Este quiteño de 29 años conoció a su esposa -nacida en India- mientras estudiaba su maestría en tecnologías de la información y negocios electrónicos en la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh (EE.UU.), gracias a una beca de excelencia de la Secretaría Nacional de Educación Superior (Senescyt).

Esa casa de estudios es prestigiosa debido a sus investigaciones en informática y robótica.
Fue justamente en esa época -mientras cursaba su posgrado- que además del amor también surgió su proyecto del cual es cofundador: mi.tienda, una plataforma de ventas en línea ya disponible y que aglutina a cadenas como Súper Paco, Pinto o Noperti.

Incluso, algunos clubes de fútbol profesional se han subido a la tienda en línea para comercializar sus productos oficiales. Uno de ellos es el Deportivo Quito
.
José Francisco Salgado, vicepresidente del club, señala que el año pasado decidieron sumarse a mi.tienda para vender mercadería, como camisetas. Además, trabajan en el proyecto de vender entradas para partidos a través de este portal de compras.

Cruz cataloga a este sitio como una especie de Amazon o Ebay tropicalizado para Ecuador y América Latina. El emprendedor cree que el ‘e-commerce’ puede funcionar en la región con una buena logística, medios de pago avanzados, generando confianza y, sobre todo, una buena experiencia entre los compradores.

La idea también fue desarrollada por Sebastián Valdivieso, su socio quien ocupa el cargo de jefe financiero de mi.tienda. Valdivieso es su amigo y se conocen desde hace 20 años, mientras estudiaban en la Unidad Educativa Martim Cererê, de Quito.

Valdivieso cuenta que actualmente varias personas conforman la sociedad de su emprendimiento, quienes han aportado capital para desarrollar la iniciativa.

Además, mitienda.ec es fruto de otro proyecto exitoso anterior: FlowerExplosion.com. Este emprendimiento digital -que se lanzó en el 2009- pone en contacto a haciendas floricultoras directamente con el comprador. Es decir, elimina las floristerías de la cadena de distribución y da la experiencia al usuario de tener un producto fresco con un clic.

El negocio, cuenta Cruz, nació gracias a la experiencia de Valdivieso en el mundo de las flores debido a que su familia se dedicaba a ese negocio. Hace nueve años, los jóvenes socios contactaron a cinco floricultoras que se sumaron a su proyecto. Además, se asociaron con FedEx, multinacional de la logística, para que se encargue de las entregas de las flores.

Para abrir el negocio debieron constituir una empresa en EE.UU. denominada Explogic. Esto fue todo un reto para los emprendedores. Ahora, Explogic es una firma incubadora de negocios digitales y de donde nación mi.tienda.

María Paulina Romo, presidenta de FedEx Ecuador, cuenta que cuando Cruz y Valdivieso llegaron con su idea les pareció innovadora debido a que era una de las primeras en apostar por el ‘e-commerce’ y flores.

Entre los primeros destinos de las flores ecuatorianas, recuerda Cruz, estuvieron ciudades de la costa este de EE.UU.

La idea tuvo éxito y para el 2014 contaba con más de 35 haciendas floricultoras de Ecuador, Colombia y Costa Rica. Al negocio le fue tan bien que una empresa estadounidense planteó una oferta para adquirirla. Flowerexplosion.com, cuenta Cruz, fue valorada entre USD 500 000 y 1,5 millones.

Digital Assets Holding, una firma con base en Nueva York, adquirió el emprendimiento digital. Actualmente, la marca FlowerExplosion pertenece a 301 Capital Partners. Sin embargo, en el acuerdo de venta, dice Cruz, se estableció que los socios ecuatorianos todavía trabajen en la parte operativa para FlowerExplosion.com en Ecuador.

Cruz estudió comunicación multimedia en la Universidad San Francisco de Quito, sin embargo, el emprendimiento siempre ha estado presente en su vida. Julia García, amiga y compañera desde la escuela, recuerda que cuando tenían 8 años, Cruz le propuso vender limonadas a ella y a Lorena Darquea, otra amiga, para comprar un perro.

García, quien actualmente es diseñadora de modas, asegura que su amigo siempre fue un buen estudiante e incluso llegó a ser abanderado en el colegio.
Cruz disfruta de los viajes, caminar y montar bicicleta. Además, confiesa que disfruta de la música latina: desde salsa hasta cumbias. Cuando descansa piensa en innovar en nuevos negocios.

Mi.tienda busca ser un centro comercial

Redacción Quito (I)

El emprendimiento busca ser el primer centro comercial virtual de América Latina. El proyecto trata de ubicar en un solo sitio a marcas y negocios consolidados para que el usuario pueda acceder a sus productos en el sitio web.

Mi.Tienda cuenta con múltiples opciones de pago en línea y servicio de entrega con cobertura nacional. El modelo contempla cero costos de afiliación y mantenimiento para los establecimientos y una baja comisión por venta, la cual incluye el procesamiento de tarjetas; recogida de productos desde el establecimiento. Adicionalmente, los pagos a tiendas se realizan en menos de una semana.

La clave de este centro comercial virtual es que mantiene la identidad de cada uno de sus comercios, sus espacios son personalizables y tienen subdominio propio.

Abrir una tienda es muy fácil, solo se debe ingresar a www.mi.tienda y presionar la opción “empieza a vender” que está ubicada al pie de la página. Si no vende, no paga por el servicio de estar alojado en la página web.

Debido a la irrupción del comercio electrónico, los centros comerciales están siendo afectados en EE.UU. Según reporta el sitio especializado Bloomberg, el sector inmobiliario en el área comercial debe estar preparado para enfrentar la tendencia global que apunta a que las compras en línea provoquen el cierre de tiendas físicas.

Las tiendas minoristas, antes grandes y numerosas, están pasando a ser más personalizadas y estratégicas, lo que ha repercutido en las ventas y en el cierre de tiendas.