Andrés Hidalgo creó la marca de ropa Mute Clothing. Actualmente estudia en la Universidad Santa María. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Andrés Hidalgo creó la marca de ropa Mute Clothing. Actualmente estudia en la Universidad Santa María. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Redacción Guayaquil  (I) [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

En estas camisas va un estilo de vida irreverente

3 de mayo de 2016 11:03

En diciembre del 2015, Andrés Hidalgo de 23 años decidió crear su propia marca de camisas: Mute Clothing. La idea nació, cuenta, luego de ver que “la ropa en Ecuador no tenía un estilo definido”. Han pasado cinco meses desde el primer lanzamiento y su invención ha dado frutos, ha logrado vender dos colecciones, ahora va por la tercera y planea llevar sus diseños a otras prendas de vestir.

Según los clientes, lo que más llama la atención de la marca son los distintos modelos y la exclusividad. Fernando Gil cuenta que adquirió una camisa luego de escuchar a Hidalgo en una entrevista para una radio de Guayaquil. “Él decía que su ropa reflejaba un estilo de vida diferente, algo irreverente, pero sin estándares establecidos y eso provocó mi interés”.
Mute es una propuesta que surgió de forma orgánica en la vida de este joven, al haber crecido rodeado del proceso de corte y confección de telas, por el trabajo de su padre en la industria textil. “Hace tiempo quería crear camisas con más estilo, que conceptualicen una idea artística”, explica Hidalgo, quien en la actualidad estudia Diseño Gráfico en la Universidad Santa María de Guayaquil.

Los diseños de la marca son variados, van desde estampados miniflorales o margaritas enormes, patrones geométricos vibrantes, animal print multicolor, hasta las visiones caleidoscópicas para quienes sostienen un estilo de vida moderno. Se los puede adquirir a través de las redes sociales.

Fernando fue uno de los primeros clientes en comprar varios diseños por esta vía. Él ingresó a la cuenta de Instagram de Mute y después de gustarle varios modelos adquirió cuatro camisas por un USD 32,99 cada una. Considera que “el precio es asequible, porque se obtiene una prenda exclusiva que pocas personas la tienen y que se pueden utilizar en el trabajo o para una reunión social”.

Nicolás Noritz, de 21 años, también considera que la exclusividad fue un factor que jugó a favor para que él compre una prenda de la primera colección de Mute, él ahora está pensando en adquirir dos camisas más. Hidalgo no quiere que su producto se vuelva algo repetitivo “que todo el mundo tenga” y por este motivo confecciona máximo cuatro o cinco prendas de modelos diferentes.

En cada colección hay disponibles más de 25 diseños. Las camisas son elaboradas en algodón y seda, algunas de las telas son importadas, otras tienen plasmados los diseños mediante la sublimación (impresión textil) que realiza en el taller de ropa de sus padres. Hidalgo muestra un sentido por el cuidado del ambiente; por ello, para el empaquetado de sus prendas reutiliza cajas de zapatos, las cuales le ha dado forma de armador para poder colgar la prenda.

Cuando Hidalgo inició, lo hizo con una inversión de USD 3 000, en la actualidad ha sobrepasado esa cifra y lo ganado lo reinvierte.

Entre sus planes está llevar sus diseños a pantalones y gorras, y expandir su marca a otros mercados. Por ahora, dice, sus camisas se venderán en Galápagos. “Conseguí unos distribuidores quienes quieren vender en una tienda del aeropuerto de Santa Cruz”.

Datos del negocios 
La elaboración

Las prendas son fabricadas en el taller de sus padres. Allí se plasman los diseños de Hidalgo mediante la sublimación (impresión textil).
La distribución
Además de las redes sociales, el diseñador acude a ferias de ropa y de diseño, donde coloca estands para promocionar sus prendas.

Otras tareas
Hidalgo también se dedica a ilustrar, pintar y a elaborar esculturas. Él vivió dos años en Australia donde estudio diseño.