Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Mas-Can, su cliente es el mejor amigo del hombre

Durante un viaje a Estados Unidos, Eduardo Sosa Vorbeck encontró la oportunidad para hacer negocios: notó que EE.UU. era un país con mucha demanda de juguetes para perros, pero que no contaba con producción propia.

Era 1990, Sosa visitaba en el país del norte a su amigo William Garcés y durante un paseo por supermercados se fijó en los huesos para perros que se ofertaban en los estantes y que además tenían gran aceptación de los clientes. "En Ecuador ni se pensaba en un producto así. Había la costumbre de alimentar a los perros con sobras, a lo mucho una harina amarilla y no se usaba la comida para perros como tal", recuerda.

Ese mismo año Sosa y Garcés conocieron a Steven Mendel, de la empresa Petrapport, que maneja la marca Beefeaters de productos caninos para EE.UU.Mendel adquiría huesos para perros en Argentina, pero la demanda era tan alta que debía también comprar el producto elaborado a Colombia. Esto porque son países que poseen en grandes cantidades la materia prima con la que se elaboran estos huesos: la carnaza de ganado.

Allí Sosa recordó que en Ambato existe una oferta considerable de este material. "Tuvimos que competir con las gelatineras, pues también utilizan carnaza para hacer gelatina", recuerda.

Sosa y Garcés se asociaron y juntaron USD 50 000 para rentar un espacio, comprar materia prima y montar un planta en Salcedo. En 1991 comenzaron con la producción, que solo se vendía a la empresa Beefeaters, en EEUU.

Su primera exportación fue de 5 toneladas de huesos para perro, en agosto de 1991. Para entonces contaban con apenas 30 empleados, pero esta cifra se duplicó en 1993, por lo que compraron un terreno de 3 500 metros cuadrados y levantaron su propia planta.

La planta creció y se duplicó la cantidad de carnaza procesada que pasó de 12 toneladas por mes, en 1991, a 25 toneladas por mes, en 1993.

Hasta 1995, Sosa Vorbeck y su socio vendían su producto exclusivamente a la empresa de Mendel, pero ese año, con la aparición de las diferentes marcas de comida para canes en el país, decidieron crear la marca Mas-Can, para abrirse mercado en Ecuador.

Esta decisión salvó de la quiebra a la empresa años más tarde, pues en 1999 Brasil comenzó también a fabricar huesos para perro que vendían a EE.UU. a precios más bajos, dejando atrás a los tres productores sudamericanos: Argentina, Ecuador y Colombia.

Entre 1999 y el 2000, con la dolarización de por medio, Mas-Can estuvo por desaparecer. Sosa compró las acciones de su socio y les otorgó las gerencias General y la de Ventas a sus hijos Eduardo y Esteban Sosa, respectivamente.

En el 2001 los productos de Mas-Can llegaron al mercado peruano, en donde se mantienen hasta hoy. Su última exportación a EE.UU. fue en el 2003 y desde ese año hasta el 2006 exportaron su producto a Chile.

Para el 2012 su facturación alcanzó el USD 1 050 000 y las principales cadenas de supermercados como Supermaxi, Mi Comisariato, Almacenes Tía, así como tiendas para mascotas y veterinarias ofertan su productos. Un 35% del total de la producción se vende a Supermaxi.

Javier Aguirre, gerente de la cadena de tiendas Mundo Mágico de la Mascota, trabaja con Mas-Can desde hace aproximadamente unos 15 años y compra un promedio USD 5 000 de sus productos cada mes.

También se vende el producto en el hospital veterinario Sinaí y en la clínica veterinaria San Francisco de Asís. Christian Caicedo es médico en esta última y asegura que los productos de Mas-Can evitan el estrés de los canes.

El especialista cuenta que trabaja hace cuatro años con los productos de Mas-Can. "Los recomiendo sobre todo a las personas que tienen a sus perros en departamentos, así evitan que la mascota, a causa de la ansiedad, haga cualquier destrozo dentro de casa".

La producción

Los productos.  Mas-Can cuenta con una línea de 30 productos entre huesos de carnaza, masticables, barras... para razas de perros pequeñas, medianas y grandes.

Una nueva línea.  Para el segundo semestre de este año esta empresa tiene previsto lanzar la línea de aseo canina Mas-Clean, de jabones, talcos de baño en seco y champús para perros. Tiene 60 empleados; las mujeres son el 75%.