Carolina Guamán abrió hace un año el emprendimiento Maxdolcy en el Centro Histórico de la capital azuaya. Foto: Giovanni Astudillo / LÍDERES

Carolina Guamán abrió hace un año el emprendimiento Maxdolcy en el Centro Histórico de la capital azuaya. Foto: Giovanni Astudillo / LÍDERES

Redacción Cuenca (I) 
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 21
No 0

Sus caramelos son artesanales y personalizados

24 de abril de 2016 16:31

Sus abuelos elaboraban las tradicionales melcochas, por ello Carolina Guamán se interesó por impulsar un emprendimiento para ofrecer un caramelo artesanal con diseños y sabores diferentes.

Hace un año, inició la producción de los dulces Maxdolcy, con una inversión de USD 5 000, para el área de producción y la instalación de un local en el Centro Histórico de Cuenca. Sus dulces tienen 14 sabores como sandía, piña, cereza, fresa, limón, mandarina, coco, mango...

En el centro del caramelo existe un pequeño dibujo de una fruta para identificar el sabor que tiene. Guamán dice que esas imágenes también pueden ser personalizadas, de acuerdo con el gusto del cliente. Por ejemplo, para las fiestas infantiles se puede plasmar la figura de algún personaje.

Para los eventos corporativos, en cambio, dibuja los logotipos de las empresas y para las fechas especiales como el Día de la Madre, San Valentín y Navidad hace corazones, Papá Noel, entre otros.

Según Guamán, tiene presentaciones de 60, 80, 160 y 230 gramos. Los envases pequeños tienen caramelos de dos sabores, los de 80 gramos cuatro y a partir de la presentación de 160 llevan 14 sabores. Los costos van de USD 3 hasta los 10, dependiendo del tamaño.

Una alternativa para que los clientes regalen estos dulces son las decoraciones de las botellas. Allí están dibujadas la Rotonda de Guayaquil, la Catedral de la Inmaculada, la iglesia de San Roque, el Puente Roto de la capital azuaya, entre otras imágenes. Además, se pueden colocar en pequeñas cajas de cartón, que tienen una diversidad de diseños y colores.

Todo el trabajo es artesanal, dice Guamán. Su materia prima es la azúcar blanca, glucosa y esencias. Según ella, el primer paso es pesar los ingredientes, luego se pone a cocción durante 35 minutos y a 200 grados. Una vez que se cumple ese tiempo se coloca el caramelo en una plancha de mármol con cuadro de aluminio en el centro para que baje la temperatura. Allí, se realiza el pintado de la figura escogida y se da color.

Después, en una mesa caliente, se realiza el armado de la figura que es un cilindro y, finalmente, se corta. Cada día produce 25 kilos y cuando se acercan fechas especiales como Navidad, San Valentín, fiestas de Cuenca, entre otras, esa cantidad se duplica.

La mayoría de la producción se comercializa en Cuenca a través de su local o en los supermercados de la ciudad, porque ya tiene registro sanitario para todas las presentaciones. Sus principales clientes son los turistas nacionales y los extranjeros.

Además, participa en ferias organizadas por el Ministerio de Industrias y Productividad y por la Empresa Municipal de Desarrollo Económico de Cuenca (EDEC). En Quito ofrece sus caramelos en la Galería Ecuador. Su objetivo es cerrar negocio con otras cadenas de supermercados del país.

En la feria que realizó la EDEC por Semana Santa, la cuencana Enma Molina se interesó por estos caramelos. “A más de tener un buen sabor, tienen una presentación diferente que es atractiva para regalar”, dice la clienta.

Oferta del negocio

La marca
. La emprendedora Carolina Guamán señala que el nombre Maxdolcy significa más dulces. Sin dar cifras de ventas, ella asegura que la demanda va creciendo por el diseño, por ser un caramelo artesanal y por las promociones realizadas en las ferias.

Las alternativas. Las tradicionales paletas, rosas de caramelo, bastones navideños, arreglos con rosas de caramelo por San Valentín o Día de la Madre son otras alternativas que oferta en su tienda.