Patricio Ramos (I) Redacción Manta / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Carlos Molina: Sus diseños calzan en EE.UU.

El manabita Carlos Molina mantiene un estilo impecable. No descuida detalle alguno en su presentación. Él dice que los pormenores cuentan y mucho en el mundo del diseño y la moda en el cual está involucrado hace 25 años.

Siempre viste zapatos de cuero, pantalón de tela, camiseta blanca y chaquetas llenas de líneas sobrias y colores oscuros y 'llamativos'. A este mantense se le hizo realidad el sueño americano. Todo empezó hace 29 años, cuando migró a EE.UU., desde su ciudad natal.

No fue fácil. Llegó a Nueva York y trabajó en un restaurante ubicado en el barrio Jamaica Queens. Luego, encontró empleo en el área administrativa de la importadora de calzado Bellini y, cuenta, ahí empezó su trayectoria como diseñador de zapatos para mujer. Gracias a los bocetos que dibujaba en su tiempo libre, se integró al área de diseño.

Hoy, los zapatos de Molina utilizan personajes y celebridades en la Gran Manzana, buena parte de EE.UU., Latinoamérica, Europa, Asia, según se destaca la trayectoria de este mantense en publicaciones especializadas.

La habilidad de este manabita es innata. "Desde los ocho años ya daba muestras de su destreza", dice su hermana Liris, sentada junto a la piscina, en una propiedad de Carlos en el emblemático barrio Jocay (centro de Manta). A ella se le humedecen los ojos cuando recuerda las manualidades que hacía Carlos cuando era niño y que hoy los ubican entre los renombrados diseñadores de calzado.

"Elaboraba juguetes con desperdicios de madera que recogía de un depósito que había frente a la casa en su niñez", comenta Liris. Esa vivienda estaba ubicada en el barrio La Ensenadita, un kilómetro al suroeste de Jocay. Hacía modelos de camiones, eran los 'carritos' para sus hermanos. "Sus creaciones eran del gusto de sus amigos, pero a ellos les cobraba, había que ganar algo por la dedicación", comenta su hermana.

Él quiso estudiar arquitectura, pero la economía familiar no le permitió, por ello migró a EE.UU., y hoy se califica como con "arquitecto frustrado". En ese país se casó con Dianalymm Bodero y procreó tres hijos. Pero también se dio modos para estudiar administración de empresas, en la extensión de la Universidad Vicente Rocafuerte en Manta lo que hoy es la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí.

Mientras trabajaba y diseñaba para Bellini, celebridades y personas inmersas en el mundo de la moda preguntaban de quién eran los diseños que encontraban allí, a lo que los encargados de esa firma decían que los hacía un ecuatoriano.

Con esa proyección y el reconocimiento de sus diseños, en 1999 decidió impulsar su marca 'Carlos Molina' y abrió tres tiendas en Manhattan. El negocio iba bien hasta que en el 2001 se produjo el ataque a la Torres Gemelas; ese acto terrorista puso en aprietos a varios negocios entre ellos el de Molina. Sin embargo, dice que logró salir a flote diseñando para otras marcas de propiedad de celebridades, entre ellas Fergie, Britney Spears entre otras.

La revista Ecuador Times, en una publicación de abril del 2011, destacó su aporte como diseñador para personajes y marcas reconocidas, como Jessica Simpson, Vince Camuto, Nicole Miller, Vera Wang, BCBG Paris, ING, Boton Chinese Laundry, Nina, Coup d,etat y también BMakowsky y Kahty Van Zeelan.

Este diseñador estuvo en Manta hace unas tres semanas. Aquí se hospeda en su propiedad y en donde renta ocho apartamentos amoblados. Se trata de un proyecto inmobiliario que fue diseñado por él, con la asesoría de arquitectos locales.

Carlos cuenta que artistas como Thalía, Jennifer López, entre otras, lucen sus creaciones. "A ellas les gusta mucho los tacones altos. Mis zapatos tienen un estilo arquitectónico, están llenos de colores con puntas siempre y están presentes en los pies de las divas; ellas reconocen mi trabajo. Lo valoran y lo recomiendan con mi nombre y apellido: Carlos Molina".

Este mantense, comparte su vida entre las pasarelas de Nueva York, Taiwán, Tokio, Madrid, Italia y Francia. Viaja cuatro meses íntegros al año.

La modista Fátima Chávez trabajó 20 años en Nueva York y hoy reside en Manta. "Carlos siempre está viajando, creo que sus desplazamientos por el mundo le permiten siempre estar a la vanguardia del diseño. Cuando está en Nueva York, donde reside, tiene una agenda muy apretada, pero siempre se da tiempo para conversar con sus amigos y paisanos".

La diseñadora y dueña de la casa de modas Karen Pamela en Manta, Asunción Villa, destaca su trabajo. "Sus diseños de tacones y puntas estilizadas nos encanta. Siempre están innovando; sin duda, es un ejemplo".

Desde el 2000, se ha convertido en un entusiasta colaborador del Patronato Municipal de Manta. Realiza desfiles y lo que se recauda dona para obras sociales.

Uno de los eventos recientes fue el 22 de octubre: llegó con parte de su nueva colección y participaron las candidatas a Reina de Manta. Ana María Suárez de Zambrano, a cargo del Patronato, cuenta que el espíritu solidario de Molina es único: "siempre hace un espacio en su agenda, para atender nuestras invitaciones". Cuando está en Manta comparte con "su gente" y no deja pasar la oportunidad para comer cebiche de pescado.