Foto: Mario Faustos / LÍDERES
Andreína Laines / Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Cecilia Arias de Neira, emprendedora por puro gusto

Para Cecilia Arias el día empieza a las 06:00. Lo primero que hace al levantarse es orar, es casi una regla en la vida de esta creyente católica que dedica unos minutos diarios a rezar cinco avemarías y un padrenuestro antes de ir hasta su trabajo. Por ello no es de extrañarse que un rosario sea una de las posesiones favorita de esta mujer que está al frente de la cadena de Pastelerías Domremi.

Hace dos años una de sus asistentes le regaló un rosario del Dios de la Misericordia de Perú. Arias confiesa que "siempre" pierde los rosarios, pero guarda cautelosamente ese.

Lo que no pierde es su tiempo. Su agenda es apretada. La mañana y la tarde las dedica a supervisar la producción de tortas, 'snacks' de sal y dulce y otros postres de la empresa. Este emprendimiento nació hace casi 12 años en uno de los barrios comerciales de Guayaquil con más potencial de esa época: Urdesa.

Alexandra Zambrano es una amiga de la familia. Ella era asistente en el despacho jurídico del esposo de Arias y vivió de cerca el surgimiento de Domremi. Ella recuerda, por ejemplo, como Arias no descansaba por cumplir trámites y permisos para abrir el primer local. Otra cosa que recuerda es que Arias experimentaba en los tipos de tortas y sabores que iba a ofrecer. "Nos hacía degustar cada día un nuevo sabor y nos preguntaba si las tortas estaban a la altura de las grandes pastelerías gourmet. Anotaba cada recomendación y volvía con otra opción", cuenta.

El primer local de Domremi se ubicó en un pequeño espacio, justo al lado de otra pastelería reconocida de ese entonces. "Fuimos atrevidos al ubicarnos en ese lugar. Pero debíamos intentarlo", recuerda Arias.

Domremi es un emprendimiento familiar liderado por Arias. Sus dos hijos: Francisco y Daniel Neira, un hermano y su esposo completan lo que ella define como "un equipo".

Cada uno tiene una tarea. La de Arias es administrar y supervisar a los colaboradores; además, como gerenta de Producción, es la encargada de que cada torta de Domremi sea perfecta. Daniel, su hijo menor es el gerente general.

Cecilia Arias se casó a los 19 años. "Era tan joven que no sabía hacer nada acerca de los quehaceres domésticos. Solo dulces y cakes caseros", cuenta. De su madre heredó el gusto por la pastelería que luego perfeccionó cuando viajó por dos años a Estados Unidos, cuando su esposo se trasladó hasta ese país para estudiar un masterado.

De 1976 a 1978 asistió a cursos que la Universidad de Texas brindaba a las esposas de los estudiantes. Allá aprendió técnicas de pastelerías y artesanías como el macramé, además de decoración. En ese entonces ya era madre de sus dos hijos a quienes les dedicaba su mayor tiempo. En esos cursos aprendió a elaborar el popular plato mexicano: chile jalapeño. Por eso, el plato se incluye hoy en el menú de la pastelería. Ella ya no lo prepara, desde hace algunos años, pero sus colaboradores aprendieron de su 'sazón'.

Quienes la conocen coinciden en que ella se sentía realizada como madre y esposa, pero siempre les decía que le faltaba algo. Ella quería saber cómo era la vida de una mujer que trabaja y tiene hijos.

Arias abandonó sus estudios en Diseño de Interiores para viajar a Estados Unidos cuando le faltaba un año para graduarse. Sin embargo, esto no la detuvo. Un día su hijo Daniel le propuso montar una pastelería y juntos pensaron en cada detalle. En el 2003, a sus 48 años esta mujer emprendió y junto a su hijo se asesoraron con un chef francés.

En el 2004, un año después de inaugurado el primer local, Daniel viajó a Argentina para estudiar gastronomía y Arias se quedó al frente de la pastelería. "Mantener sola una empresa que recién empezaba fue un reto, las ventas iban aumentando. Había que pensar en todo: desde comprar la materia prima hasta la venta en la vitrina", agrega.

Domremi empezó con tres colaboradores, hoy tiene alrededor de 40 en sus cuatro locales en Guayaquil. El segundo fue inaugurado en el 2005 y está en el centro de la ciudad. La tercera pastelería se abrió en el 2010 en el recién inaugurado Hotel Sonesta.

Walter Aguirre es uno de los proveedores de la pastelería. Semanalmente le vende pulpa de fruta de mora, naranja y frutilla. La relación comercial surgió hace unos cuatro años. En ese tiempo Aguirre sostiene que Arias ha sido una persona muy trabajadora y pieza clave en el desarrollo de la firma pastelera.

Para la compra de materia prima hace una programación quincenal y mensual de los pedidos. Este trabajo lo comparte con sus dos asistentes.

Una de ellas es Ericka Zambrano, con quien trabaja hace unos cuatro años. Ella define a Arias como una mujer perseverante y dedicada a su trabajo. "Siempre está pendiente de lo que sucede con alguno de nosotros", cuenta.

Arias acredita el crecimiento de Domremi a la comunicación que existe en su familia para tomar decisiones. El aumento del gusto por la pastelería gourmet en Guayaquil llevaron a que Domremi tenga su cuarto local en el 2011. En sus inicios vendían un promedio de 100 tortas semanales, hoy el número asciende a unas 1 500 en el mismo período.

El día laboral para Arias concluye a las 18:00, aunque reconoce que siempre existen contratiempos en la empresa. Al llegar a casa enciende su teléfono celular; pues durante el día prefiere no "entretenerse" con este dispositivo. Sin embargo, sus conocidos agregan que "siempre se la puede localizar en la pastelería". Uno de sus pasatiempos que añora es el chin kung, una práctica que combina técnicas para la mente, la respiración y el ejercicio físico. Hasta hace más de un año lo practicaba con frecuencia, pero ahora lo ha dejado de lado por falta de tiempo.

Para Daniel, su madre es aporte fundamental para que Domremi tenga una dirección. "Su esfuerzo y dedicación son lo que hace avanzar el negocio", dice. Esta pastelera se define como una persona desconfiada y confiesa que le cuesta mucho controlar su carácter. Siempre tiene una sonrisa para sus clientes, a los que cuando puede atiende personalmente.


2002. UNO DE LOS CUATRO LOCALES DE DOMREMI

En Urdesa está ubicado el primer local de esta pastelería que fue inaugurado en el 2002. La última remodelación del lugar se la realizó el año pasado.

Emprender en lo gourmet fue su acierto Los locales. Domremi tiene cuatro locales en Guayaquil: Urdesa, Centro, City Mall y en el Hotel Sonesta.

Cargo. Ella es la gerenta de producción de Domremi.

Domremi. Vende unas 6 000 tortas al mes. En sus opciones tiene 16 sabores de tortas además de bocaditos de sal y dulce.

La frase:

"En un emprendimiento familiar, el trabajo y la toma De decisiones en equipo es primordial para el crecimiento y futuro de la empresa".