Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

La cerveza hecha en casa es su aporte al emprendimiento

Para Gabriel Proaño, el aroma, sabor y cuerpo de una cerveza artesanal es totalmente superior al de una cerveza industrial. “No tiene comparación”, insiste. Él es el propietario de Barracuda, que oferta cerveza preparada artesanalmente en Guayaquil.

Este fanático de la cerveza vivió en Argentina por cinco años. En ese país probó variaciones de esta bebida elaboradas de forma artesanal. “Desde entonces decidí que quería hacerlo yo también”.

Así, luego de regresar al país hace unos dos años, inició una etapa de investigación. Leyó libros de química, consultó con expertos y tomó tres cursos en la Sociedad Ecuatoriana de Cerveceros Artesanales (Quito).

Fue un proceso largo, cuenta. Tuvo que practicar varias veces y equivocarse hasta encontrar la fórmula adecuada. “Lo más importante es la sanitización”, enfatiza. “La cerveza puede saber bien, pero el artesano debe cerciorarse de que esté libre de bacterias”. Finalmente lo logró, y hace aproximadamente un año nació Barracuda.

Para la creación del negocio, Proaño invirtió unos USD 3 000. Los usó para la implementación de un cuarto de producción en su domicilio. También compró implementos como barriles, fermentadores y moduladores.

Hoy, Barracuda produce unos 500 litros semanales de cerveza, lo que le genera ingresos mensuales de aproximadamente USD 1 000. La cerveza que realiza es de tipo Weissbier (de trigo) en tres presentaciones: roja, rubia y negra.

La elabora en el cuarto de producción, utilizando ingredientes importados como malta y lúpulos. Otros, como azúcar negra, avena y trigo, los consigue localmente. Es un proceso riguroso que dura unas 16 horas, explica Proaño.

Pipo Klinger es cliente de Barracuda. Él ha probado la cerveza en dos ediciones distintas de El Mercadillo, el año pasado en Guayaquil. Dice que el sabor es bueno. “No puedo afirmar que es mejor que una cerveza industrial, pero sí es muy diferente. Es un sabor fuera de lo común, y eso es lo que la hace buena”.

La venta de la cerveza Barracuda se realiza por barriles y por ‘pintas’ (330 cm3). Cada barril posee unas 45 pintas. Los barriles se venden a USD 55 al por mayor y a 65 al por menor. Las pintas, en cambio, tienen un valor de USD 2.

Francisco Santana es otro cliente. Él asegura que compra esta cerveza regularmente debido a que es “un producto interesante, ya que hay pocas cervezas artesanales en el país”. Agrega que la diferencia entre una cerveza industrial y una artesanal es notoria. “Es agradable saber que la artesanal no contiene aditivos”.

Más sobre el negocio

La promoción.  Se promociona mediante la participación en ferias y a través de Twitter: @BarracudaBeer.

La elaboración.  Proaño elabora la cerveza en su domicilio, ubicado en el norte de Guayaquil.