placeholder
César Buenadicha estuvo la semana pasada en Quito para  analizar el ecosistema emprendedor de la capital. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

César Buenadicha estuvo la semana pasada en Quito para analizar el ecosistema emprendedor de la capital. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Alejandra Marín  IMPAQTO Para LÍDERES 
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

César Buenadicha: ‘La innovación favorece a la ciudad’

1 de marzo de 2017 12:55

César Buenadicha es especialista líder en el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), que es parte del BID. Su trabajo es dirigir el diseño, supervisión y evaluación de más de 50 proyectos. Sus áreas de trabajo incluyen innovación social, emprendimiento social, redes de distribución y ciudades inclusivas.

¿Cómo se combinan la innovación y el emprendimiento social para generar una ciudad inclusiva?

La innovación y el emprendimiento social significan que la ciudad debe cambiar para mejorar. Todos los procesos de innovación y de emprendimiento buscan nuevas ideas, nuevas soluciones y nuevas maneras de actuar en favor de la ciudad. Lo anterior genera un proceso participativo y además de ser un espacio abierto y dinámico, también es inclusivo y de mejora. El emprendimiento permite interactuar para mejorar una ciudad. De forma que la innovación social no solo tiene que dar buenas soluciones, tiene que dar soluciones participativas. Lo importante es que los ciudadanos puedan tener esa capacidad de realizar sus propias innovaciones.

¿Qué otras condiciones se deben dar para tener una ciudad inclusiva?

Podemos hablar de iniciativas desarrolladas en el sector público, múltiples alcaldías han generado aplicaciones para que los ciudadanos opinen, interactúen, reclamen y participen. Esta participación ya no solo se vincula al voto sino a una interacción en la cual la gente quiere ser escuchada en distintos ámbitos y esferas, en donde las redes sociales han tomado un peso importante. También, considero que la innovación puede recuperar las mejores prácticas de trabajo comunitario y participativo en relación a una ciudad inclusiva. Eso puede verse en la economía colaborativa, la cual se basa en utilizar las capacidades de todas las potencias sociales, los recursos existentes para que de manera compartida a través de medios digitales se puedan establecer modelos que generen un bienestar para todo el mundo.

¿Qué beneficios ofrece una ciudad inclusiva a sus habitantes y visitantes?
Existen beneficios en múltiples ámbitos. Diría la utilización de recursos, las ciudades deben ser capaces además de poseer recursos de poder utilizarlos de formas más efectivas y creo que eso es un potencial. Realmente existen ciudades, como en Barcelona que tienen metas como en el 2040 el 95% de las necesidades de la ciudad se satisfagan de la misma ciudad.

¿Qué ciudades de la región se pueden mencionar como ejemplos de inclusivas?

Me ha sorprendido el ecosistema de emprendimiento en Quito; el reto es que esa fuerza emprendedora sea destinada a mejorar la ciudad para su inclusividad. Medellín es una ciudad que ha recorrido un camino largo en cuanto a emprendimiento e innovación más aún con el conflicto existente en Colombia donde Medellín fue capaz de cambiar en un contexto que no era tan favorable, pero creo que ahora hay más ciudades que apuestan por la gente joven. Existen nuevas generaciones en puestos públicos que quieren cambiar las cosas, tienen mayor propósito para innovar.

¿Cómo se involucra lo digital en estas ciudades?

Las redes sociales son fundamentales para el trabajo con millennials. En el ámbito de la cuarta revolución industrial por todos los procesos tecnológicos, claramente la ciudad es donde se está dando una concentración de población tecnológica. Existe una concentración de ideas y en ese sentido es lo que se está dando emprendimientos e innovación. Eso no significa que las ciudades no deban interactuar con las zonas rurales como es el caso en Ecuador, pero sí significa que se están dando unas dinámicas de transformación social, económica y medioambiental más relevante.

¿Es necesario que todas las ciudades piensen en ser inclusivas?

Sí. No creo que exista una ciudad que diga ahora mismo que está satisfaciendo las necesidades de sus ciudadanos de manera equitativa e inclusiva en todos los aspectos; como la importancia de unir a los jóvenes, a las mujeres, a los colectivos, a los adultos mayores. Se entiende que siempre habrá aspectos que mejorar en las ciudades para su bienestar y sostenibilidad.

¿Cómo se conectan estas ciudades inclusivas con las empresas B?

Las empresas B tienen todo un programa de trabajo en relación a las ciudades. El crecimiento de un tejido de empresas responsables sin duda alguna genera una ciudad mucho más abierta y más inclusiva.