placeholder
Las modelos desfilaron entre acantilados rocosos.

Las modelos desfilaron entre acantilados rocosos.

Chanel recreó un espacio acuático para ninfas

12 de octubre de 2017 15:12

Ninfas con botas, capuchas y mangas de plástico transparente desfilaron para Chanel, cuyo director artístico, Karl Lagerfeld, las hizo brillar en medio de una vegetación exuberante.
Aunque ya son muchos los pases que Lagerfeld ha celebrado en el Grand Palais de París a lo largo de su carrera con Chanel, la capacidad del “Káiser” de la moda para asombrar sigue intacta.

Después de recrear un cohete espacial y la Torre Eiffel en las últimas dos temporadas, la semana anterior convirtió el majestuoso edificio en un paisaje inspirado en las Gargantas del Verdon, el mayor cañón de Europa, en el sureste de Francia.

Las modelos desfilaron así entre acantilados rocosos y cascadas, al ritmo de la música de la cantante islandesa Björk.

Kaia Gerber, de 16 años, hija de la ex top model Cindy Crawford y sensación de la Semana de la Moda de Nueva York, abrió el pase con una chaqueta de tartán deshilachada y unas botas altas de plástico transparente.

Le siguieron modelos con impermeables y vestidos cortos combinados con dos bolsos que se llevan superpuestos. El universo acuático se evidenció además a través de pendientes en forma de gotas de agua y de bolsas parecidas a medusas.

El azul del mar, del cielo, pero también del clásico jean, se impuso en varias siluetas así como los tejidos brillantes, como escamas de peces.

En esta cita ineludible de la moda el diseñador hizo desfilar de nuevo a su ahijado de 8 años, el modelo Hudson Kroenig.