El encuentro se realizó en el auditorio de la UEES, ubicado en la vía a Samborondón. Decenas de asistentes escucharon a los especialistas. Foto: Francisco Flores para LÍDERES

El encuentro se realizó en el auditorio de la UEES, ubicado en la vía a Samborondón. Decenas de asistentes escucharon a los especialistas. Foto: Francisco Flores/PARA LÍDERES

Redacción Guayaquil  (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Una charla para disipar las dudas vocacionales

31 de enero de 2016 15:44

El año lectivo escolar en la Costa ecuatoriana terminó en enero y cientos de jóvenes de entre 17 y 18 años se despidieron este año de la etapa colegial. Las preguntas que rondan por la cabeza de los adolescentes en esta época pueden generar indecisión e incertidumbre por el futuro.

¿Qué voy a ser?, es la pregunta clave en la mente de un joven ‘millennial’, comentó Roberto Páez, psicólogo y coach certificado, en el marco del foro: ¿Cómo ayudar a sus hijos a escoger una carrera?, que se realizó el 28 de enero en la Universidad Espíritu Santo (UEES) en Samborondón.

Elegir una carrera universitaria es una de las decisiones más importantes en la vida de un joven y una preocupación constante entre los padres de familia, explicó Manuel Murrieta, magíster en Educación y Desarrollo Humano por la Universidad George Washington, moderador del panel en el que también participó Melissa Spurrier, orientadora vocacional.

De ahí la importancia de que en la orientación vocacional participen padres e hijos, comentó.
Spurrier detalló que es importante que primero los jóvenes se respondan con franqueza a las preguntas clave: ¿En qué soy bueno? ¿Qué me gusta hacer? ¿Cómo soy? ¿Dónde me veo? ¿Qué es lo más importante para mí?

En función de las respuestas a esas interrogantes, el mapa se vuelve más claro. “Es importante pensar quién soy antes de pensar quién quiero ser y cómo puedo aportar a hacer de esta una mejor sociedad”, señaló Spurrier.

De acuerdo con un estudio realizado por el Consejo Empresarial para el Desarrollo Sustentable del Ecuador (Cemdes) entre jóvenes de 15 y 34 años (‘millennials’), en Quito y Guayaquil, las expectativas de los jóvenes sobre la educación apuntan a la excelencia.

El 58% dijo que lo más importante de la educación es que tenga contenido y el 36% dijo que debe ser innovadora y tener contenidos. En este sentido, Páez enfatizó que no solo es importante qué va a estudiar el joven, sino en dónde va a estudiar. “Todos los padres quieren que sus hijos sean felices y a ningún hijo le gusta que lo obliguen a tomar una decisión. El joven de hoy piensa: ‘quiero una universidad que se parezca a mí’”.

Si es el hijo quien tiene que tomar la decisión, ¿por qué todavía se generan discusiones entre padres e hijos?, preguntó Murrieta. A lo que Spurrier respondió que la brecha generacional tiene mucho que ver. Los padres de familia de hoy, pertenecen a una generación que vivió cambios diferentes a los que viven sus hijos.

Hay carreras que se ofrecen actualmente que ni si quiera existían cuando los padres estudiaron. “Las carreras se transforman, evolucionan”, puntualizó. De hecho, en el estudio de Cemdes a los ‘millennials’ ecuatorianos, se detalla que entre 38 y 40% de jóvenes cree que la universidad del futuro debe ofrecer especialidades como ingeniería en robótica y un 32 a 37%, carreras como ingeniería ambiental.

Páez explicó que esto obedece a la naturaleza de esta generación. “Los ‘millennials’ son jóvenes que buscan hacer algo relevante en el mundo. Están buscando cómo ayudar, cómo aportar al mundo y tienen un alto interés hacia lo ecológico”.

Es por eso que mientras a un padre de familia le preocupa qué va a hacer su hijo, al joven le preocupa qué va a ser, añade Páez. “Cada uno mira cosas distintas, al hijo no le preocupa tanto cuanto va a ganar, él quiere trascendencia”.

Si bien es importante que el padre acompañe al hijo en la toma de una decisión, la última palabra la debe tener el estudiante, coincidieron los expertos. Algunos consejos planteados antes de tomar la decisión tienen que ver con realizar prácticas pre profesionales, asistir como oyente a clases y asistir a varias ferias de universidades.